viernes, 31 de diciembre de 2010

domingo, 26 de diciembre de 2010

NOCHEBUENA EN LA FLAGELACIÓN


Con la Navidad, vienen los recuerdos y las costumbres… Y en Noche Buena, día de gran felicidad para todos los cristianos, un buen número de hermanos nos congregamos a las 12 de la noche alrededor de Nuestros Titulares en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva para participar en la Misa del Gallo, donde todos pudimos contemplar a nuestra querida Virgen del Consuelo vestida espléndidamente para la ocasión.

Pero el mejor regalo de la Navidad, es la presencia de una familia feliz y por este motivo las puertas de la Casa Hermandad se abrieron para que después de 2000 años sigamos celebrando el nacimiento de Jesús. No faltaron los villancicos y se pudieron vivir momentos emotivos, gratos y alegres. Alegría que queremos compartir desde la Cofradía de la Flagelación con todos aquellos hermanos que nos visitan y hacen posible que la Cofradía de la Flagelación este viva cada día.





miércoles, 22 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD




Estimados amigos del blog “El Sayón” :

Os hago llegar mis augurios de Paz y de Bien para todos vosotros y vuestras familias en esta Navidad y Epifanía del Señor.

Que el Señor nos bendiga y nos guarde en el nuevo año que él mismo nos regalará.

Un abrazo

martes, 21 de diciembre de 2010

REFLEXIÓN EN NAVIDAD

Terminamos un año marcado por la crisis y el paro, y de pronto, nos encontramos en un mes de diciembre que por sus características nos debe hacer reflexionar sobre la esperanza y la solidaridad.

Pero hablar de diciembre es hablar de la Navidad y a ella llegaremos, no sin antes dedicarle una especial atención a las Campañas de Navidad en las Cofradías y Hermandades de nuestra ciudad, que con su recogida de alimentos y donativos intentan llegar a los hogares necesitados a través de Cáritas y las Hermanas de la Cruz.

Son las fechas en que el verbo “compartir” es más conjugado, y tal vez con demasiada premura olvidado, cuando deberíamos hacerlo crecer, también como a Jesús, porque las necesidades, las carencias, las soledades, continúan cuando los días festivos se cumplen. La vida no termina con sus problemas, sino que sigue adelante, y adelante deberíamos seguir nosotros con nuestros remedios y ayudas.

Días entrañables, familiares, donde imperan el cariño y los buenos deseos. Fechas muy buenas para profundizar en nuestra vida y nuestra relación con los demás para hacer presente a Cristo recién nacido. Días donde nos afanamos por hacer más cordiales todos nuestros actos, donde “humanizamos” el trato con cuantos nos rodean, pero esa “humanidad” debe persistir para siempre… aunque ya no sea Navidad, porque siempre estará naciendo el Señor en nosotros, siempre debe estar naciendo.

Llega la Navidad y con tanto bombardeo televisivo de regalo, fiesta, adorno y la mejores ropas y viandas, no se nos deja encontrar la verdadera Navidad que es el tiempo en el que se celebra el nacimiento de Cristo.

La Navidad es la venida de Dios hecho hombre; ¿cabe mayor grandeza al hombre? Buen motivo para celebrarlo y por eso debe ser festiva… de Cristo: el Dios hecho hombre. ¿Y como nació? Ya se sabe, sin sitio, abandonado, en una cuadra, entre los olores y la basura propios de una cuadra. Nació donde pudo y como pudo, y se manifestó a quien pudo escucharlo.

Como católico, cofrade y ciudadrealeño, quiero defender las palabras Navidad y Semana Santa y todo lo que conlleva y significa para los católicos castellano- manchegos. Y digo esto porque no entiendo bien por qué la Consejería de Educación, Ciencia y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, borrando de un plumazo las tradiciones de todo el pueblo castellano-manchego, ha suprimido en el calendario escolar 2010/2011 el descanso o vacaciones de Semana Santa, por descanso entre el segundo y tercer trimestre.

Creo que los políticos están para solucionar los problemas de nuestra sociedad y no crear problemas donde no existen, y menos la Consejería que debería defender la cultura y tradiciones de toda Castilla-La Mancha, que aún no se ha enterado que las estadísticas en nuestra Comunidad Autónoma son abrumadoras, es una comunidad formada por mayoría católica. No sé a quién de esa Consejería le molesta tanto el nombre de Semana Santa, lo que sí han hecho es quitarme con su decisión parte de mis creencias, que son las mayoritarias, y de mi cultura.

Pido a los dirigentes políticos de la Consejería de Educación, Ciencia y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que rectifiquen y les demando respeto hacia la creencia de la mayoría de castellanos-manchegos. Nos corresponde a todos los católicos y cofrades exigir a nuestros políticos que el respeto debe ser uno de los pilares fundamentales de la sociedad.

Sin contar con el peso de siglos de cultura cristiana y fuerte tradición que en nuestra comunidad autónoma representa y con la que se celebra, todavía hoy, la Semana Santa, que sólo por ello ya sería un argumento irrebatible, debemos exigir -como mínimo- respeto para poder llamar por su nombre a nuestras celebraciones, ya sea la Navidad o la Semana Santa. Me pregunto qué pasaría si algún político se atreviese a llamar de otra forma el mes del Ramadán. Por tanto, hagamos todos un esfuerzo por respetarnos, manteniendo así la convivencia en nuestra sociedad y la libertad que tenemos para poder, si queremos, celebrar la Navidad o la Semana Santa e igualmente respeto para el que no quiera hacerlo, siempre y cuando no signifique el menosprecio y la ofensa para los que trabajamos durante todo el año por nuestra Semana Santa y generamos tanto trabajo en nuestra región durante esa semana que ahora la quieren llamar descanso entre el segundo y tercer trimestre.

Finalmente quisiera decir a quien afirma “Ojalá fuera Navidad todo el año” que, si uno celebra la Navidad de verdad, la vive siempre, no tiene por qué desear que todo el año sea Navidad, ya que Cristo nacerá a su lado a diario. Y aquel que simplemente celebra la “Navidad”, que no crea que celebra algo que no celebra. Es como los locos que creen en algo que no existe, y creen tan fuertemente que hasta creen vivirlo… esa es su enfermedad. Para acabar, sólo me queda desear Feliz Navidad a todos.

viernes, 17 de diciembre de 2010

NAVIDAD EN LA CASA HERMANDAD DE LA COFRADÍA DE LA FLAGELACIÓN




La Casa de Hermandad en Navidad adquiere un protagonismo especial, no solo por la decoración que presenta, sino por ser el lugar de encuentro de muchos hermanos en estos días tan especiales. Por este motivo os invitamos a los siguientes actos que vamos a celebrar en la misma:

BELEN. Ya se encuentra instalado el tradicional nacimiento en la Casa Hermandad, se puede visitar cualquier viernes a partir de las 21’00 horas.

DIAS PARA LA SOLIDARIDAD. La navidad es también tiempo para compartir, sobre todo en estos momentos tan difíciles que estamos pasando en la sociedad española, por lo que una vez más os pedimos vuestra colaboración. Esta la podéis hacer de dos formas, una aportando alimentos y otra entregando una ayuda económica. Si tenéis intención de colaborar lo podéis hacer los viernes 10 y 17 de diciembre de 19’00 a 22’00 horas haciendo entrega de alguna de las ayudas referidas anteriormente.

NOCHEBUENA Y NOCHEVIEJA EN LA CASA HERMANDAD. La Casa Hermandad abrirá sus puertas la Nochebuena el viernes 24 de diciembre, a partir de la 1 de la madrugada, tras la celebración de la tradicional Misa del Gallo a las 12 de la noche en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva.

En Nochevieja, el 31 de diciembre, volveremos abrir la casa de Hermandad a partir de la 1 de la madrugada para festejar la llegada de un nuevo año.

CENA DE NAVIDAD. Desde el pasado año en vez de realizar una Comida de Hermandad, organizamos una cena en la Casa de Hermandad. Este año fue el sábado 11 de diciembre.





sábado, 11 de diciembre de 2010

LA INMACULADA CONCEPCIÓN EN LA COFRADÍA DE LA FLAGELACIÓN

"Una mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza" (Apocalisis: 12 1-2)

En Diciembre coincidiendo con el Adviento, mes de preparación para conmemorar el nacimiento del Redentor, celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción. Este año se cumple la efeméride que se conmemora el 250 Aniversario del Patronazgo de la Inmaculada Concepción sobre España, ya que fue el rey Carlos III, accediendo a los deseos manifestados por las Cortes; tomó como universal Patrona de toda la monarquía a la Santísima Virgen en su Inmaculada Concepción. A instancias de este monarca, el Papa Clemente XIII, por Breve de 8 de noviembre de 1760, confirma este Patronato de María en todos los dominios de España.

El 8 de Diciembre, la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen Maria, se nos presenta como una de las fechas más arraigadas y sentidas del calendario devocional de las Hermandades y Cofradías de toda España.

La Cofradía de la Flagelación no podía permanecer ajena a tan importante dogma mariano y en la Protestación de Fe, que lee el Hermano Mayor en nombre de todos los hermanos el día de la Solemne Función de Instituto, “Confesamos, solemnemente el dogma de la Concepción Inmaculada de Nuestra Señora”. Por este motivo, una imagen de la Inmaculada preside una de las dependencias de nuestra Casa Hermandad, para recordarnos a todos los hermanos que la Cofradía de la Flagelación defiende y confiesa este dogma de la Iglesia Católica.


La Virgen que preside la entrada de la Casa Hermandad vestida de Inmaculada
También tenemos presente a la Inmaculada en la calle de la candelaria del paso de palio de Maria Santísima del Consuelo, con una imagen en tamaño académico en metal plateado de los talleres de Ramón Orovio de Torralba de Calatrava. En nuestra Casa de Hermandad, la imagen de la dolorosa que preside la entrada, durante estos días es vestida de Inmaculada, y nuestra querida Titular la Virgen del Consuelo es el centro de atención de todos, al ser vestida de Inmaculada por su excelente grupo de camareria y que este año tiene la novedad de la media luna a sus pies.

En definitiva, se puede afirmar que la Cofradía de la Flagelación es una Hermandad Inmaculista.
Imagen de la Inmaculada del paso de palio de María Santísima del Consuelo

domingo, 5 de diciembre de 2010

LA DEVOCIÓN A LA INMACULADA CONCEPCIÓN EN CIUDAD REAL


CUADRO DE LA INMACULADA DEL SIGLO XVVII DE LUCAS JORDÁN EN EL MUSEO DIOCESANO


El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX definió y proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción de María, poniendo así punto y final a siglos de reivindicaciones hechas en este sentido por las iglesias de distintas naciones y, de un modo especial, por la española. La existencia de esta creencia tan extendida y arraigada entre el pueblo español toma auténtica carta de naturaleza en torno al siglo XVI, cuando los monarcas de los reinos hispanos se ponen a la cabeza de la reivindicación ante Roma de su definición, y en última instancia, de su proclamación dogmática.

En Ciudad Real, la devoción a la Inmaculada Concepción se remonta a siglos atrás, cuando sus corregidores, alcaldes, regidores y demás oficios de justicia, juraban defender y sostener aun a costa de su vida esta creencia de la fe católica. Así el Ayuntamiento en 1631 decretó un voto especial, una obligación perpetua de celebrar la Concepción de la Virgen en el Convento de San Francisco, cuyos religiosos eran grandes devotos y propagadores de esta advocación mariana.

Nos lo recuerda D. Inocente Hervás y Buendía en su Diccionario Histórico, Geográfico, Biográfico y Bibliográfico de la Provincia de Ciudad Real: “En este Ayuntamiento se confirió y trató largamente de cómo siendo la primera deboción de esta ciudad el Misterio de la Concepción de Ntra. Sra. la Virgen María y que está establecido y acordado antiquisimamente que antes de ser recibidos al uso de sus empleos así los Srs. Corregs. como otro cualesquier oficios así residí. jurados como los demas que les recibiesen en esta ciudad ayan de jurar de defender este Misterio y que no obstante y de que en su consecuencia todas las imágenes que se hallan en el Oratorio de esta ciudad como en la Audiencia ppca. y fuera de ella en la parte exterior son con la advocación de este Misterio: no se celebra voto anualmente en reverencia del, deseando la ciudad cumplir en esta parte con lo que considera tan de su obligación y tener esta soberana Reyna por su abogada para todas sus necesidades temporales y espirituales… Acordó de común acuerdo y consentimiento como Voto solemnemente la dicha fiesta y que en reverencia de tan soberano Misterio todos los años perpetuamente para siempre jamás se cumpla dha festividad y Voto en el convento de nro. P. San Francisco… se ha de cumplir el Domingo infraoctavo del día de la Concepn. Ocho de Diz e de cada un año… (Libros Capitulares Año 1631)” [1]

Hay que recordar que las Casas Consistoriales se encontraban desde el siglo XV en el edificio del actual carillón en la Plaza Mayor. En su interior tenía una capilla dedicada a la Purísima Concepción de Nuestra Señora, que se bendijo y abrió al culto el año 1528. Otra imagen de la Virgen presidía la sala de sesiones y otra más coronaba el arco de entrada al Ayuntamiento, advirtiendo que Ciudad Real estaba consagrado a este misterio, sacralizando así el espacio urbano.

El movimiento inmaculadista toma auténtica carta de naturaleza después del Concilio de Trento en el siglo XVI, al potenciarse la devoción mariana en general, entre la que se encuentra la de la “Pura y Limpia Concepción”. Nuestra ciudad no va a ser ajena a numerosas muestras y manifestaciones de tal devoción a nivel particular y privado, fundándose el Monasterio con el nombre de Santa María de Jesús y de la Concepción, conocido popularmente en Ciudad Real como “Terreras”, que tenía su origen en unas beatas de la Orden Tercera de San Francisco, a quienes, por ser reducido el local, dio su hacienda don Luis de Mármol, escribano de la Chancillería de Granada en el siglo XVI. El fundador del beaterío de la Purísima Concepción fue don Juan Beltrán de Guevara, que era Obispo de Vich cuando hizo esta fundación en el s. XVI. Vivía en la calle del "Hospital de la Mejora" (calle Ramón y Cajal). Agradecidas a su protector y conocedoras de la devoción del mismo hacia la Virgen de la Concepción, determinaron cambiar de hábito, tomando el de la Purísima Concepción, el 24 de junio de 1527, siendo este convento el quinto de la Orden Concepcionista de Castilla.

En 1557 se fundaría un asilo bajo el nombre de “Colegio de ancianos nobles de la Purísima Concepción” en la calle Real de Barrionuevo (Libertad) por el capitán don Cristóbal de Mena y doña Ana Mexía en unas casas de su propiedad. Años más tarde, en 1564, sería también fundado por Hernando de Poblete el Hospital de la Concepción en las proximidades del Convento de la Orden de San Juan de Dios (calle Dorada, 14) para socorrer mujeres huérfanas o viudas. En su capilla se hallaba establecida una Cofradía de la Inmaculada Concepción, con ordenanzas aprobadas el 25 de septiembre de 1573.

El Convento de la Inmaculada Concepción de los Padres Mercedarios Descalzos se fundó en 1613 gracias a la donación del Capitán Andrés Lozano. Su iglesia se convertiría el 28 de junio de 1877 en la actual Parroquia de Nuestra Señora del Prado (Merced). Su construcción se inicio en 1621 y su iglesia se terminó en 1674 gracias a don Álvaro Muñoz de Figueroa que según sus propias palabras era para el “servizio de Dios nuestro señor y de su culto divino y en honra de la conzepzion purisima de la Virgen Santta Maria nuestra señora”[2] ; en el altar mayor se colocó “un cuadro, de suficiente tamaño y finísima pintura, de María Santísima de la Concepción, de quien era muy devoto, lo que manifestó queriendo que fuese titular de esta iglesia”. Este cuadro anónimo del siglo XVII de la escuela madrileña siguiendo modelos de Pereda, aún se conserva y es el que preside y domina el altar mayor la iglesia parroquial. La portada de la iglesia, que data de 1760, esta presidida por una imagen de la Inmaculada pisando la serpiente del pecado, dentro de una hornacina.

La Parroquia de Santa María del Prado, actual Catedral, tenía fundada en 1692 una Cofradía en honor de la Virgen del Prado bajo el nombre de la Inmaculada Virgen María, a la que en el año reseñado le fueron otorgadas indulgencias y jubileo por Bula de Inocencio XII; sus ordenanzas las tenía aprobadas desde el 25 de mayo de 1571.

Del siglo XVII son el lienzo de la Inmaculada Concepción que se conserva del pintor napolitano Luca Giordano, más conocido en España como Lucas Jordán que se puede ver en el Museo Diocesano de Ciudad Real y que proviene del camarín de la Virgen del Prado. Otro anónimo del siglo XVIII de gran interés se encuentra en la Parroquia de Santiago encima del acceso interior a la torre.
En el siglo XIX, exactamente en 1869, fue colocado en los portales del edificio del antiguo Ayuntamiento en la Plaza Mayor, un cuadro pintado por León Bermúdez Vera de la Inmaculada Concepción que desde entonces ha permanecido junto a la luz de un artístico farol. Aunque hasta los años ochenta del pasado siglo XX tenía dos tablas con inscripciones de las que actualmente sólo tiene una con la siguiente leyenda: “Inmaculada Concepción. Santa María. Sin Pecado Concebida”

Al crearse la Prelatura Cluniense, o Priorato Nullius Dioceseos de las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa (que son las Órdenes Militares Españolas) por el Papa Pío IX el 18 de noviembre de 1875, y con la llegada del primer Obispo-Prior en 1877, comenzaría a celebrarse en la Catedral el Solemne Pontifical de la Inmaculada Concepción.

Con la creación del Obispado-Priorato se construiría el Seminario Diocesano en la calle Alarcos, que quedó inaugurado en el curso 1887-88, cuya iglesia la presidía desde el altar mayor la imagen de la Inmaculada, realizándose un novenario en su honor.

Los Jesuitas se establecerían en 1903 en Ciudad Real en lo que hoy es el Colegio Salesiano Hermano Gárate. En su iglesia, inaugurada el 27 de marzo de 1914, se fundó la Congregación ya extinguida de la Inmaculada y San Estanislao, y las Hijas de María que celebraban novenario en honor a la Inmaculada en el mes de diciembre.

Altar mayor de la Capilla de las Hijas de María Inmaculada

Se vería incrementado en nuestra ciudad el culto a la Inmaculada con la fundación en la calle Caballeros en 1918, de la Congregación de las Hijas de María Inmaculada. Conocidas como “Servicio Doméstico”, en su iglesia presidida por la imagen de la Inmaculada se encontraba erigida la Congregación de María Inmaculada y de Santa Zita formada por criadas. La comunidad religiosa desde su fundación celebra novena en torno a su patrona.
El palacio episcopal conserva, en el patio donde está establecido el archivo diocesano, un artístico retablo cerámico de grandes dimensiones de la Inmaculada Concepción, mandado realizar por el Beato Obispo-Prior D. Narciso de Estenaga y Echevarría. Fue pintada en cerámica por E. Orce en la fábrica, del barrio sevillano de Triana, de los hijos de M. Ramos Rejano en 1925. En la parte de abajo tiene una inscripción que dice "CURA ET PIETATE DI NARCISSI DE ESTENAGA EPISCI PRIOR ANNO MCMXXV".
La que fuera iglesia del Convento de la Congregación de Religiosas Adoratrices -Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad-, hoy salón de actos del Complejo Residencial para Personas con Discapacidad Psíquica "Guadiana" Módulo I, en la Ronda del Parque, guarda en lo que fuera su altar mayor un gran fresco de la Inmaculada firmado por J. Garrido en 1951.

El callejero de la ciudad también tiene una calle y plaza dedicada a tan importante misterio mariano junto al Monasterio de las Concepcionistas; son la calle y plaza de la Inmaculada Concepción en pleno barrio del Perchel. En la plaza desde 1973 hay una fuente coronada con una imagen de la Virgen de marmolina. La actual fuente e imagen son de 2008, la anterior fue destrozada en un acto de vandalismo.

Inmaculada que presidia el retablo del altar mayor del desaparecido Monasterio de las Concepcionistas

La Inmaculada Concepción fue nombrada Patrona de España en 1760 por el rey Carlos III y fueron varias instituciones las que se acogieron de manera especial a este patronazgo. Así el arma de Infantería del ejército español, que la tenía como patrona desde el siglo XVI, celebraba en nuestra ciudad esta festividad con varios actos mientras permaneció el Regimiento de Artillería RAIL hasta 1988. La Cruz Roja Española y sobre todo sus extinguidas Tropas de Socorro, también celebraban la festividad de la Inmaculada al tenerla como patrona, como el desaparecido Frente de Juventudes en la época franquista. Actualmente el Colegio Oficial de Farmacéuticos realiza varios actos en su honor.

Por último, decir que el voto que se instituyó en nuestra ciudad en 1631 y que se celebró en el Convento de San Francisco hasta que fue suprimido en virtud de la ley desamortizadora de 25 de octubre de 1820, pasó a celebrase en 1833 en el Monasterio de las Concepcionistas hasta 2008. Con la marcha de las monjas en el verano de 2009 a Osuna (Sevilla) por falta de vocaciones, el voto se celebra en la Parroquia de Santa María del Prado (Merced).

La Alcaldesa saluda a las Concepcionistas por ultima vez 8 de Diciembre de 2008 durante el voto

[1] INOCENTE HERVÁS Y BUENDÍA: Diccionario Histórico, Geográfico, Biográfico y Bibliográfico de la Provincia de Ciudad Real, Biblioteca de Autores Manchegos, Edición Facsímil 2002, Tomo 1 página 352.
[2]
JOSÉ JAVIER BARRANQUERO CONTENTO: Conventos de la Provincia de Ciudad Real, Biblioteca de Autores Manchegos 2003, página 375.
[3] JOSEPH DÍAZ JURADO: Singular Idea del Sabio Rey Don Alonso dibujada en la fundación de Ciudad Real, Ayuntamiento de Ciudad Real; Fondo Editorial 1986, página 119.

Fotografías : Las fotografías de la imagen de la Inmaculada Concepción que no tienen leyenda por orden de publicación son: La primera es el Cuadro de la Inmaculada que preside el altar mayor de la Parroquia de Nuestra Señora del Prado (Merced). El siguiente cuadro esta en la Parroquia de Santiago y es del siglo XVIII. El tercer cuadro es del siglo XIX y esta en los soportales de la Plaza Mayor. La Cerámica es del siglo XX y esta en el Obispado y por ultimo la fotografía del fresco corresponde a la antigua capilla de las Adoratrices.

viernes, 3 de diciembre de 2010

LA COFRADÍA DE LA FLAGELACIÓN CON LA CRUZ Y EL ICONO DE LAS JORNADAS MUNDIALES DE LA JUVENTUD

Miembros de los distintos Grupos Jovenes de nuestra ciudad
Es conocida como la "Cruz del Año Santo", la "Cruz del Jubileo", la "Cruz de la JMJ", la "Cruz peregrina"; muchos la llaman la "Cruz de los jóvenes", porque ha sido entregada a los jóvenes para que la llevasen por todo el mundo, a todos los lugares y en todo tiempo. Ésta es su historia:

Era en 1984, Año Santo de la Redención, cuando el Papa Juan Pablo II decidió que tenía que estar una cruz – como símbolo de la fe – cerca del altar mayor de la Basílica de San Pedro, donde todos pudiesen verla. Así fue instalada una gran cruz de madera, de una altura de 3,8 m, tal como él la deseaba.

Al final del Año Santo, después de cerrar la Puerta Santa, el Papa entregó esa misma cruz a la juventud del mundo, representada por los jóvenes del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo en Roma. Éstas fueron sus palabras en aquella ocasión: "Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención" (Roma, 22 de abril de 1984).

Los jóvenes acogieron el deseo del Santo Padre. Se llevaron la cruz al Centro San Lorenzo, que se convertiría en su morada habitual durante los períodos en los que aquélla no estuviera peregrinando por el mundo.

En 2003 al final de la Misa de Ramos, Juan Pablo II quiso regalar a los jóvenes una copia del icono de María Salus Populi Romani: "A la delegación que ha venido de Alemania le entrego hoy también el icono de María. De ahora en adelante, juntamente con la Cruz, este icono acompañará las Jornadas Mundiales de la Juventud. Será signo de la presencia materna de María junto a los jóvenes, llamados, como el apóstol san Juan, a acogerla en su vida." (Angelus, XVIII Jornada Mundial de la Juventud, 13 de abril de 2003). La versión original del icono es custodiada en la Basílica de Santa María la Mayor en Roma.

Ayer esa Cruz e Icono llegaban a Ciudad Real con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud que se celebran en Madrid en el próximo mes de agosto de 2011. Tras participar en una Vigilia en la Catedral, la Cruz e Icono fueron trasladados desde la Catedral hasta la Iglesia del Monasterio de las Madres Carmelitas por miembros de los Grupos Jóvenes de las Hermandades de Penitencia de nuestra ciudad, coordinados por el Vocal de Juventud de la Asociación de Cofradías Gonzalo Barrera García-Velasco. Entre esos jóvenes se encontraba la Vocal del Grupo Joven de la Cofradía de la Flagelación Beatriz Maldonado Martín.