viernes, 18 de enero de 2019

HASTA SAN ANTÓN PASCUAS SON



Dice un viejo refrán, que hasta San Antón pascuas son. En Ciudad Real San Antón lo celebra su antiquísima Hermandad en la Parroquia de Santiago con la hoguera el día 16 y la bendición de animales y Función el día 17, festividad del santo. Un año más Emiliano Cifuentes en su página, Ciudad-Real.es, nos ha acercado esta festividad, con una galería de imágenes de la celebración de la misma, algunas de las cuales reproduzco yo hoy.






















jueves, 17 de enero de 2019

LAS CARIDADES EL DULCE DE SAN ANTÓN


Revista Bisagra Nº 162 del 20 al 26 de enero de 1991

Revista Bisagra Nº 213 febrero de 1992

miércoles, 16 de enero de 2019

LA CALLE POSTAS



La calle Postas es una de las céntricas calles comerciales de nuestra ciudad, que se inicia en la calle de la Feria y termina en su confluencia con la calle Alarcos. El nombre de Postas, proviene porque en esta calle estaba la casa de postas que proveía el suministro de caballos necesario para realizar los viajes. Muchas servían también de parada de diligencias para viajeros. Sobre la puerta de las casas se ponía un escudo de las armas reales y un rótulo con grandes letras moldeadas con estas palabras: parada de postas.

Las casas de postas eran gestionadas por los Señores de postas que tenían a su cargo las caballerías y uno o varios postillones que asignaban a los viajeros. Tenían asignadas un determinado número de caballerías en función de sus atribuciones y de la distancia existente hasta la siguiente casa de postas.

En cada casa de postas había un libro de matrícula, foliado y rubricado por el administrador principal de correos en el cual constaban todos los dependientes de la posta tanto de número como aspirantes, con expresión de su nombre y apellido, edad, pueblo de su naturaleza, época de su nombramiento y las notas que juzgaran oportunas respecto de su conducta y celo en el cumplimiento de sus deberes. En él se hallaba inventariado el ganado de la parada y los efectos de cualquiera clase destinados al servicio.


En las líneas generales y trasversales de primer orden tenían además los maestros de postas otro libro de registro sellado y foliado por la dirección general para que los viajeros y correos pudieran anotar las faltas que advirtieran en el servicio o el estado en que se hallara aquella parada o cualquier otra inmediata.

La calle Postas posee un tramo peatonal, un segundo tramo, donde se encuentra el edificio del Mercado de Abastos y el tercer tramo que desde la calle Juan II con Morería hasta la calle de Alarcos.

En nombre de Postas no ha sido siempre el nombre de esta calle, ya que el ayuntamiento decidió cambiarle el nombre el 20 de diciembre de 1926, por el de Martínez Anido, y volvió a cambiarle el nombre el 20 de abril de 1931 por el de Capitán García Hernández.


martes, 15 de enero de 2019

LA ANTIGUA CALLE ODRERÍA


El tramo de calle desde Feria a los jardines del Prado, que en otros tiempos se llamó Odrería, en las ferias de 1913, donde podemos apreciar su estrechura y las viejas edificaciones que ya han desaparecido

Nos dice don Luis Delgado Merchán, en su Historia Documentada de Ciudad Real, que el tramo de la actual calle del Prado desde la calle la Feria hasta los jardines del Prado, se llamaba en los orígenes de la ciudad calle Odrería. Un dato más que confirma este nombre a este tramo de calle, nos lo proporciona el historiador Luis Rafael Villegas Díaz, en un trabajo sobre “Calatrava y Ciudad Real. Unas notas sobre las relaciones entre la ciudad y la orden (siglos XIII-XV)”, cuando nos dice: “en 1474 Francisco Montero y Mayor González, su mujer, vecinos de la ciudad, venderán al prior y convento de Calatrava una tienda en la plaza de dicha población, en la Odrería, por 16.000  maravedís. También Haim Beinart en su obra “Records of the Trials of the Spanish Inquisition in Ciudad Real”, sitúa a varios testigos en los procesos de la inquisición en la Odrería vecinos de Santa María.

La Odrería era un local, almacén, establecimiento, tienda o taller en donde se fabricaba, manufacturaba y posteriormente se vendía y comercializa el odre para diversos usos, por lo que estos artesanos tenían en nuestra ciudad sus tiendas en el mencionado tramo de calle. En el siglo XVIII a este tramo de calle se le llamó “Callejuela de los Alamos”, tal y como nos comenta el historiador don José Balcázar y Sabariegos, en un artículo publicado en el diario Lanza el 31 de diciembre de 1943, que llevaba por título “Noticias Nuevas en papeles viejos”. En los planos de la ciudad del siglo XIX, ya aparece este tramo de calle, junto al resto de la calle, con el nombre de calle Prado, nombre que mantiene en la actualidad.

A lo largo de los años setenta y ochenta la calle sufrió una gran transformación, ya que las viejas edificaciones de dos pisos y con cierto encantó, dieron paso a los bloque de pisos de cuatro alturas sin gusto alguno

lunes, 14 de enero de 2019

EL PASAJE MIGUEL PEREZ MOLINA



El Pasaje de Pérez Molina es un pequeño callejón que une la calle de los Caballeros con la del Prado, teniendo a un lado y otro de la misma el museo provincial y el centro cultural antiguo casino.

El pasaje recibe el nombre del que fuera director y propietario de la Academia General de Enseñanza de Ciudad Real y Alcalde de nuestra ciudad entre 1912-13, D. Miguel Pérez Molina, que había nacido en nuestra ciudad en 1868 y falleció también en Ciudad Real en 1939. La mencionada academia se encontraba ubicada desde 1895, en el solar que ocupa actualmente el museo provincial, en un magnífico edificio de estilo neoclásico, construido por  don Dámaso Barrenengoa (tío político de Pérez Molina) y que también llegó a ser sede de la Diputación Provincial y del Gobierno Civil.

La corporación municipal presidida en 1955 por don Antonio Ballester Fernández, acordó en su reunión del 11 de agosto del citado año, rotular a este pasaje que no tenia nombre, con el de “Pasaje Pérez Molina”, nombre con el que se mantiene en la actualidad, en memoria del que fundara la Academia General de Enseñanza don Miguel Pérez Molina.


domingo, 13 de enero de 2019

TRES VISTAS EN CIEN AÑOS DEL PASEO DEL PRADO DESDE LA TORRE DE LA CATEDRAL


Vida Manchega 2 de abril de 1914

Ayer hablaba de la calle Paseo del Prado, hoy traigo al blog, tres vistas del mencionado paseo desde la torre de la Catedral, con una diferencia de cien años de la primera y la última, en las que también podemos ver  la transformación que han sufrido los jardines del Prado.

Julián Alonso Rodríguez 1949

En las imágenes publicadas, podemos ver las viejas edificaciones con que contaba el Paseo del Prado a principios del siglo XX, y las que hay actualmente cien años después. La primera de las fotografías es de la revista “Vida Manchega” y fue publicada en 1914, la segunda publicada es de Julián Alonso del año 1949 y la última fue realizada por mi en el año 2017.

Emilio Martín Aguirre 2017 

sábado, 12 de enero de 2019

CALLE PASEO DEL PRADO


Vista de la calle Paseo del Prado en los años cincuenta del pasado siglo

La céntrica calle de nuestra ciudad, que actualmente se conoce como “Paseo del Prado”, es la antigua calle del “Callejón del Prado”, nombre que recibió desde antiguo y que comunicaba la calle Caballeros y Prado con la calle de los Reyes. Digo que comunicaba la calle Caballeros con Reyes, porque lo que actualmente se conoce como “Pasaje Pérez Molina”, formaba parte del Callejón del Prado y fue en 1955 cuando se acordó roturarlo en homenaje a don Miguel Pérez Molina, .

Vista de la calle Paseo del Prado en los años ochenta siglo pasado

La calle Paseo del Prado, recibe el nombre de los jardines del Prado, ya que discurre en paralelo a estos jardines y a ella hasta los años setenta del pasado siglo XX, no daba ninguna puerta principal de vivienda, ya que hasta la referida fecha, gran parte de la calle estaba ocupada por la fachada del palacio de los Marqueses de Treviño, que tenían su puerta de acceso por la calle de los Reyes. Su fisonomía, ha cambiado mucho a lo largo del siglo XX, como casi toda la ciudad, pasando de edificaciones de dos alturas, a los bloques de pisos que actualmente podemos ver de cuatro alturas.

Vista actual de la calle, fotografía de Antonio Maeso