viernes, 7 de septiembre de 2012

CIUDAD REAL CUENTA CON DOS PLAZAS DEDICADAS A TRES GRANDES ESCULTORES DE NUESTRA SEMANA SANTA (1)



Ciudad Real cuenta con dos plazas dedicadas a tres grandes escultores de pasos de nuestra Semana Santa. Estas se encuentran ubicadas en los terrenos de la antigua cárcel ciudadrealeña, una esta dedicada a los Escultores Rausell y Llorens y otra a Joaquín García Donaire.

PLAZA DE LOS ESCULTORES RAUSELL Y LLORENS


La “Plaza de los Escultores Rausell y Llorens”, esta dedicada a los escultores valencianos José María Rausell Montañana (1898-1984) y Francisco Llorens Ferrer (1902-1963). Esta nueva plaza recibió este nombre por decisión de la Junta de Gobierno local del ayuntamiento ciudadrealeño, que en la reunión celebrada el 20 de julio de 2009, acordó denominar esta Plaza situada entre las calles Clara Campoamor y Santa María de Alarcos.

Ambos escultores se unieron en 1930 para abrir un estudio en la Plaza del Picadero, de Valencia (que después pasaría a llamarse del Pintor Pinazo), donde la principal actividad escultórica era básicamente la religiosa. Cerrado el taller en plena Guerra Civil y vuelto abrir en 1939, su dedicación a reemplazar la imaginería religiosa destruida durante la guerra les daría un merecido prestigio.


El taller de escultura Raussell y Llorens realizó multitud de obras en toda España y en la provincia de Ciudad Real, donde serían conocidos gracias al Párroco de San Pedro de la capital D. Emiliano Morales Rivera que tanto colaboró con las cofradías de nuestra ciudad en recuperar los pasos desaparecidos durante la Guerra Civil Española.

Ciudad Real tiene un gran número de obras de estos escultores en diversos templos de nuestra ciudad. En la S. I. P. B. Catedral, las nuevas imágenes para sustituir a las destruidas del retablo mayor durante la Guerra Civil Española, de San Pedro, San Pablo, Santiago el Mayor, San Andrés, San Felipe, San José, San Juan Bautista y San Bartolomé (1947 y 1954), la imagen de Nuestra Señora del Prado y su Niño Jesús (1950) y las imágenes que se encuentran en el retablo de la capilla del Santísimo de Santo Tomás de Villanueva (1956) y San Juan de Ávila (1959).

José María Rausell Montañana (1898-1984)

En la Parroquia de San Pedro las imágenes de la Virgen del Mayor Dolor (1944), Cristo de la Buena Muerte (1947), Niño Jesús de la Pasión (1946, se encuentra coronando el retablo de Nuestra Señora de la Soledad), San Pascual Bailón (1945), así como San Blas y Santa Rosa de Lima en el retablo de Jesús Nazareno. Es suyo igualmente el grupo escultórico del Encuentro (1946). La imagen de la Virgen de Alarcos que se venera en su ermita también es obra de estos escultores (1949).

Unas grandes obras escultóricas y sin duda las de mayor devoción de nuestra ciudad como la Virgen del Prado y la de Alarcos, salieron del taller de estos grandes escultores cuyas obras eran decoradas por el pintor Juan Castellanos, excelente policromador.

Un merecido homenaje el que el Ayuntamiento ciudadrealeño, por iniciativa de nuestra Alcaldesa Rosa Romero Sánchez,  quiso rendir a los escultores que dejaron tantas obras de arte en nuestra ciudad y sin duda las de mayor devoción de la misma.

Francisco Llorens Ferrer (1902-1963)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada