domingo, 5 de diciembre de 2010

LA DEVOCIÓN A LA INMACULADA CONCEPCIÓN EN CIUDAD REAL


CUADRO DE LA INMACULADA DEL SIGLO XVVII DE LUCAS JORDÁN EN EL MUSEO DIOCESANO


El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX definió y proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción de María, poniendo así punto y final a siglos de reivindicaciones hechas en este sentido por las iglesias de distintas naciones y, de un modo especial, por la española. La existencia de esta creencia tan extendida y arraigada entre el pueblo español toma auténtica carta de naturaleza en torno al siglo XVI, cuando los monarcas de los reinos hispanos se ponen a la cabeza de la reivindicación ante Roma de su definición, y en última instancia, de su proclamación dogmática.

En Ciudad Real, la devoción a la Inmaculada Concepción se remonta a siglos atrás, cuando sus corregidores, alcaldes, regidores y demás oficios de justicia, juraban defender y sostener aun a costa de su vida esta creencia de la fe católica. Así el Ayuntamiento en 1631 decretó un voto especial, una obligación perpetua de celebrar la Concepción de la Virgen en el Convento de San Francisco, cuyos religiosos eran grandes devotos y propagadores de esta advocación mariana.

Nos lo recuerda D. Inocente Hervás y Buendía en su Diccionario Histórico, Geográfico, Biográfico y Bibliográfico de la Provincia de Ciudad Real: “En este Ayuntamiento se confirió y trató largamente de cómo siendo la primera deboción de esta ciudad el Misterio de la Concepción de Ntra. Sra. la Virgen María y que está establecido y acordado antiquisimamente que antes de ser recibidos al uso de sus empleos así los Srs. Corregs. como otro cualesquier oficios así residí. jurados como los demas que les recibiesen en esta ciudad ayan de jurar de defender este Misterio y que no obstante y de que en su consecuencia todas las imágenes que se hallan en el Oratorio de esta ciudad como en la Audiencia ppca. y fuera de ella en la parte exterior son con la advocación de este Misterio: no se celebra voto anualmente en reverencia del, deseando la ciudad cumplir en esta parte con lo que considera tan de su obligación y tener esta soberana Reyna por su abogada para todas sus necesidades temporales y espirituales… Acordó de común acuerdo y consentimiento como Voto solemnemente la dicha fiesta y que en reverencia de tan soberano Misterio todos los años perpetuamente para siempre jamás se cumpla dha festividad y Voto en el convento de nro. P. San Francisco… se ha de cumplir el Domingo infraoctavo del día de la Concepn. Ocho de Diz e de cada un año… (Libros Capitulares Año 1631)” [1]

Hay que recordar que las Casas Consistoriales se encontraban desde el siglo XV en el edificio del actual carillón en la Plaza Mayor. En su interior tenía una capilla dedicada a la Purísima Concepción de Nuestra Señora, que se bendijo y abrió al culto el año 1528. Otra imagen de la Virgen presidía la sala de sesiones y otra más coronaba el arco de entrada al Ayuntamiento, advirtiendo que Ciudad Real estaba consagrado a este misterio, sacralizando así el espacio urbano.

El movimiento inmaculadista toma auténtica carta de naturaleza después del Concilio de Trento en el siglo XVI, al potenciarse la devoción mariana en general, entre la que se encuentra la de la “Pura y Limpia Concepción”. Nuestra ciudad no va a ser ajena a numerosas muestras y manifestaciones de tal devoción a nivel particular y privado, fundándose el Monasterio con el nombre de Santa María de Jesús y de la Concepción, conocido popularmente en Ciudad Real como “Terreras”, que tenía su origen en unas beatas de la Orden Tercera de San Francisco, a quienes, por ser reducido el local, dio su hacienda don Luis de Mármol, escribano de la Chancillería de Granada en el siglo XVI. El fundador del beaterío de la Purísima Concepción fue don Juan Beltrán de Guevara, que era Obispo de Vich cuando hizo esta fundación en el s. XVI. Vivía en la calle del "Hospital de la Mejora" (calle Ramón y Cajal). Agradecidas a su protector y conocedoras de la devoción del mismo hacia la Virgen de la Concepción, determinaron cambiar de hábito, tomando el de la Purísima Concepción, el 24 de junio de 1527, siendo este convento el quinto de la Orden Concepcionista de Castilla.

En 1557 se fundaría un asilo bajo el nombre de “Colegio de ancianos nobles de la Purísima Concepción” en la calle Real de Barrionuevo (Libertad) por el capitán don Cristóbal de Mena y doña Ana Mexía en unas casas de su propiedad. Años más tarde, en 1564, sería también fundado por Hernando de Poblete el Hospital de la Concepción en las proximidades del Convento de la Orden de San Juan de Dios (calle Dorada, 14) para socorrer mujeres huérfanas o viudas. En su capilla se hallaba establecida una Cofradía de la Inmaculada Concepción, con ordenanzas aprobadas el 25 de septiembre de 1573.

El Convento de la Inmaculada Concepción de los Padres Mercedarios Descalzos se fundó en 1613 gracias a la donación del Capitán Andrés Lozano. Su iglesia se convertiría el 28 de junio de 1877 en la actual Parroquia de Nuestra Señora del Prado (Merced). Su construcción se inicio en 1621 y su iglesia se terminó en 1674 gracias a don Álvaro Muñoz de Figueroa que según sus propias palabras era para el “servizio de Dios nuestro señor y de su culto divino y en honra de la conzepzion purisima de la Virgen Santta Maria nuestra señora”[2] ; en el altar mayor se colocó “un cuadro, de suficiente tamaño y finísima pintura, de María Santísima de la Concepción, de quien era muy devoto, lo que manifestó queriendo que fuese titular de esta iglesia”. Este cuadro anónimo del siglo XVII de la escuela madrileña siguiendo modelos de Pereda, aún se conserva y es el que preside y domina el altar mayor la iglesia parroquial. La portada de la iglesia, que data de 1760, esta presidida por una imagen de la Inmaculada pisando la serpiente del pecado, dentro de una hornacina.

La Parroquia de Santa María del Prado, actual Catedral, tenía fundada en 1692 una Cofradía en honor de la Virgen del Prado bajo el nombre de la Inmaculada Virgen María, a la que en el año reseñado le fueron otorgadas indulgencias y jubileo por Bula de Inocencio XII; sus ordenanzas las tenía aprobadas desde el 25 de mayo de 1571.

Del siglo XVII son el lienzo de la Inmaculada Concepción que se conserva del pintor napolitano Luca Giordano, más conocido en España como Lucas Jordán que se puede ver en el Museo Diocesano de Ciudad Real y que proviene del camarín de la Virgen del Prado. Otro anónimo del siglo XVIII de gran interés se encuentra en la Parroquia de Santiago encima del acceso interior a la torre.
En el siglo XIX, exactamente en 1869, fue colocado en los portales del edificio del antiguo Ayuntamiento en la Plaza Mayor, un cuadro pintado por León Bermúdez Vera de la Inmaculada Concepción que desde entonces ha permanecido junto a la luz de un artístico farol. Aunque hasta los años ochenta del pasado siglo XX tenía dos tablas con inscripciones de las que actualmente sólo tiene una con la siguiente leyenda: “Inmaculada Concepción. Santa María. Sin Pecado Concebida”

Al crearse la Prelatura Cluniense, o Priorato Nullius Dioceseos de las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa (que son las Órdenes Militares Españolas) por el Papa Pío IX el 18 de noviembre de 1875, y con la llegada del primer Obispo-Prior en 1877, comenzaría a celebrarse en la Catedral el Solemne Pontifical de la Inmaculada Concepción.

Con la creación del Obispado-Priorato se construiría el Seminario Diocesano en la calle Alarcos, que quedó inaugurado en el curso 1887-88, cuya iglesia la presidía desde el altar mayor la imagen de la Inmaculada, realizándose un novenario en su honor.

Los Jesuitas se establecerían en 1903 en Ciudad Real en lo que hoy es el Colegio Salesiano Hermano Gárate. En su iglesia, inaugurada el 27 de marzo de 1914, se fundó la Congregación ya extinguida de la Inmaculada y San Estanislao, y las Hijas de María que celebraban novenario en honor a la Inmaculada en el mes de diciembre.

Altar mayor de la Capilla de las Hijas de María Inmaculada

Se vería incrementado en nuestra ciudad el culto a la Inmaculada con la fundación en la calle Caballeros en 1918, de la Congregación de las Hijas de María Inmaculada. Conocidas como “Servicio Doméstico”, en su iglesia presidida por la imagen de la Inmaculada se encontraba erigida la Congregación de María Inmaculada y de Santa Zita formada por criadas. La comunidad religiosa desde su fundación celebra novena en torno a su patrona.
El palacio episcopal conserva, en el patio donde está establecido el archivo diocesano, un artístico retablo cerámico de grandes dimensiones de la Inmaculada Concepción, mandado realizar por el Beato Obispo-Prior D. Narciso de Estenaga y Echevarría. Fue pintada en cerámica por E. Orce en la fábrica, del barrio sevillano de Triana, de los hijos de M. Ramos Rejano en 1925. En la parte de abajo tiene una inscripción que dice "CURA ET PIETATE DI NARCISSI DE ESTENAGA EPISCI PRIOR ANNO MCMXXV".
La que fuera iglesia del Convento de la Congregación de Religiosas Adoratrices -Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad-, hoy salón de actos del Complejo Residencial para Personas con Discapacidad Psíquica "Guadiana" Módulo I, en la Ronda del Parque, guarda en lo que fuera su altar mayor un gran fresco de la Inmaculada firmado por J. Garrido en 1951.

El callejero de la ciudad también tiene una calle y plaza dedicada a tan importante misterio mariano junto al Monasterio de las Concepcionistas; son la calle y plaza de la Inmaculada Concepción en pleno barrio del Perchel. En la plaza desde 1973 hay una fuente coronada con una imagen de la Virgen de marmolina. La actual fuente e imagen son de 2008, la anterior fue destrozada en un acto de vandalismo.

Inmaculada que presidia el retablo del altar mayor del desaparecido Monasterio de las Concepcionistas

La Inmaculada Concepción fue nombrada Patrona de España en 1760 por el rey Carlos III y fueron varias instituciones las que se acogieron de manera especial a este patronazgo. Así el arma de Infantería del ejército español, que la tenía como patrona desde el siglo XVI, celebraba en nuestra ciudad esta festividad con varios actos mientras permaneció el Regimiento de Artillería RAIL hasta 1988. La Cruz Roja Española y sobre todo sus extinguidas Tropas de Socorro, también celebraban la festividad de la Inmaculada al tenerla como patrona, como el desaparecido Frente de Juventudes en la época franquista. Actualmente el Colegio Oficial de Farmacéuticos realiza varios actos en su honor.

Por último, decir que el voto que se instituyó en nuestra ciudad en 1631 y que se celebró en el Convento de San Francisco hasta que fue suprimido en virtud de la ley desamortizadora de 25 de octubre de 1820, pasó a celebrase en 1833 en el Monasterio de las Concepcionistas hasta 2008. Con la marcha de las monjas en el verano de 2009 a Osuna (Sevilla) por falta de vocaciones, el voto se celebra en la Parroquia de Santa María del Prado (Merced).

La Alcaldesa saluda a las Concepcionistas por ultima vez 8 de Diciembre de 2008 durante el voto

[1] INOCENTE HERVÁS Y BUENDÍA: Diccionario Histórico, Geográfico, Biográfico y Bibliográfico de la Provincia de Ciudad Real, Biblioteca de Autores Manchegos, Edición Facsímil 2002, Tomo 1 página 352.
[2]
JOSÉ JAVIER BARRANQUERO CONTENTO: Conventos de la Provincia de Ciudad Real, Biblioteca de Autores Manchegos 2003, página 375.
[3] JOSEPH DÍAZ JURADO: Singular Idea del Sabio Rey Don Alonso dibujada en la fundación de Ciudad Real, Ayuntamiento de Ciudad Real; Fondo Editorial 1986, página 119.

Fotografías : Las fotografías de la imagen de la Inmaculada Concepción que no tienen leyenda por orden de publicación son: La primera es el Cuadro de la Inmaculada que preside el altar mayor de la Parroquia de Nuestra Señora del Prado (Merced). El siguiente cuadro esta en la Parroquia de Santiago y es del siglo XVIII. El tercer cuadro es del siglo XIX y esta en los soportales de la Plaza Mayor. La Cerámica es del siglo XX y esta en el Obispado y por ultimo la fotografía del fresco corresponde a la antigua capilla de las Adoratrices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada