lunes, 24 de septiembre de 2012

LA DEVOCION A LA VIRGEN DE LA MERCED EN CIUDAD REAL


Parroquia Santa María del Prado, conocida vulgarmente como de la Merced.

Hoy veinticuatro de septiembre se celebra la festividad de la Virgen de la Merced o Nuestra Señora de las Mercedes, advocación difundida por la Orden de la Merced que fue fundada en el año 1218 por San Pedro Nolasco, cuando tuvo una visita de la Santísima Virgen, dándose a conocer como La Merced, que lo exhortaba a fundar una Orden religiosa con el fin principal de redimir a aquellos cristianos cautivos. La orden se fundaría en la Catedral de Barcelona, con el apoyo del rey Jaime I el Conquistador.

Tras su fundación, la Orden de la Merced, formada por clérigos y laicos, muchos de ellos enraizados con la nobleza catalana y próximos a la corona de Aragón, se dedicó a la redención de cautivos. Extendiéndose pronto por toda Cataluña y España la devoción a la Virgen de la Merced.

En el siglo XVII, en tiempos de Felipe III,  llegaría la Orden de la Merced a Ciudad Real, gracias a la disposición testamentaria realizada en 1610 por D. Andrés Lozano, natural de Ciudad Real y gran devoto de Nuestra Señora de la Merced, que destinó parte de sus bienes a la construcción de un convento de mercedarios descalzos en su ciudad natal. No obstante, la construcción de dicho convento no se iniciaría hasta varios años después, comenzando las obras a principios de 1621, y terminando en 1674 con la edificación de la iglesia gracias al caballero santiaguista, D. Álvaro Muñoz de Figueroa, familiar del santo Oficio de Ciudad Real, el cual tenía una estrecha relación con la Orden de la Merced.

El antiguo convento mercedario, es actualmente un centro cultural.

El convento ciudadrealeño se denominaría Convento de la Inmaculada Concepción de Padres Mercedarios Descalzos. Por ello, su iglesia conventual está presidida por un cuadro con la figura de la Inmaculada.

La presencia mercedaria en la capital de la provincia, perduro hasta 1833, siendo Prior Padre Comendador Fr. Florentino de la Concepción, en que fue suprimido con motivo de la desamortización de Mendizábal, trasladándose los frailes allí residentes, al Convento que su Orden poseía en Rivas (Madrid). Las posesiones de los frailes mercedarios pasaron a convertirse en Bienes Nacionales, entre los cuales figuraba una importante biblioteca con 1.191 tomos y 17 cuadros de importantes dimensiones, algunos de los cuales fueron conservados como parte de los fondos del instituto.

De este modo, el antiguo convento mercedario, uno de los edificios más emblemáticos de la capital, se convirtió en Instituto Provincial de Enseñanza Media en el año 1843, que con el paso de tiempo recibiría el nombre de Instituto Nuestra Señora de Alarcos, cerrando sus puertas en 1995 como instituto, para una vez ser restaurado convertirse en el año 2005 como centro cultural. Desde el año 2008 es Bien de interés cultural, con categoría de monumento inmueble.

La iglesia del convento se convirtió en un primer momento en capilla del instituto, para segregarla del convento y convertirla en Parroquia de Nuestra Señora del Prado en 1877, debido a la creación del Priorato de las Ordenes Militares que convirtió a la antigua parroquia de Santa María del Prado en Iglesia Prioral.

Capilla del Santísimo de la Parroquia de Nuestra Señora del Prado, lugar donde recibe culto la Virgen de la Merced.

Ocurre que el nombre Iglesia de la Merced nunca ha existido como reconocimiento canónico ni civil, pues era y es una denominación vulgar, debido a la existencia del convento de la Merced anexo. Mientras fue capilla del convento se denominó iglesia de la Concepción, y una vez que se estableció la parroquia, un 28 de junio de 1877, se pasó a denominar Parroquia Santa María del Prado, que ha guardado siempre una profunda identidad mercedaria como demuestran los escudos de su fachada, así como las numerosas pinturas y esculturas de su interior que reproducen temas mercedarios.

La devoción a la Virgen de la Merced en Ciudad Real se propago con la llegada de los frailes mercedarios a nuestra ciudad. Constituyéndose una Esclavitud de la Virgen de las Mercedes que celebraba cultos en honor a su  titular y que procesionaba la imagen de la Virgen  de las Mercedes cada 24 de septiembre. Con el inicio de la Guerra Civil Española en 1936, la imagen de la Virgen seria destruida al igual que toda la imaginería de la parroquia.

Dibujo de Julián Alonso de la destruida imagen de la Virgen de la Merced en 1936.

Terminada la Guerra Civil se reorganizó la Hermandad de Nuestra Señora de la Merced, adquiriendo una imagen de la Virgen en 1946 a la casa de artículos religiosos de José Rabasa Perez-Antonio Royo Miralles. Imagen que sería sufragada con la ayuda de Excautivos ciudadrealeños.

 Los primeros cultos en honor a la Virgen de la Merced se organizarían en Ciudad Real en el mes de Octubre del año referido. Del 24 al 26 se celebro un Solemne Triduo en su honor, procesionando por primera vez el domingo 27 por las calle Toledo, Estación Vía Crucis, Caballeros, Plaza del Generalísimo hasta el templo parroquial. El diario lanza realiza la siguiente crónica el lunes día 28, en su segunda página: “La carroza artísticamente adornada de flores por el conocido artista Pepe Mur y luciendo un precioso ramo de flores naturales ofrecido por la distinguida señorita Lolita Navarro, la llevaban dos grupos de soldados del regimiento de Artillería de guarnición en la plaza y la procesión fue presidida por el Subjefe provincial del Movimiento, al que acompañaban los excombatientes, Calatayud Gil, Uceda, Lorí y otras autoridades locales, así como el asesor de la Hermandad Sr. Carriazo, figurando en representación del Jefe Nacional de Ex-Cautivos Marqués de la Valdavia, que no pudo asistir a los actos celebrados en honor a la Santísima imagen de Nuestra Señora de la Merced, por ocupaciones ineludibles, el Secretario e Inspector Nacionales del citado Organismo de Ex –Cautivos.

La banda municipal interpretó a lo largo del recorrido selectas composiciones musicales, bajo la dirección del Maestro Ruyra”.

Actual talla de la Virgen de la Merced de 1946 de los talleres de arte religioso Rabasa-Royo.

La imagen adquirida se encuentra actualmente presidiendo el altar de la capilla del Santísimo de la Parroquia. Es una talla completa que responde a la iconografía  adoptada  por la Orden de la Merced a partir del siglo XVI.  Tiene el hábito mercedario: túnica, escapulario y capa con estofados en oro, todo en color blanco, con el escudo mercedario en el pecho. Lleva corona de reina en metal dorado, que hasta la restauración de la iglesia en los años ochenta del pasado siglo XX era de plata de orfebrería religiosa valenciana, que fue vendida por el párroco de entonces, Ubaldo Labrador Palomares, y sustituida por la actual. En la mano derecha lleva un cetro y un escapulario que ofrece a los fieles. En la mano izquierda sostiene al Niño Jesús, que también lleva otro escapulario entre sus manos.

A partir de 1946 la Hermandad de Nuestra Señora de la Merced, organizaba cultos todos los años en honor a su Titular y una verbena que se celebraba la noche del día 23 de septiembre donde se instalaban puestos de chucherías, dulces y bebidas en el primer tramo de la calle Toledo, se quemaban fuegos artificiales, se realizaba un concierto por la banda municipal, permaneciendo abierta la iglesia la tarde noche del día 23 para que los fieles pudieran honrar a la Virgen de la Merced. El día 24 a primeras horas de la tarde, se celebraba la procesión con la imagen de la Virgen. Pero con las crisis que sufrió la religiosidad popular en los últimos años de la década de los sesenta del pasado siglo XX, la procesión  se suprimió y la hermandad desapareció.

Escapulario que usaban los hermanos de la extinguida Hermandad ciudadrealeña de Nuestra Señora de la Merced.

La devoción a la Virgen de la Merced en nuestra ciudad se vio reforzada a partir de 1945, cuando los mercedarios calzados se asentaron en nuestra ciudad para hacerse cargo del Centro Educacional de Corrección de Menores San Rafael, conocido como el reformatorio y que se encontraba en la Ronda de la Mata. El Padre Manuel Carrera Queimaliños fue el primer Superior de la nueva fundación.

En dicho centro educacional, existía una pequeña capilla presidida por la imagen de la Virgen de la Merced y desde el primer año que estuvieron la comunidad de los Padres Mercedarios en Ciudad Real, comenzaron los cultos en honor a la Virgen con una Solemne Novena. En esta se rezaba el Rosario, se exponía S.D.M. y los cultos terminaban con la procesión con la Virgen, que los primeros años salio a hombros de ex-cautivos y que llegaba hasta la prisión provincial donde era introducida a hombros de funcionarios de prisiones. En su interior se celebraba un acto que terminaba con la libertad de algunos reclusos.

Una vez acabado el acto de la prisión la procesión seguía por la barriada del Pilar y una vez recorridas sus calles regresaba al centro educacional, donde se cantaba una salve a la Virgen. Como era costumbre de aquella época, las autoridades locales y provinciales presidían la procesión.

Crónica publicada en el Diario Lanza el 28 de octubre de 1946, de la primera  procesión de la Virgen de la Merced de la Parroquia de Santa María del Prado.

Pero debido a diferentes contratiempos en 1976, los mercedarios calzados tuvieron que salir de Ciudad Real, poniendo fin a la gran labor educacional llevada a cabo durante más de treinta años, perdiéndose así los cultos y procesión de la Virgen de la Merced de nuestra ciudad.

Con la marcha de los Mercedarios de nuestra ciudad y la extinción de la Hermandad de la Virgen de la Merced de la Parroquia de Santa María del Prado, se siguió celebrando la festividad de Nuestra Señora de la Merced todos los años en la Prisión Provincial hasta la desaparición de esta.

Cerca de cuatro siglos se celebro la Virgen de la Merced de una manera especial en Ciudad Real, festividad que actualmente pasa desapercibida y ha desaparecido del calendario devocional ciudadrealeño.

Crónica publicada en el Diario Lanza el 25 de septiembre de 1946, de la procesión de la Virgen de la Merced del Centro Educacional de Corrección de Menores San Rafael.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada