lunes, 1 de marzo de 2021

EL PROGRAMA DE ACTOS Y CULTOS PÚBLICOS DE LA ASOCIACIÓN DE COFRADÍAS DE CIUDAD REAL

 

2002



En el año 2002, la Comisión Permanente de la Asociación de Cofradías de la Semana Santa de Ciudad Real, presidida por Emilio Martín Aguirre, puso en marcha la publicación de un programa donde se recogían todos los actos que realizan las cofradías y hermandades de pasión de nuestra ciudad, y los propios de la Asociación de Cofradías. Programa que se ponía en la calle el Miércoles de Ceniza, y con el paso de los años se convirtió en un programa muy esperado y solicitado dentro del mundo cofrade capitalino.


2003


A lo largo de los años de publicación de este programa, este ha sufrido variaciones en la forma de editar la información que se recoge en el mismo. Así en el año 2002, la información  publicada se realizó por hermandades y no por días de cuaresma tal y como se realizó a partir del año 2003. Este programa se editó en blanco y negro entre los años 2002-2014, siendo publicado a color a partir del año 2015.


2004


Este año habría correspondido publicar el programa número veinte, pero después de salir a la calle ininterrumpidamente durante diecinueve años, este año 2021 no se ha publicado este programa, debido a la situación que se vive dentro de la Asociación de Cofradías, pero esperemos que en el próximo año 2022, este programa vuelva a editarse y nuestras cofradías y hermandades procesionen por nuestras calles y plazas.


2005


2006


2007


2008


2009


2010


2011


2012


2013


2014


2015


2016


2017


2018


2019


2020


domingo, 28 de febrero de 2021

LOS ALTARES EFIMEROS DE CULTOS, ALGO CONSUSTANCIAL A LAS COFRADÍAS Y HERMANDADES DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD REAL

 

Nuestra Señora de los Dolores de Santiago, en los años veinte del pasado siglo, en su altar de cultos con motivo del Septenario en su honor


Estamos en plena Cuaresma, tiempo litúrgico dentro de la iglesia donde las cofradías de pasión, realizan sus cultos anuales entorno a los misterios de la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre. Con motivo de estos cultos, las cofradías y hermandades montan sus altares efímeros, durante los días que duran sus Triduos, Quinarios, Septenarios o Novenarios. El gran desconocimiento de la historia de nuestras corporaciones pasionales por parte de cofrades, pueblo o clero, llega a veces a que laicos o clérigos realicen afirmaciones de que estos altares son cosas importadas y no van con nuestra forma de expresar nuestra religiosidad, lo que demuestra la ignorancia que se tiene de cómo a lo largo de los siglos, las cofradías y hermandades de nuestra Diócesis han celebrado sus cultos. 

Si revisamos los antiguos estatutos, ordenanzas o reglas, de las cofradías de nuestra Diócesis, o de Ciudad Real capital, podemos leer como en muchas de ellas se recoge la cantidad de cera que tenía que arder durante los cultos en honor a sus titulares. Ciudad Real no iba a ser diferente al resto de las cofradías de España, y con la llegada del Barroco las distintas hermandades también comenzaron a fomentar este tipo de arquitecturas cristalizándose en sus majestuosos altares de culto, con el fin de proporcionar un escenario digno para la celebración del culto en honor a sus Titulares, atrayendo de una manera directa a los fieles, admirados por la suntuosidad de los mismos, como ocurre a día de hoy.


Altar de cultos en honor al Niño Jesús de Praga, en el Convento de las Madres Carmelitas en 1917


Así las cosas, desde el Concilio de Trento las hermandades se afanaron en dotar a sus cultos del máximo realce posible como parte de la respuesta a la reforma protestante, a lo que se unió la potenciación de la liturgia. En este sentido, la Iglesia apostó por acentuar su personalidad frente a las amenazas protestantes, jugando las hermandades un papel clave, no sólo porque aumentaron en número, sino porque llevaron al culto interno y externo todos los valores que desarrolló dicho concilio.

A partir de ese momento los altares comenzaron a enriquecerse, fruto precisamente de la posición y situación próspera que la Iglesia adoptó a partir del triunfo de Trento y la Contrarreforma. Esto justifica que en la propia documentación histórica que comienza a acrecentarse a partir de este momento se aluda a un importante gasto relativo a estos altares de culto, indicándonos la trascendencia de los mismos, ganando en opulencia a través de elementos fundamentales como telas, plata, candelaria, etc. fundamentalmente a lo largo de los siglos XVII y XVIII.

De esta manera, las hermandades procedían anualmente al montaje de estos altares, convirtiéndose en una práctica constante que fue mermando a partir del Concilio Vaticano II, en la segunda mitad del siglo XX, cuando gran parte de estos altares fueron relegados a un segundo plano, constituyendo una auténtica ruptura con la exuberancia barroca que los caracterizaba, e incluso desapareciendo en algunos casos.

 

La Virgen del Prado en los años cincuenta del siglo XX, tal y como era colocada al culto tras su bajada el 9 de agosto en el centro del altar mayor


Así, las hermandades asistieron a un momento de crisis en el montaje de sus altares, resaltando además la influencia de la reforma litúrgica derivada de la constitución “Sacrosanctum Concilium” emanada de dicho concilio que tuvo su consecuencia también en el desarrollo de dichos altares, los cuales pasaron en la mayoría de las ocasiones a erigirse en capillas o en laterales durante los actos propiamente de culto. En cierta parte, si bien los cultos se enriquecieron con la celebración litúrgica fruto de dicha reforma, muy pocas imágenes a partir de entonces gozaron del privilegio de ocupar un lugar en un lado del presbiterio y menos el centro del altar mayor. A este respecto, la causa que justifica esta situación estribó en la consideración de que estos altares distorsionaban el sentimiento de piedad del fiel al distraer su atención.

Sin duda, no sería hasta la década de los años noventa del pasado siglo XX, cuando comenzó de nuevo a producirse el florecimiento de estos altares en Ciudad Real, a raíz de los magníficos altares montados en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva por la Cofradía de la Flagelación, caracterizándose por la magnificencia en tamaño, exorno floral, candelería, etc.

Así, la cera y la flor constituyen dos elementos esenciales en estos montajes, aludiendo la flor a la pureza de Cristo y María, mientras que la cera nos indica un lugar de manifestación divina, rememorando esa revelación de Dios a través de la zarza ardiente ante Moisés: Y se le apareció el ángel del Señor en una llama de fuego, en medio de una zarza; y Moisés miró, y he aquí, la zarza ardía en fuego, Entonces dijo Moisés: Me acercaré ahora para ver esta maravilla. Cuando el Señor vio que él se acercaba para mirar, Dios lo llamó de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí (Éxodo, 3).


La Virgen de la Encarnación, Patrona de Carrión de Calatrava, en su altar de cultos en la iglesia parroquial a principios del siglo XX


Los cofrades nos postramos ante Cristo, el Hijo de Dios, y su bendita Madre, dando importancia a esa connotación teológica que envuelven estos altares de culto. Resulta curioso, además, centrándonos en la celebración propia de los cultos, cómo el formato de los mismos no ha variado a lo largo del tiempo, llevándose a cabo durante la tarde-noche salvo las funciones principales. Ello se remonta ya con anterioridad a la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II que hacíamos alusión, momento en que la Eucaristía se celebraba por la mañana, motivo por el que solo se comulgaba en las funciones principales y fiestas de regla, y dado que los cultos no incluían Eucaristía, las diversas cofradías, para fomentar la asistencia de los fieles, además de engalanar sus altares, invitaban a los oradores más reconocidos.

En síntesis, como apuntába al inicio, las hermandades y cofradías han continuado a lo largo de los siglos esta práctica en cuanto a la celebración y montaje de los altares de culto con el fin principal de mostrar la fe que los hermanos profesan a sus Titulares, recogiendo la tradición barroca que impregna la estética de muchas de las mismas. Por tanto, los altares de culto constituyen un elemento trascendental en la vida de las cofradías, donde todos los elementos cobran sentido a nivel iconológico y teológico, dentro de la dimensión estética que envuelve a estos altares, mostrando una auténtica catequesis a través del culto, intención de toda hermandad, continuadora de las enseñanzas de Cristo: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación (Marcos 16, 15-18).


 
El Cristo de Villajos, patrón de Campo de Criptana en su altar de cultos en los primeros años del siglo XX


sábado, 27 de febrero de 2021

IMÁGENES DEL GUARDAPASOS TRAS LA OBRAS DE AMPLIACIÓN RECIENTEMENTE INAGURADAS

 



El pasado Miércoles de Ceniza, se inauguraban las obras de ampliación del Guardapasos de Semana Santa, realizadas por el Excmo. Ayuntamiento. Por este motivo publico hoy imágenes de tal y como ha quedado este espacio cofrade de nuestra ciudad, con el que inicio las entradas dedicadas en el blog, a la historia y presente de nuestras cofradías y hermandades de pasión de Ciudad Real.


Puerta de acceso a la calle del Guardapasos con su nueva pavimentación


Vista de la entrada al Guardapasos tras la puerta de acceso de la calle


Otra vista de la entrada al Guardapasos


La llamada plaza realizada delante del espacio expositivo y salida de las Cofradías   


Bancos colocados en la plaza de acceso


Otra perspectiva de la plaza de acceso del espacio expositivo y salida de las Cofradías


Vista de la plaza desde la puerta de acceso al espacio expositivo


Tal y como han quedado las paredes del patio de acceso


Puerta de la nueva nave construida


Almacenes realizados para alojamiento de enseres de las cofradías


Puerta exterior e interior de los almacenes realizados para alojamiento de enseres

Otra vista de la plaza


Puerta de acceso realizada en la zona destinada al llamado espacio expositivo y salida de las Cofradías   


Interior de la zona de exposición y salida de cofradías

Otra vista de la sala de exposición y salida de las cofradías


En esta zona de exposición ya estaba construida desde el año 1998, en ella se conserva el mismo suelo, se ha pintado y se ha puesto un falso techo


Cajetines realizados en el falso techo, para que puedan colocarse los pasos que procesionaran desde este lugar   


La zona que actualmente se llama expositiva, no reúne las condiciones para ello


Vista exterior de lo que se ha denominado sala de restauraciones


Vista interior de la nueva ampliación del Guardapasos


Otra vista de la misma nave


Retablo cerámico colocado en la zona reformada con la imagen del Resucitado


viernes, 26 de febrero de 2021

OTRA CASA QUE YA ES HISTORIA EN LA CALLE BERNARDO BALBUENA

 



Durante estos días, se está demoliendo la casa número 5 de la calle Bernardo Balbuena, otra pérdida más de la arquitectura de viviendas de dos plantas, que en otros tiempos fue lo predominante en nuestra ciudad.