sábado, 18 de agosto de 2018

LA PROCESIÓN DE LA VIRGEN DEL PRADO ILUMINA LA NOCHE DE LA DEVOCIÓN DE LA FERIA DE CIUDAD REAL


La Virgen del Prado ha lucido este año el manto que le compró la ciudad por suscripción popular en 1988 / Elena Rosa

Miles de personas comparten lágrimas y emociones en el recorrido procesional decorado en algunos tramos. Este 15 de agosto se han vuelto a vivir decenas de “pellizcos” de emoción, como cuando ha sonado el “Ave maris stella”, en el interior de la catedral, preludio de la salida de la carroza, uno de los momentos favoritos de Alfonso Doblado, actual mayordomo de la hermandad

La ‘carroza’ de la Virgen del Prado ha comenzado a moverse poco antes del ocaso, el momento que más realza la luz de las velas que alumbran todo el recorrido / Elena Rosa

La Virgen del Prado, patrona de Ciudad Real, ha vuelto congregar a miles de personas en la tarde noche de este 15 de agosto dedicada a la devoción y la tradición en la fiesta mayor de la capital de la provincia.

Unos ochocientos hermanos de los mil doscientos que conforman hermandad, peregrinos de Picón y Porzuna –caminan toda la noche del 15 para asistir a la primera misa y participar después en la procesión-; devotos y ciudadanos desconectados de la Iglesia que sin embargo sí acuden a esta procesión, han formado un círculo de luz con sus velas alumbrando la carroza de la Virgen por su tradicional recorrido en torno a la catedral: Jardines del Prado, Azucena, Estación Vía Crucis, Toledo, Calatrava, Paloma, Cuchillería, plaza Mayor , Mercado Viejo y de nuevo Prado.

Público esperando la salida de la Virgen en los Jardines del Prado

El cortejo procesional ha iniciado su marcha poco antes de las nueve y media de la noche, en el momento del ocaso, lo que unido a la música, el incienso, el repique de campanas y el tintineo de las campanillas del trono, contribuyen a resaltar la belleza de esta procesión, la más importante del año en Ciudad Real.


En representación del equipo de gobierno ha asistido la alcaldesa Pilar Zamora, el teniente de alcalde Nicolás Clavero, la concejala de Festejos, Manuela Nieto-Márquez y la concejala Matilde Hinojosa. El estandarte con la bandera de la ciudad lo ha llevado este año el concejal de Seguridad David Serrano, en su condición de concejal más joven. También han procesionado ediles del Partido Popular y Ciudadanos.

Uno de los muchos gestos de emoción en el inicio del recorrido procesional / Elena Rosa

Los hermanos más jóvenes han decorado algunos tramos del itinerario en el que también ha habido dos alfombras de de sal, una de ellas elaborada por la Hermandad del Prendimiento, además de lluvia de pétalos, o ‘petaladas’ al paso de la imagen mariana.

Los jóvenes de la hermandad de la Virgen del Prado han decorado varias calles del recorrido, entre ellas los Jardines del Prado / Elena Rosa

Decenas de ‘pellizcos’ de emoción

Este 15 de agosto se han vuelto a vivir decenas de ‘pellizcos’ de emoción. “Para mí cualquier momento es un momento de pellizco”, recalca Alfonso Doblado, mayordomo de la Virgen del Prado, al que le emociona especialmente la salida de la carroza de la catedral cuando suena la salve ‘Ave maris stella’ (Salve, reina del mar) “y una vez cantada la empezamos a mover, mientras todo el mundo espera fuera. Esos primeros metros hasta que la Virgen llega a la puerta y sale a la luz son muy emocionantes”.


También es especialmente bonita la recogida, cuando sobre las diez y media u once de la noche, la gente que ha esperado todo el año para alumbrar a la Virgen del Prado se reúne de nuevo en una catedral a rebosar y se interpreta el ‘Salve regina’.


Trabajo y salud, las peticiones a la Virgen

Esther Lorente, de Ciudad Real, es una de las cientos de personas que han alumbrado este año a la patrona, “vengo a la Virgen todos los años para que no se pierda la tradición”. Lorente vive en Almagro pero frecuenta su ciudad. Su petición: “Que todo me vaya bien en un negocio nuevo que he abierto de pesca y mucha salud para la familia”.


En el otro rango de edad (más de sesenta), el hermano Enrique, que sin reprimir las lágrimas explica que este año su suplica a la Virgen del Prado es por su mujer, “está enferma y pido por ella”.


El manto de 1988, el del noveno centenario

Este año la Virgen del Prado ha procesionado con el manto de 1988, el que se sufragó por suscripción popular para su noveno centenario, de tisú de plata con bordados de aplicación, decoración vegetal y los escudos de las órdenes militares y de Ciudad Real, el mismo con el que se la vistió en la víspera de San Lorenzo (se mantiene la norma de la turnicidad de los tres mantos).


La hermandad da por rematada la restauración de la ‘carroza de la Virgen del Prado’ (en el sentido de carro triunfal) como es conocido popularmente el paso, que se acometió en 2017, coincidiendo con el cincuentenario de la coronación canónica.


La restauración más ambiciosa desde 1954

Considerada la restauración más ambiciosa de los arreglos que se ha hecho desde 1954, ha costado unos 30.000 euros donados por una devota. Se han desmontado una a una todas las piezas de orfebrería para limpiarlas, en el caso de la plata, y volver a bañar en oro el resto; se han corregido defectos y se han reconstruido piezas perdidas. Sólo falta restaurar cuatro candelabros, un trabajo que se ha dejado para este final de año.


La procesión de la Virgen del Prado ha contado con el acompañamiento musical de la Agrupación Musical de Ciudad Real y la Banda Santa Cecilia de Calzada de Calatrava. La asociación de coros y danzas Mazantini también ha cantado para la patrona.

Los cultos religiosos durante la feria de Ciudad Real no terminan aquí, entre el 16 y el 21 de agosto se celebrarán misas hasta la celebración de la procesión de la Octava el día 22. Tras ese acto (20.00 horas) se procederá al traspaso del cetro de Hermano Mayor de Manuel López Camarena a Carlos López Camarena.


 Por último un deseo de la hermandad para los próximos días: “Que la Reina del Prado proteja con su manto a todos cuantos en estos días acudiremos a sus plantas hasta el próximo 23 de agosto”.


La alcaldesa Pilar Zamora y parte de su equipo de gobierno, en la procesión / Elena Rosa


AL CALOR DE LAS VELAS

Un año más, son miles los devotos que acompañan a una Virgen del Prado que, gloriosa, luce su tez morena por las calles de la ciudad

Desde las ocho aguardaba la patrona en la puerta de la Catedral a que llegaran los fieles que, vela en mano y elegantemente ataviados, se disponían a acompañarla en su  anual travesía por la ciudad.


Aunque la más bella del lugar era ‘La Morena’, radiante en su trono totalmente restaurado y vestida con el manto del noveno centenario de tisú que Ciudad Real le regaló tiempo atrás como símbolo de su fidelidad. Atuendo más que adecuado para un día que, como bien ha definido el presidente de la Hermandad de la Virgen del Prado, Francisco Pajarón, es «importantísimo» y de una tradición devota «remontable a los tiempos de Alfonso X», de la que añadió que «he pasado por numerosas capitales y en ninguna de ellas he podido ver que una imagen concentre a su alrededor 13.000 personas, solo en Ciudad Real».


Y así lo ha hecho tras una larga espera, cuando flanqueada por las agrupaciones musicales Virgen del Prado y Santa Cecilia, llegados desde Calzada de Calatrava, autoridades policiales, clérigos, el Pandorgo, la Dulcinea y sus damas, y representantes de la hermandad que recoge su nombre, la grande de la Ciudad Real por fin ha saludo a sus fieles, entre los que algunos no han podido esconder su emoción.

De esta forma, un año más, el naranja tembloroso de las velas acompaña la Virgen del Prado por las calles de la ciudad.



CIUDAD REAL: DEVOCIÓN POR LA MORENA DE LA CATEDRAL


Miles de fieles han alumbrado el paso de la patrona por las calles del centro de Ciudad Real en el día grande de las fiestas de capital. Cuando el paso de la Virgen acababa de pasar por delante del Convento de las Carmelitas, la cabecera de la procesión asomaba por la calle del Prado. Allí, una alfombra de sal elaborada por el Grupo Joven de la Hermandad del Prendimiento esperaba la llegada de la Morena de la Catedral.


El obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, ha acompañado a la Virgen durante el recorrido, además de una nutrida representación de la Corporación municipal, encabezada por la alcaldesa, Pilar Zamora, así como de instituciones civiles y militares, el pandorgo de hogaño, la dulcinea y sus damas. El acompañamiento musical ha corrido a cargo de la Banda de Música de la Agrupación Musical de Ciudad Real, que cerraba la procesión, y de la Agrupación Musical Santa Cecilia de Calzada de Calatrava. Durante el recorrido, el paso de la Virgen ha sido recibido con petaladas desde los balcones en diversos puntos, como en las calles Azucena o Postas. Allí, junto a la sede de la Asociación de Coros y Danzas Mazantini se le han dedicado cantos a la patrona.


Antes del comienzo de la procesión, alrededor de treinta hermanos recibieron sus medallas, y los pines de la Virgen, de plata y oro, a quienes cumplen 25 y 50 años, respectivamente, de pertenencia a la Hermandad. A continuación, el consiliario, Francisco Romero, ha cantado, como es tradición, el Ave Maris Stella, y el paso de la Virgen era colocado a las puertas de la Catedral.


Este año se ha estrenado la bandera corporativa de la Hermandad, diseñada por Alfonso Doblado y elaborada en el Taller de bordados Francisco Perales en Torralba de Calatrava. También el mástil de la bandera con punta de lanza, obra de Ramón Orovio, siguiendo el estilo neoclásico de la carroza y que caracteriza a la Hermandad. Asimismo se ha estrenado un juego de incensarios, una naveta para el cuerpo de acólitos, túnicas para los portafaroles de la cabecera y un juego de varas para el estandarte de 1959, entre otros elementos.


A lo largo del día se han celebrado varias funciones religiosas en la Catedral en honor a la Virgen del Prado.