sábado, 25 de octubre de 2014

DETIENEN AL EXPRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE COFRADÍAS, SANDALIO LEÓN ESPINOSA, POR INCUMPLIR LA ORDEN DE ALEJAMIENTO POR MALTRATO



Sandalio León, el expresidente de la Asociación de Cofradías de Ciudad Real cesado en julio tras conocerse que había sido detenido y denunciado por malos tratos a una mujer con la que supuestamente mantenía una relación sentimental, miembro además de su junta directiva y también cofrade, ha vuelto a ser detenido este mes por incumplir la medida cautelar de alejamiento que la justicia le impuso entonces.

Según fuentes judiciales León, que tiene pendiente el juicio en lo Penal por malos tratos en el que es acusado y víctima, fue detenido el 2 de octubre y respondió un día después en juicio rápido por quebrantamiento de condena en el que la fiscalía pidió para él un año prisión (está a la espera de sentencia).

Al parecer en esta ocasión la mujer denunciante, la misma que en julio, lo observó grabándola con su teléfono móvil cuando circulaba con su vehículo cerca del lugar en el que ella se encontraba y aviso a la policía. A raíz de este nuevo incidente entre ambos la policía ha reforzado las medidas de seguridad para proteger a la presunta víctima de malos tratos.

León, que en julio se declaró inocente de haber maltratado a la denunciante, es más, exhibió en la prensa los arañazos que supuestamente le propinó ella, está acusado de un delito de malos tratos del artículo 153 del Código Penal (apartados 1 y 3), por el que la fiscalía pide para él nueve meses de cárcel, mientras que para su presunta víctima y también acusada de maltrato, la calificación es la misma (153 Código Penal apartados 2 y 3) sólo que varía la solicitud de pena: siete meses de prisión.

El juicio, que iba a celebrar en agosto, se suspendió sin fecha a falta de una nueva prueba pericial.



viernes, 24 de octubre de 2014

EL TEMOR HUMANO A PERDER LA VIDA A CAUSA DE ESTAS ENFERMEDADES CONTAGIOSAS QUE AFECTAN A GRAN CANTIDAD DE PERSONAS, SIGUE SIENDO EL MISMO



Las epidemias mortíferas han sido una constante a lo largo de la historia. Hasta bien entrado el siglo XX, estaban asociadas a la mala alimentación, la falta de higiene, el hacinamiento y a la inexistencia de sistemas de tratamiento y depuración de aguas. Además, las guerras y los conflictos contribuían a empeorar la situación sanitaria, favoreciendo los contagios y la trasmisión de las enfermedades.

Cuando se consideraba que la humanidad no tendría que enfrentarse a estas catástrofes sanitarias colectivas, la globalización de la economía mundial, la agilidad y masificación actual de las comunicaciones por todo el planeta han derribado tal argumento. La aparición de nuevas enfermedades, como el SIDA, las mutaciones de la gripe, o el Ébola, han originado el resurgimiento de los miedos seculares.

Entre la epidemia de peste en 1348 y los primeros casos de cólera en el S. XIX, se sucedieron todo tipo de enfermedades como la viruela, la fiebre amarilla, la tuberculosis pulmonar, el paludismo, la fiebre tifoidea, la difteria, la sífilis o la gripe. La medicina no contaba con conocimientos ni medios suficientes para enfrentarse a ellas. Así las cosas, era fácil atribuir su causa a la providencia o a la fatalidad punitiva de un Dios justiciero, enojado por los continuos pecados de los hombres.

Después, los avances médicos y sanitarios han demostrado el origen biológico de todas las enfermedades, pero el temor humano a perder la vida a causa de estas enfermedades contagiosas que afectan a gran cantidad de personas, sigue siendo el mismo, alterando y transformando los modos de vida habituales.

En el libro: “Epidemias y salud, del cólera de 1833 a la gripe de 1918”, editado por la Biblioteca de Autores Manchegos de la Diputación de Ciudad Real en 2013, prestamos especial atención al impacto social de las epidemias, las consecuencias en la vida de las personas, las estrategias de supervivencia, los métodos curativos empleados, los avances científicos conseguidos, las reacciones públicas y privadas, la evolución de las enfermedades, los efectos económicos, la repercusión demográfica y sobre todo, las historias y los dramas personales y familiares.

Datos aproximados de fallecidos por cólera o gripe entre 1833 y 1918

Brotes                                   Provincia Ciudad Real  España

Brote cólera entre 1833-1835                                        100.000
Brote cólera 1855-1856                      5.172                  236.744
Brote cólera 1865                                                           100.000
Brote cólera 1885                                1.668                  120.000
Gripe de 1918                                      2.000                  200.000

Como sucede en todos los hechos excepcionales, al inicio de las epidemias, las autoridades restaron importancia, minimizaron el problema y se resistieron a tomar medidas, hasta que las presiones de la sociedad, los médicos, la prensa y las evidencias, tumbaban estas reticencias.

Estos días estamos asistiendo a un panorama parecido al que describió D. Mariano González de Sámano, doctor en medicina y catedrático de patología interna de la facultad de Valladolid a mediados del S. XIX:

En 1833 nos cobijó el cólera sin organización médica, sin preparativos de ninguna especie para precaver la invasión, ni para mitigar sus horrores. El instinto de conservación suplió el vacío que resultara de la legislación y de las disposiciones gubernativas”.

Enrique Jiménez Villarta


Desinfecciones en Ciudad Real noviembre de 1918. Vida Manchega 15 de noviembre de 1918

jueves, 23 de octubre de 2014

LA ESFINGE DE ALARCOS CON ROSTRO DESPUÉS DE 2500 AÑOS



Las 1ª Jornadas de Historia de Ciudad Real (9ª que organiza la “Biblioteca Oretana”) que con el epígrafe “Alarcos y su contexto histórico”, se iniciaron ayer en el Museo Municipal López Villaseñor,  nos mostrará en la última conferencia que pronunciara mañana viernes, José Gonzalez Ortiz, sobre “Alarcos, la ciudad fantasma, sus divinidades y vírgenes peregrinas”, a la “desconocida” y “reinventada” para la ocasión Esfinge ibérica de Alarcos, depositada en el Museo Provincial de Ciudad Real, a la que le falta desde su hallazgo la cabeza y rostro y que para esta ocasión(como se hace con otras piezas arqueológicas a las que se le incorporan idealmente elementos destruidos ó perdidos), se le ha reconstruido imaginariamente la cabeza y rostro.

La esfinge de Alarcos fue hallada por el antiguo santero mientras araba al pie del cerro. Labrada en piedra caliza, presenta diferentes deterioros entre ellos la falta de la cabeza y rostro, por detrás conserva el resto metálico de una sustentación de hierro tipo argolla para ser fijada a una pequeña construcción del que formaría parte visible y estética. La misteriosa esfinge de Alarcos es una de las piezas más representativa y llamativa del poblamiento ibérico y única en el territorio provincial. De acentuado significado religioso, está formada por un cuerpo de león, alas de ave y cabeza humana (que falta en el original como se ha referido) ¡posiblemente femenina! Las esfinges en la protohistoria aparecidas en el territorio peninsular, eran –además de otros cometidos- consideradas como protectoras místicas y cuidadoras de las moradas de los difuntos. Fueron consideradas un símbolo funerario.

La Esfinge de Alarcos ha sido fechada entre finales del siglo VI y 2ª mitad del siglo V a. d. C. Han trascurrido algo más de 2500 años desde entonces y ahora, como he referido, idealizada y por primera vez, a través de una representación grafica, se le ha incorporado el rostro imaginado que le faltaba. Las Esfinges protegían cadáveres incinerados, guardados en urnas en espacios fúnebres, así como algunas de sus pertenencias y su función era apotropaica (del griego), mecanismo de defensa para alejar el mal, infundir miedo y así proteger de una acción mágica maligna al incinerado, por otro lado tenían también la función psicopompo (del griego) que era la de transportar el alma del difunto al más allá, de ahí las alas para dar idea de vuelo, viaje, desplazamiento, todo en un cuerpo generalmente de león. 


miércoles, 22 de octubre de 2014

ALARCOS Y SU CONTEXTO HISTÓRICO



El Museo municipal “Manuel López Villaseñor” acogerá a partir de hoy a las 20:00 horas y hasta el próximo viernes día 24 de octubre, las 1ª Jornadas de Historia de Ciudad Real (9ª que organiza la “Biblioteca Oretana”), que llevan como título: “Alarcos y su contexto histórico”, con el objetivo de divulgar y dar a conocer la importancia y la trascendencia de Alarcos como origen de Ciudad Real y enclave estratégico en la península ibérica como línea divisoria que separaba Al Ándalus con Castilla.

Estas primeras jornadas de historia local de Ciudad Real están coordinadas por José González Ortiz y cuentan con la participación de los más destacados y prestigiosos historiadores de la provincia, que a través de sus ponencias sacarán a la luz conocimientos de muchos años de trabajo en el Yacimiento arqueológico o de investigación en archivos.

“Alarcos y su contexto histórico”, acoge bajo éste epígrafe el devenir de los asentamientos humanos del Cerro de Alarcos, en su primer momento de poblamiento en la Edad del Bronce Final del siglo IX a.d.C. en transición con el inicio de la Edad del Hierro, su posterior poblamiento ibérico desde el siglo VI al I a.d.C., “La construcción de una ciudad medieval y su importante batalla del año 1195”, “Calatrava la Vieja, cuna islámica de la región” y “Alarcos, la ciudad fantasma, sus divinidades y vírgenes peregrinas”.

PROGRAMA DE LAS I JORNADAS DE HISTORIA DE CIUDAD REAL

Día 22 de octubre de 2014

Francisco Javier Morales Hervás, doctor en Historia, abordará “El contexto arqueológico de Alarcos y sus entornos, desde el paleolítico hasta los inicios de la iberización”.

La arqueóloga y doctora en Prehistoria María Dolores Macarena Fernández Rodríguez disertará sobre “El poblamiento ibérico de Alarcos”.

Día 23 de octubre de 2014

La intervención de Antonio de Juan García, también arqueólogo y doctor en Historia, versará sobre “La construcción de una ciudad y el escenario de una batalla”.

Alarcos en los documentos del Archivo Municipal de Ciudad Real” es el título que ha previsto para su disertación Valeriano Villajos García, archivero del Ayuntamiento de Ciudad Real y doctor en Historia.

El poblamiento altomedieval en el entorno de Alarcos” será la intervención de Ana María Segovia Fernández y Concha Claros Bastante, ambas licenciadas en Historia y arqueólogas.

Día 24 de octubre de 2014

Miguel Ángel Hervás Herrera, arqueólogo especializado en el estudio de materiales y técnicas de construcción de época medieval y moderna y en su restauración y Manuel Retuerce Velasco, Doctor en Geografía e Historia por la Universidad Complutense y Profesor de Arqueología en esta misma Universidad, incidirán por su parte en que “Calatrava la Vieja es uno de los conjuntos arqueológicos más destacados de la Edad Media con un destacado protagonismo en la región del Alto Guadiana”.

Y el coordinador de las jornadas, José González Ortiz, técnico conservador de Museos, Archivo y Patrimonio del Ayuntamiento de Ciudad Real, escritor y crítico de arte, cerrará este encuentro con su epílogo que versará sobre “Alarcos, la ciudad fantasma, sus divinidades y vírgenes peregrinas”.

Todas estas ponencias, además, se editarán en un libro sobre la historia de Alarcos que hasta ahora no se había hecho.


martes, 21 de octubre de 2014

VINCULACIÓN ENTRE EL MONASTERIO DE LAS MADRES CARMELITAS DE CIUDAD REAL Y EL DE MALAGON


Así se conservó el interior de la iglesia del monasterio de las Madres Carmelitas de Ciudad Real hasta el año 1936, que fue destruido al inicio de la Guerra Civil Española. El lienzo es obra del pintor ciudadrealeño, Ángel Andrade Blázquez pintado en el año 1917

Las primeras monjas que ocuparon el Monasterio de San Antonio Abad y Santa Isabel de las Madres Carmelitas Descalzas de Ciudad Real en 1596, evocaron el periodo fundacional y de la reforma llevada a cabo por Santa Teresa; y por haber conocido y convivido con la santa Madre, como prefieren llamar a Santa Teresa sus hijas, pueden ser denominadas como confundadoras o correformadoras. La primera priora de este monasterio, M. María de Jesús, venida de Toledo para fundar entronca al monasterio con el de Toledo, la 5ª fundación de Santa Teresa (14 de mayo, 1569), a una distancia de sólo 25 años de la fundación del monasterio de Ciudad Real (1596). En Toledo conoció María de Jesús a Santa Teresa cuando ésta había alcanzado los 54 años de edad; y convivió en el convento de Toledo con otra monja coetánea de Santa Teresa, la Beata María de Jesús (María López de Rivas) que ingresó en el convento de Toledo, a primeros de agosto de 1577 y murió en este monasterio en 1640. Desde el convento mantuvo correspondencia con doña Luisa de Lara (Condesa de Paredes) quien posteriormente ingresaría de monja no en el convento de Toledo, a pesar de haber sido admitida, sino en Malagón el 15 de marzo de 1648. Trato epistolar entre condesa y monja, base de la información ascética y mística que llevaría a la condesa al monasterio de Malagón, conservándose 25 cartas (31 de mayo de 1631 al 30 de mayo de 1648) en el archivo conventual de San José de Malagón.

El enlace del monasterio de Ciudad Real con Malagón, tercera fundación de Santa Teresa (11 de abril, 1568) y el periodo fundacional le viene por la primera subpriora de Ciudad Real, Lucía de San José. En los primeros días de febrero de 1575 Santa Teresa, que había cumplido los 60 años de edad, llego a Malagón para preparar y desde allí partir para la 10ª fundación en Beas de Segura (24 de febrero de 1575). De Villarrubia de los Ojos, acudieron el clérigo presbítero Gregorio Martínez (Gregorio Nacianceno como consta en el acta de profesión como carmelita descalzo) con sus dos hermanas: Catalina, que tomó luego el hábito y Lucía, más niña, invitada por la Madre Teresa a ir con las fundadoras a Beas para recibirla allí de monja sin dote. Invito igualmente al hermano sacerdote, a quien daría también el hábito de descalzo en Beas y lo llevaría luego al noviciado de Sevilla. Esta religiosa fue una de las que cantaron a San Juan de la Cruz cuando fue a visitarlas al salir de la cárcel de Toledo la célebre coplilla: “Quien no sabe de penas –en este valle de dolores- no sabe de buenas ni ha gustado de amores –que penas es el trabajo de amadores”. Por la ejemplaridad de sus virtudes mereció ser escogida por la M. Ana de Jesús, delegada por Santa Teresa y, acompañada de San Juan de la Cruz para la última fundación de Granada (20 de enero de 1582). De aquí pasó a Málaga (1585) y por último a la Ciudad Real (11-2-1596) como subpriora. Ocupó los cargos más tarde de priora y maestra de novicias. Murió el año 1614.

Bibliografía: “San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia. La Reforma Católica y Santos Reformadores de Ciudad Real”, de Francisco del Campo Real. Instituto de Estudios Manchegos, n. 89, año 2012.

La sagrada Familia oleo sobre lienzo del siglo XX que se encuentra en la iglesia del monasterio

lunes, 20 de octubre de 2014

LA IGLESIA DEL MONASTERIO DE LAS MADRES CARMELITAS DE CIUDAD REAL Y EL RECINTO CONVENTUAL


Puerta de entrada principal a la iglesia del monasterio

A la primitiva capilla del monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas de Ciudad Real, sucedió años después (17 de junio de 1664) la iglesia actual en honor a Santa Teresa. Su construcción se debió a un bienhechor, “rico hacendado” del lugar, don Juan Bautista de Benavente, en agradecimiento a un gran favor que éste recibió de Santa Teresa, según una narración recogida de un manuscrito de la época conservado en este convento de monjas carmelitas de Ciudad Real: “ en un grave testimonio que le levantaron contra la Majestad de Felipe IV el cual llamándole para averiguar el caso vio que al bajar (del coche) venía acompañándole una monja carmelita y preguntándole quien era la que le acompañaba dijo que iba solo, mas que se había encomendado a la santa madre Teresa y le aseguró saldría con el lucimiento que merece su lealtad y buenos servicios”.

Puerta de entrada a la iglesia desde la Plazuela del Carmen

El autor desconocido del mencionado documento narra con detalle el traslado del Santísimo Sacramento a la nueva iglesia: “Hizose la traslación como queda dicho el año 1664 a 17 de junio, Pascua del Espíritu Santo con la mayor solemnidad que se ha visto en este tiene trajose el Santísimo Sacramento de la Parroquia de Nuestra Señora del Prado con la asistencia de los Prelados Eclesiásticos, caballeros y pueblo en haciendo entre todos un lucidísimo acompañamiento y dando realce a la fiesta todos”.

Altar mayor

Los muros de la  iglesia conventual son de mampostería de piedra en los arranques, siendo el resto de tapial. La composición de la portada principal muestra un diseño vertical con tres cuerpos verticales. En el primero aparece la puerta en piedra formada por un arco de medio punto con pilastras adosadas y coronada por una hornacina con la Virgen del Carmen, y ambos lados de esta roeles de piedra. En el segundo cuerpo se muestra una ventana por donde la luz penetra e ilumina la nave. Y el tercer cuerpo adopta la forma de frontón triangular cerrando la fachada con un óculo en su centro.  La puerta que da a la plaza es del siglo XIX, teniendo una sobria decoración, destacando la cruz que remata el centro del dintel.

Cúpula central de la iglesia  

El interior es de una sola nave, en forma de cruz latina. Los brazos del crucero y la cabecera del edificio se cubren con una bóveda de medio cañon con lunetos, mientras que la parte central de este espacio se cierra con una cupúla semiesférica sostenida mediante pechinas que descansa directamente sobre un anillo moldurado. Alrededor De la cúpula aparecen las pinturas de los santos carmelitas: Santa Teresa, San Alberto, Santa Eufrasia y San Angelo. El cuerpo, por su parte, se remata mediante una bóveda de medio cañon con lunetos dividida en varios tramos mediante arcos fajones. A los pies de la nave hay un coro alto, generando debajo un espacio libre para el fiel (o sotocoro).

Retablos del siglo XX dorados en pan de oro con diferentes santos de la orden carmelita, San José y el Niño de Praga

La iglesia poseía varios retablos que fueron destruidos en el año 1936. El retablo del altar mayor era de estilo barroco, en madera, dorado y policromado. En sustitución del retablo, el altar mayor fue cubierto de mármol y en una hornacina aparece la imagen de la Virgen del Carmen, obra del taller valenciano de arte religioso de José Rabasa Pérez y Antonio Royo Miralles del año 1944. A ambos lados del altar hay dos retablos dorados en pan de oro con diferentes santos de la orden carmelita, San José y el Niño de Praga. A los pies de la nave hay dos cuadros del siglo XVIII, San Juan de la Cruz y  el Apóstol Santiago en la Batalla de Clavijo.

Coro alto de la iglesia conventual

En el siglo XIX, tal y como nos relata D. Domingo Clemente en su guía publicada en 1869, en la iglesia conventual se celebraba con gran “pompa y solemnidad, y habiendo manifiesto y procesión, las novenas de la Virgen y de Santa Teresa de Jesús. Y de igual modo se tienen funciones de la octava del Corpus, y las que se hacen a S. José, en su patrocinio, a S. Antonio Abad, S. Juan de la Cruz, S. Elías y a la Virgen, en el día de sus desposorios.

Lienzos del siglo XVIII, San Juan de la Cruz y  el Apóstol Santiago en la Batalla de Clavijo

Todos los segundos de mes se celebra una solemne función a la Virgen del Carmen, con manifiesto, y procesión hecha por los cofrades alrededor de la plazuela.

Consérvanse en este convento reliquias de Santa Teresa, S. Juan de la Cruz, S. Tomás de Villanueva y S. Antonio Abad”.

Puerta de entrada al monasterio

 El recinto conventual es de buena fabrica y de grandes dimensiones, consta de planta alta y baja. En la baja al estilo de la época de su construcción, patio central con arcadas de medio punto y rodeado de cuatro claustros donde se abren casi todas las dependencias de los diversos trabajos y tareas que realizan las monjas. En la alta tres corredores descubiertos, y un hermoso claustro con todas las “celdas” seguidas que dan a la huerta, donde a principios del siglo XX, el Padre Lino de San José, carmelita descalzo, construyó una ermita dedicada a San José.

Zaguán de entrada al monasterio y una de las galerías del mismo


domingo, 19 de octubre de 2014

ROSARIO VESPERTINO CON LA IMAGEN DE LA VIRGEN DEL CONSUELO DESDE LA PARROQUIA DE SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA


Altar  de los cultos extraordinarios de la Virgen del Consuelo, durante el Solemne Triduo y Función que concluyó ayer  

La Cofradía de la Flagelación de Nuestro Padre Jesús de la Bondad y María Santísima del Consuelo, eregida canónicamente en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva, lleva desde el pasado mes de septiembre, celebrando varios actos con motivo del XXV Aniversario de la bendición de la imagen de María Santísima del Consuelo.

Hoy domingo día 19 a las 18:00 horas desde la Parroquia de Santo Tomas de Villanueva, la imagen de la Santísima Virgen saldrá a la calle procesionalmente en Rosario Vespertino. Para esta ocasión la imagen estrena manto de vistas bordado por los talleres de Jesús Díaz Hellín de Alcázar de San Juan, con bordados de las antiguas bambalinas del paso de palio de los talleres de bordado García y Poo de Sevilla y pinturas del hermano Luis Fernando Ramírez Mata,  donado por miembros de la Junta de Gobierno, Grupo de Camarería y Grupo Joven.

La Virgen saldrá  en el paso procesional de la Virgen de la Misericordia, donde también se han instalado unos faroles del paso de palio de la Virgen del Dulce Nombre de la Hermandad de la Santa Cena, portada por los hermanos-Costaleros. Durante el recorrido será acompañada por el coro de campanilleros de la Virgen del Carmen de Cádiz.

Las calles por donde discurre este Rosario Vespertino, han sido engalanadas por la Asociación de Usuarios y Consumidores Santo Tomás de Villanueva y la Cofradía, siendo el recorrido el siguiente: Plaza de Nuestro Padre Jesús de la Bondad, Camino Viejo de Alarcos, Beato Juan Bautista de la Concepción, Goya, Plaza Juan XXIII, Beato Fernando de Ayala, Sancho Mayor de Navarra, San Urbano, Caballero Ramón Froilán, Capellán Marcelo Colino, Zurbarán, José de Ribera, Velázquez, Atalaya, Murillo, José de Ribera, Sabinas, Ronda del Parque (aparcamiento) Plaza de Nuestro Padre Jesús de la Bondad y Entrada.

También se ha repartido un bando entre los vecinos por donde discurrirá este Rosario Vespertino, invitandolos a decorar sus viviendas y acompañar la imagen de María Santísima del Consuelo.

Una oportunidad única de ver a la Reina de Santo Tomás procesionar por las calles de su feligresía, y escuchar por primera vez un coro de campanilleros en Ciudad Real. Unos momentos históricos para conmemorar este XXV Aniversario.