martes, 27 de junio de 2017

BERNARDO MULLERAS GARCÍA


 
Foto Matos. Archivo López de la Franca

La calle que une la Plaza de Cervantes con la calle General Aguilera, lleva el nombre de Bernardo Mulleras, médico ciudadrealeño que nació en nuestra ciudad en la calle Calatrava el 18 de junio de 1877, y murió también en la calle Calatrava de  Ciudad Real,  el 17 de octubre de 1954. Francisco Pérez Fernández en sus “Efemérides Manchegas”, publicadas en el diario Lanza durante 1970,  le dedicó una el 18 de junio del citado año, cuyo título fue: “18 de junio de 1877, Nace Don Bernardo Mulleras, Apóstol de la Medicina”, que reproduzco a continuación y que nos acerca a la figura de este médico:

Ahora es un bar-taberna de la calle de Calatrava. Antes, hace un siglo poco más o menos, era una casa particular perteneciente a una familia ciudarrealeña por los cuatro costados y relativamente acomodada. Aquí, en una de las paredes, leemos la inscripción sobre sencilla lápida: “En esta habitación nació don Bernardo Mulleras García el 18 de junio de 1877”.

¿Recordáis al buenazo de don Bernardo? Aún nos parece verlo con su sempiterno cigarro puro, su mostacho de un rubio acentuado por la nicotina, su desaliño en el indumento, su frase ocurrente y oportuna… Definir su personalidad médica es bien sencillo: don Bernardo Mulleras fue un apóstol de la Medicina. Apóstol en el más amplio sentido de la palabra. Ejerció únicamente por hacer el bien, sin miras lucrativas. Todos sabemos que murió más pobre que vivió. Jamás pasó factura ni recibo a su numerosa clientela. La pagaban –si le pagaban- cuando querían, cobraba su sueldo de la Beneficencia y nada más. A nadie negó su auxilio: ricos y pobres le tuvieron siempre dispuesto con su bagaje científico y más aún con su arte clínico extraordinario y personal. Él decía siempre que convenía dejar obrar a la naturaleza, la más sabia de todas las ciencias, y que la, labor del médico consistía en procurar con sus recetas no perjudicar al enfermo, sino ayudar a esa naturaleza. Con tal criterio ejerció y la verdad es que siempre con resultados positivos.

Cuando salía de visitar en las casas humildes, dejaba unas monedas de plata para ayudar a la adquisición de medicinas o alimentos. Precisamente esta manera de proceder le salvó la vida. Había sido don Bernardo Mulleras político de ultraderechas, monárquico hasta la raíz, creyente sin mojigaterías, presidente del Casino, diputado provincial, miembro destacado de la Unión Patriótica, presidente de la Diputación provincial durante la Dictadura y hasta sabemos positivamente que estuvo en contacto epistolar con José Antonio Primo de Rivera cuando éste, allá por 1930, pensaba en la creación de un partido político “para continuar las enseñanzas y, en su día, la obra del Gobierno de mi padre”, según fragmento textual de una carta que reproduciremos íntegra en alguna otra ocasión, debidamente autorizados por el buen amigo que la posee. La ideología de don Bernardo Mulleras, que supo mantener siempre con gallardía y firmeza, fue el motivo de su detención apenas comenzada la guerra de Liberación nacional. El “comité” juzgador le condenó a muerte. Pero uno de los jefes de la cheka salió en su defensa y debió decir algo parecido a esto:

-“Yo no puedo condenar a muerte al hombre a quien debo la vida: hace unos años me asistió de una pulmonía y todos los días, apenas se marchaba, nos encontrábamos sobre la mesilla una moneda de un duro. Y yo estaba sin trabajo”.

Don Bernardo, salvó la vida. Algún caso raro se dio de reconocimiento de bondades y agradecimientos y éste fue uno de ellos.

Muchas más cosas se podrían decir de este médico ejemplar, consuelo de todos los humildes ciudarrealeños. Algún día publicaríamos, con tiempo y espacio, su más detallada semblanza biográfica. Hay anécdotas, ocurrencias, frases y episodios tan gráficos como aleccionadores. La vida de don Bernardo Mulleras no es de las vulgares. ¡Merece la pena contarla!


No hay comentarios:

Publicar un comentario