domingo, 18 de noviembre de 2018

PILAR ZAMORA LLEVA DOS AÑOS PROMETIENDO OBRAS EN EL GUARDAPASOS QUE NUNCA LLEGAN


Presentación del cartel y la guía oficial de la Semana Santa 2017. Diario digital “miciudadreal”

El pasado jueves, el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Ciudad Real, Nicolás Clavero, anunciaba que parte del  superávit del Presupuesto del pasado año 2017, irá destinado a la reforma del Guardapasos de Semana Santa, reforma que se lleva prometiendo dos años, y que ya anunció en Onda Cero,  el pasado mes de octubre la propia Alcaldesa, Pilar Zamora, que para la Semana Santa de 2019 tampoco estarán realizadas.

Es decir, que el equipo de gobierno del PSOE de nuestro Ayuntamiento, nos toma a los cofrades por ingenuos a los que se les puede engañar, anunciando año tras año unas obras que nunca llegan, y que solo pretenden lavar la imagen pésima que tienen nuestros actuales mandatarios municipales, en el mundo cofrade ciudadrealeño.

Fue el sábado 11 de marzo de 2017, durante el acto de la presentación del cartel y la guía oficial de la Semana Santa, cuando Pilar Zamora manifestó lo siguiente, tal y como recogió el entonces diario “Lanza”, el domingo 12 de marzo: “La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, aseguró ayer, en el acto de presentación del cartel, programa y guía oficiales de la Semana Santa 2017, que el guardapasos será “un verdadero espacio cofrade”.

Presentación del cartel y la guía oficial de la Semana Santa 2017. Diario “Lanza”, domingo 12 de marzo 2017

En este sentido anunció, como novedad, que se van a eliminar todos los elementos ¡que no tienen nada que ver con la Semana Santa y acometeremos las obras para que todo el que quiera ver salir los pasos desde allí, lo haga, pero en un espacio cofrade digno para el lucimiento, para el recogimiento y para la oración de todos los que estemos en ese guardapasos”.

Después de estas declaraciones, tournée por emisoras de radio, televisión y prensa escrita, vendiendo a los ciudadrealeños, que el ayuntamiento y en especial ella era más cofrade que nadie, y estas obras lo demostraban. Aunque la realidad era otra, en ese año 2017 se eliminó la subvención de bandas de música, y Pilar Zamora y su Concejal de Cultura, se rieron de las Cofradías y Hermandades de nuestra Semana Santa, haciéndoles presentar proyectos para conseguir la subvención perdida, para luego desestimarlos.

Un año después, en el presente año 2018, en el inicio de la Cuaresma, programas cofrades como “Paso a Paso” de Onda Cero, en la entrevista que le realizan a nuestra primera edil, le sacan el tema del Guardapasos, y el incumplimiento de la palabra dada el año anterior. Pilar Zamora intenta de nuevo vender estas obras y anuncia que serán pronto una realidad. 

Entrevista a Pilar Zamora. Diario La Tribuna de Ciudad Real 23 de marzo de 2018

De nuevo Pilar Zamora vuelve a vender en la presentación del cartel y guía de la Semana Santa 2018, las obras del Guardapasos, y en el especial de Semana Santa de la Tribuna de Ciudad Real del pasado 23 de marzo, en la entrevista que se le realiza a Pilar Zamora, esta manifiesta: “nos hemos comprometido a convertir el Guardapasos actual en un espacio cofrade”. Para esto, se ha puesto en marcha un proyecto que se encuentra recogido en los presupuestos de este año, y para el que la alcaldesa asegura existe una dotación de 320.000 euros”.

Pasada la Semana Santa y después de este Verano, Pilar Zamora acude a una entrevista en Onda Cero, el pasado 25 de octubre, donde se le pregunta sobre las obras del Guardapasos, y esta contesta que para la Semana Santa 2019, no habrá nada.  

Ahora de nuevo el Equipo de Gobierno de nuestro Ayuntamiento, vuelve hablarnos de obras en el Guardapasos, y yo me pregunto: ¿de quién se están riendo?, ¿de quién se pretenden reír?, ¿dónde está el proyecto del Guardapasos y quien lo conoce?, ¿se va presentar el proyecto a las cofradías y hermandades para que demos nuestra opinión?.... Mientras se sigue hablando de las hipotéticas obras del Guardapasos, lo que si podían hacer los servicios municipales del Ayuntamiento, es arreglar las goteras de las dependencias del actual Guardapasos, algo que si podía ser inmediato y no necesitaría tanto anuncio por parte de Pilar Zamora, aunque visto lo visto, lo mismo hasta Cuaresma no se anuncia estas reparaciones y para el 2020 seguiremos hablando de ellas.


sábado, 17 de noviembre de 2018

JOSÉ MARIA BARREDA PRONUNCIARÁ POR SEGUNDA VEZ EL PREGÓN DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL


D. José María Barreda Fontes pronunciando el Pregón de la Semana Santa de 1992 en el Teatro Municipal Quijano

D. José María Barreda Fontes, expresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y actual Diputado por nuestra provincia del PSOE,  ha sido designado por la Comisión Permanente de la Asociación de Cofradías de la Semana Santa de Ciudad Real, como pregonero de nuestra Semana Santa 2019. Algo que ha sorprendido a los cofrades ciudadrealeños, ya que D. José María Barreda ya pronunció el pregón de nuestra celebración pasional en el Teatro Municipal Quijano el 9 de abril de 1992, pregón que se encuentra publicado en el libro “Pregones de Semana Santa”, editado por la Asociación de Cofradías.

Diario “La Tribuna de Ciudad Real”, viernes 10 de abril de 1992

La decisión de nombrar a José María Barreda como pregonero de nuestra Semana Santa, es algo histórico, ya que por primera vez en nuestra Semana Santa, una misma persona pronunciará por segunda vez el pregón de nuestra celebración pasional, sin saber los motivos para tal designación. También es algo incomprensible, que en plena campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas, se elija aún político para pronunciar el pregón, sea del sesgo político que sea, porque esta decisión está dando lugar a que se creen hipótesis de todo tipo en las redes sociales y en el mundo cofrade ciudadrealeño, ante lo inusual de esta decisión.

Que la Comisión Permanente de la Asociación de Cofradías, no es el reflejo de lo que piensan y lo que pretenden que sea nuestras cofradías y hermandades, es algo evidente, pero la falta de ideas para nombrar pregonero de nuestra Semana Santa, demuestra que ya ha tocado fondo. Porque es incomprensible que se tenga que recurrir aún político que ya lo ha pronunciado, cuando existen en nuestra ciudad una gran cantidad de cofrades capacitados para ello, que nos podrían contar en su pregón su experiencia, su vida, su emoción, relacionada con las cofradías y con el Señor y la Virgen Santísima. 

Diario “Lanza”, viernes 10 de abril de 1992

Tal y como esta nuestra sociedad actualmente necesitamos heraldos que nos den testimonio de por qué han puesto su confianza en Jesucristo, plasmada en la devoción a una imagen. Es cierto que la piedad popular necesita constantemente ser revisada y purificada, como a las demás formas de acercarse a Dios nuestro Señor (también necesita constante revisión y purificación la teología). Pero en un pregón sincero, nacido de un alma creyente que sienta con y para la Iglesia, encontramos la sencilla inmediatez de una confesión a corazón abierto, como lo muestra la pasión que pone un pregonero al declamar sus palabras, pasión que pone también quien quiere escucharle.

 Porque un pregón de Semana Santa debe servir para escuchar a alguien hablar de su fe. Aunque nos suene a lo de siempre, cada pregón será una confesión nueva. La fe es siempre la misma, que para eso Cristo la dejó depositada en manos de Pedro y los demás apóstoles, para que la custodiara hasta el fin de los tiempos. Siempre la misma fe, siempre el mismo pregón, pero voces y vivencias diferentes. Mi reconocimiento a todos los que se atreven a ponerse delante de un micrófono, y antes han estado semanas y semanas buscando palabras bellas y adecuadas para intentar contar lo que muchas veces no se puede describir porque pertenece a la esfera de los espiritual y de los sentimientos. Pregoneros de tantas de nuestras cofradías y hermandades que, cualidades como escritores u oradores aparte, han puesto la sinceridad de su fe (y en muchas ocasiones, la intimidad de su historia personal forjada desde la configuración con la cruz del Señor) a disposición de los que les escuchaban.

Libro que recoge el pregón de D. José María Barreda, editado por la Asociación de Cofradías 

viernes, 16 de noviembre de 2018

¡LA CASA DE LOS POBLADOR VA SER DESTRUIDA!


 
Reproducción de la portada de los Poblador en su actual ubicación de la calle de los Infantes

A esta noble casona de la antigua calle de los Infantes de Ciudad Real, le ha llegado la hora temible de su muerte. La hora-tiempo del "progreso urbanístico". La vieja casona de los Poblador tiene sus horas contadas; la pala y los picos la acechan; la venganza de la modernidad la han venido acosando desde hace varias décadas; los duendes ineptos de la especulación se frotan las manos antes de su eliminación total.

Tanto los políticos como los historiadores, y algunos conciudadanos se cruzan de brazos, ante estos atentados contra el Patrimonio de una ciudad carente totalmente de arquitectura civil antigua, la indiferencia, la frialdad, la cobardía, han dado paso a los sin razón, a los especuladores, a los terroristas del pasado de la historia y de las traiciones, legados de nuestras generaciones pasadas.

Otra imagen de la portada de los Poblador

Todos somos los responsables del macroespolio que desde la mitad del siglo XX hasta hoy, ha sufrido Ciudad Real. Nosotros hemos consentido, autorizado y dado curso legal, con nuestro silencio encanallado a tanta barbarie demoledora.

Si se destruye la casa de los Poblador, se reincidirá en un nuevo saqueo histórico-artístico, se hará desaparecer sin ninguna piedad ni misericordia un elegante testimonio de lo que fue en tiempo una gran ciudad.

Personas, interesadas, han hecho desaparecer las huellas de siglos, y uno a uno, han sido amasacrados los palacios, las torres, las murallas, las puertas de acceso a la ciudad, los conventos los artesonados todo cuanto era estorbo material a los desaprensivos del patrimonio y a sus afanes de ansiedad especulativa que han multiplicado por mil sus caudales. Los ciudadrealeños han asistido impasibles a toda esta masacre urbanística, como si la vieja ciudad fuera "res nullius", con esa frialdad que tanto nos define por excelencia, haciendo honrosas excepciones como no en los cronistas-historiadores y humanistas; Profesores Julián Alonso Rodríguez y Emilio Bernabéu Novalbos.

La portada en el momento de ser demolido el inmueble

Hoy, no queda ni tiempo para reflexionar sobre qué hemos hecho con Ciudad Real, con su pasado, con su historia o con sus señas de identidad. Los muros de la casa de los Poblador, saben que los dientes de la pala no perdonan, y que sus hermosos artesonados de madera en los techos de las plantas inferiores y superiores en esta semana serán reducidos a astillas, y que la magnífica puerta labrada en curiosa piedra de sillería de estilo plateresco, desaparecerá de nuestra vista para siempre, en la calle de los Infantes, a la que el propio escritor español Gabriel Miró denominó de la Herrería de la Cuesta, en su obra de Niño y Grande. Pero si todo ocurre y se consuma, nos producirá una rabia incontenible, un dolor por lo perdido.

Sólo puedo decir, que la vieja casona de los Poblador, está sentenciada a muerte en un juicio sumarísimo de urgencia por el terrible delito de ser patrimonio de todos.

Señores políticos, ustedes mueven ficha.

José López de la Franca y Gallego. Diario “Lanza”, 3 de junio 1998

La reproducción no fidedigna de la portada de los Poblador en su actual ubicación 

jueves, 15 de noviembre de 2018

LA CASA DE LOS TRES ARCOS AMENAZADA - POR LA DESIDIA


La desaparecida Casa de los Tres Arcos en la calle de los Infantes. Fotografía de José Liberto López de la Franca

"La Casa de los tres Arcos", así denominó el profesor cronista oficial y fotohistoriador Julián Alonso Rodríguez, a esta magnífica casa en el año 1942, cuando ya empezaba a desaparecer y a extinguirse las construcciones más señeras de nuestra ciudad. Para los que no la conocen la "Casa de los tres Arcos" está enclavada en la antañona calle de los Infantes. Esa curiosa arteria del barrio cristiano, antigua y hermosa que aún conserva en pie algunas casonas de su rancio pasado y añejo abolengo.

Dos puertas más hacia abajo, se encuentra la "Casa de los Poblador", igualmente sentenciada a muerte. Tales así que, ya le han colocado en cada extremo del edificio dos postes de madera de donde cuelgan los antiestéticos cables del fluido eléctrico instalados a principios de los ochenta y que dan una imagen fea al urbanismo capitalino. Postes en forma de guiñapos que proclaman a los cuatro vientos su próxima muerte.

El autor de este articulo, junto al escultor Joaquín García Donaire en la Casa de los Tres Arcos. Fotografía de José Liberto López de la Franca

¡Pobre casa de los Poblador!, ¿adónde irán a parar sus hermosos y sencillos artesonados? -excelentes obras de la más pura tracería española-, ¿qué ocurrirá con la última puerta plateresca de nuestra querida Ciudad Real, labrada en curiosísima piedra rosada y tostada por los lustros pasados?.

Unos dicen que la trasladarán a una propiedad particular, otros aseguran que será pasada por los dientes de la pala asesina.

La calle de los Infantes lanza a todos los ciudarrealeños un S.O.S., una llamada cargada de angustia y preñada de temores, pues ve venir y acercarse su espantoso y trágico final después de setecientos cincuenta y cuatro años de larga existencia.

También lo hace la "Casa de los tres Arcos", último ejemplar de arquitectura popular manchega que hoy subsiste en la capital de provincia. Y lo hace con todo el empaque que posee este edificio. Obra poco común que, muestra en su larga fachada, unas hermosas rejas decoradas con flores de lis tambaleantes. Igualmente su sencilla fisonomía interior asombra a todo curioso o visitante que pasen por debajo de los tres arcos mordidos por la cal, y que dejan al descubierto sus austeras formas arqueadas. O cuando más adentro, nuestra vista es retenida por grandes rosas, pericones, lirios y azucenas, o cómo no, al sentir el aire que se cuela por la ronda y nos rocía con ese olor de albahaca recién regada, con agua del pozo calizo del menguado barrio de Santa María.

Vista de la Casa de los Tres Arcos desde el patio interior

A esta hermosa casa, le han salido los duendes de la especulación, y no sería raro que dentro de un tiempo la pala y los picos la ejecuten, haciendo desaparecer el más que único y peculiar, ejemplar de arquitectura entrañable de la ciudad.

Además de su curiosa escalera blanqueada y adornada de "nueras y suegras", la "Casa de los tres Arcos", conserva en su exterior la entrada en piedra de sillería, cubierta bajo gruesas capas de blanca cal y, que los años sesenta, le fueron arrancadas las puertas de madera y en su lugar colocaron otras verdes de hierro mucho más pequeñas y de un pésimo gusto. El tiempo por desgracia no perdona. Esperamos que la "Casa de los tres Arcos" sea respetada, y que todo buen ciudarrealeño se conciencie y la visite en el número 19 de la calle de los Infantes. Dónde podrá admirar un milagro de supervivencia de construcción civil y le hará recordar con tristeza la constante masacre-expolio en estos tiempos tan difíciles para la protección y conservación de nuestro exiguo escenario arquitectónico urbano. Confiemos que la ciudadanía, se sume a este clamor ya manifestado y opinado a nivel general. Espero que estas reflexiones nos haga salir del letargo y la pasividad endémica que nos caracteriza. Ya hemos dejado perder innumerables testimonios de nuestro pasado. Todavía estamos a tiempo.

José Liberto López de la Franca y Gallego. Diario Lanza, 8 de Junio 1998.

La desaparecida Casa de los Poblador de la calle de los Infantes

miércoles, 14 de noviembre de 2018

LA CALLE DE LOS INFANTES


Vista de la calle de los Infantes en los años ochenta del pasado siglo. Fotografía Iferga

La calle de los Infantes es una de las calles más antiguas de Ciudad Real, aunque de su aspecto actual no se puede deducir esta antigüedad. Según el historiador, D. Luis Delgado Merchán, en su obra “Historia documentada de Ciudad Real”, el nombre de esta calle y la de los Reyes, se debe a la estancia de personas reales en nuestra ciudad, antes de la construcción del Alcázar Real, por lo que nos remontamos al siglo XIII.

Portada de una antigua casa de la calle, edificaciones de la arquitectura popular manchega. Fotografía Iferga

Situada la calle de los Infantes en el denominado primitivamente barrio de la Virgen, era la calle que daba salida a los ciudadrealeños de la ciudad por la Puerta Santa María, siendo atravesada por las calles Zarza y Real. Calle formada por edificaciones de dos alturas, que contó con edificios de dos plantas hasta los años noventa del pasado siglo XX.

La calle poseía edificaciones de la arquitectura popular manchega, como la denominada “Casa de los tres arcos”, y la casa-palacio de los Poblador, con portada de estilo renacentista, en cuyo interior se representaban comedias y entremeses (http://elsayon.blogspot.com/2014/07/un-corral-de-comedias-en-ciudad-real.html).

Puerta de un antiguo negocio en la calle de los Infantes con sabor añejo. Fotografía Iferga

martes, 13 de noviembre de 2018

LA ESCULTURA DE LA VIRGEN CON EL NIÑO DE LA PLAZA DE LA PUERTA SANTA MARÍA



En el año 1968, se inaugura la Plaza Puerta Santa María, estando presidida por una escultura en piedra de la Virgen con Niño, obra de Joaquín García Donaire, que es colocada sobre un pilar que preside un muro de piedra, que durante muchos años fue una fuente de agua potable, para el abastecimiento de la población.


La imagen de la Virgen había sido realizada dos años antes de presidir esta plaza, y tras estar guardada en las dependencias municipales, la corporación municipal de aquellos años, decide colocarla presidiendo la nueva Plaza Puerta Santa María.


La imagen deja constancia de las influencias pompeyanas y etruscas que se configuran como el sello personal de Donaire, y que se adaptan al clasicismo imperante durante este periodo histórico. La imagen de la Virgen aparece de pie, con el niño en brazos, mostrando una actitud más natural y libre, pues representa la Virgen de la Ternura. A pesar de que el rostro representa un gran naturalismo, Joaquín Donaire siguió a la hora de esculpir su obra, el concepto de “pulcritud corporalis”, concediéndole una gran belleza corporal, acentuada por la técnica de los paños mojados y sin ápice de detallismo.


lunes, 12 de noviembre de 2018

PLAZA PUERTA SANTA MARÍA


La Plaza Puerta Santa María en 1913, fotografía publicada en la revista “Vida Manchega”

La Plaza Puerta Santa María, se encuentra ubicada al noroeste de Ciudad Real, en el lugar que durante siglos se encontró la Puerta Santa María, en el recinto amurallado capitalino. La puerta Santa María fue una de las puertas más antiguas que se abrieron en el recinto amurallado, y el nombre de Santa María le proviene, por  ser el lugar por el cual las personas que salían de la ciudad o accedían a ella, provenían del heredamiento de Santa María del Guadiana,  que perteneció al mayorazgo fundado por Rodrigo de Martibañez y doña María Carillo, su mujer, en 1577. 

Tal y como quedó la plaza en 1968 tras ser urbanizada con la farola-monumento de José Maestro

Este heredamiento se encuentra en la carretera de Ciudad Real a Porzuna, CM 412, Km 17, pasando el puente sobre el sobre el Guadiana y lindando con el término municipal de Picón, a él la población de Ciudad Real peregrinaba en la edad media en romería cada 8 de septiembre, festividad de la Natividad de la Virgen María.

Aspecto que ofrecía la plaza en los años noventa del pasado siglo 

También junto a la puerta Santa María, en los terrenos del actual Seminario Diocesano, estaba la ermita de San Sebastián, que era uno de los santos de mayor devoción en el Ciudad Real medieval, por ser protector contra la peste. A esta ermita los ciudadrealeños cada 20 de enero iban de romería y bebían las aguas de un pozo que según la tradición sus aguas eran milagrosas.

La Plaza Puerta Santa María se formó al derribar la puerta de la muralla, a principios del siglo XX, adecentándose el entorno en el año 1909, según consta en las actas municipales. 

Aspecto que ofrece la plaza actualmente 

Esta plaza fue totalmente urbanizada en el año 1968, cuando se acero la misma, se ubicó la farola monumento a José Maestro en su centro, que fue trasladada desde la calle Alarcos hasta esta nueva plaza, y se colocó presidiendo la misma una imagen de la Virgen María, obra del escultor ciudadrealeño, Joaquín García Donaire. La farola monumento de José Maestro se mantuvo en esta plaza hasta el año 1986, que fue trasladada a su actual ubicación en el jardinillo que se encuentra en la confluencia de las calles postas y Alarcos.

Únicas edificaciones históricas que se mantienen en pie en la plaza y que podemos ver en la fotografía de 1913