martes, 11 de noviembre de 2014

EN LA CAPILLA FUNERARIA DE UN ILUSTRE CIUDADREALEÑO: HERNÁN PÉREZ DEL PULGAR



En la Iglesia del Sagrario de la Catedral de Granada, se encuentra la Capilla funeraria de Hernán Pérez del Pulgar y García Osorio, el célebre  ciudadrealeño héroe cristiano de la Guerra de Granada, quien, entre sus “Muchas Hazañas” –como dice su sobrenombre–, se infiltró en la ciudad nazarí al galope, en 1491, clavando un cartel con “Ave María” en la puerta de la mezquita mayor, para vergüenza de los moros. En vida fue conocido por el apodo Alcaide de las Hazañas o simplemente El de las Hazañas, y su lema, forjado sobre la superficie de su escudo, rezaba Quebrar y no Doblar.  


Tras la rendición de Granada en 1492 se instaló en Sevilla, donde se casó con su segunda mujer, doña Elvira Pérez del Arco, y se convirtió en historiador. Por mandato del emperador Carlos V escribió la Breve parte de las hazañas del excelente nombrado Gran Capitán, sobre las campañas de Gonzalo Fernández de Córdoba en Nápoles. En 1524 volvió a ser llamado por Carlos V, esta vez para dirigir la guerra contra Francia en la frontera pirenaica, y accedió a pesar de tener ya 73 años.


Al margen de esta crónica que, por sí misma, le sirvió para pasar a la historia de las Letras españolas del Renacimiento, Hernán Pérez del Pulgar fue autor de una notable carta a don Antonio de la Cueva, así como de una obra de filosofía vulgar titulada Mil proverbios. La figura del valeroso cronista manchego inspiró, en pleno siglo XIX, una obra del escritor y político granadino Martínez de la Rosa, titulada Hernán Pérez del Pulgar, el de las hazañas (Madrid, 1834). Posteriormente, se ocuparon de su vida y obra los historiadores -ambos también granadinos- Eloy Señán y Alonso (Hernán Pérez del Pulgar y las guerras de Granada) y Francisco de Paula Villa-Real y Valdivia (Hernán Pérez del Pulgar, de 1892).


El 11 de agosto de 1531, con ochenta años, murió Hernán Pérez del Pulgar, recibiendo sepultara en la capilla cedida por el propio Carlos V en Granada, en la encrucijada entre la Catedral, la iglesia del Sagrario y la Capilla Real; un lugar para su muerte del que se hizo merecedor con su vida.


La capilla se encuentra en el extremo izquierdo, tras el Altar Mayor, cerrada con una reja con el escudo de Hernán Pérez del Pulgar. La capilla cuenta con un retablo donde podemos ver en su mesa un blasón con el “Ave María”, hazaña realizado por Hernán durante la Guerra de Granada. En las paredes hay varios lienzos, uno de ellos es el retrato del ilustre ciudadrealeño, que se encuentra enterrado en el centro de la capilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario