jueves, 15 de junio de 2017

LA FARMACIA DE ANTONIO GIL DE LA CALLE GENERAL AGUILERA



Los periódicos diarios de la localidad, dieron cuenta a su debido tiempo de la apertura de la Farmacia que en la calle General Aguilera, de esta capital, ha establecido nuestro particular y estimado amigo D. Antonio Gil e Hidalgo.

Por la lectura de los sueltos de nuestros queridos colegas, comprendimos que se trataba de algo que respondía a la iniciativa de un hombre que quería dotar a nuestro pueblo de todos los adelantos comprendidos en el ramo que abarca esta clase de centros.

Además, nuestro amigo el Sr. Gil, era una garantía para hacernos pensar en una instalación completa y acabada, pues abonan su competencia los concienzudos estudios que ha realizado en estos asuntos profesionales y una larga práctica en el Hospital provincial.


Atentos nosotros a cuanto significa mejoras en esta tierra querida, sentimos un espontaneo impulso que nos llevo a visitar la nueva Farmacia, con objeto de informar a nuestros lectores, pues siempre es bueno contar con establecimientos que reúnan, y más en los casos en que se trata de la salud, las condiciones que son necesarias.

Hemos de confesar que los sueltos de la prensa en nada habían exagerado al elogiar la Farmacia de la calle del General Aguilera, como tampoco nos habíamos equivocado nosotros al calificar de buen acierto la determinación del Sr. Gil, a practicar de un modo tan brillante su carrera.

Gratamente impresionados quedamos al contemplar la pulcritud, el buen gusto, la selección con que en las amplias vitrinas de este establecimiento, están colocados los productos para la venta. El más refinado orden ha presidido en todo, La fachada de la Farmacia también presenta aspecto muy sugestivo, sobre todo el esplendido escaparate, que es como el heraldo avanzado de lo que en el interior se contempla con suma satisfacción.


Cuenta esta nueva Farmacia con un departamento de esterilizaciones, que es la última palabra, lo más nuevo y práctico de la Cirugía operativa, dotado por un magnifico autoclave, modelo novísimo, botes, cajas para el transporte del material, mesa de cristal, aparatos de enrarecimiento por el vacío, y en una palabra, lo más moderno en preparación de soluciones inyectables.

No es de extrañar pues, que el establecimiento del Sr. Gil, se vea favorecidísimo por el público desde el día de su apertura, contando en tan poco tiempo con numerosa clientela que irá aumentando seguramente a medida que la población se percate de las garantías que en esta Farmacia se le ofrecen.

Nuestro fotógrafo impresionó tres placas, que reproducimos y adjuntamos para mayor ilustración del lector.

Reciba el estimado amigo, Sr. Gil, nuestra más cordial enhorabuena, a la par que le deseamos todas las prosperidades que merece por su amor a la Ciencia y por su desprendimiento al hacer una tan magnífica instalación, que es el resultado de su experiencia en estas materias y labor extraordinaria nacida del amor a la facultad, y que al honrar a quien la lleva a cabo de modo altamente grato y satisfactorio, honra a nuestra ciudad, donde quisiéramos ver secundados estos ejemplos.

Revista “Vida Manchega”, Año II, Núm. 62, página 5

 
Esta fotografía es de los años sesenta del pasado siglo XX, y en ella aparece D. José Rubio Lumbreras, popularmente conocido como Pepe el de la Farmacia

No hay comentarios:

Publicar un comentario