jueves, 22 de junio de 2017

QUIEN FUE FRANCISCO AGUILERA Y EGEA



La calle peatonal que une la Plaza Mayor con la Plaza del Pilar, lleva el nombre de “General Aguilera”, personaje ciudadrealeño que muchos desconocen sus datos biográficos. Pero ¿Quién fue el General Aguilera?

 
Homenaje que recibió el General Aguilera en 1914 en Ciudad Real

D. Francisco Aguilera y Egea, fue un militar y político español, nacido en Ciudad Real, el  21 de diciembre de 1857,  en la calle Libertad número 12, muriendo en  Madrid el 19 de mayo 1931, siendo trasladados sus restos a Ciudad Real, para ser enterrado en el cementerio de la tierra que le vio nacer.

 
Fotografía de 1914 del General Aguilera con las autoridades locales y provinciales ciudadrealeñas

Francisco Aguilera estudió en la Academia de Infantería de las Salesas Reales de Madrid, donde salió de oficial, siendo su primer destino Cuenca. Intervino en la guerra de la independencia de Cuba. En el año 1909 participó en la campaña de Melilla, y dos años más tarde en la de Tetuán, siempre actuando con valentía y arrojo, lo que le proporcionó un alto prestigio e influencia dentro del ejército español. Formó parte del gobierno de concentración formado por García Prieto, como ministro de Guerra, entre los meses de abril y junio del año 1917. En el año 1923 su nombre circuló entre los posibles candidatos para desempeñar la dictadura en España, hecho que él mismo se apresuró a corroborar públicamente declarándose favorable a la instauración de un gobierno fuerte y autoritario como única salida política al marasmo sociopolítico que venía sufriendo el país. En ese mismo año fue nombrado presidente del Consejo Supremo de Guerra y Marina, hasta el año 1926, donde llevó a cabo una depuración militar contra los responsables del desastre de Annual, acaecido el 22 de junio del año 1921, por el que las tropas rifeñas de Abd el-Krim aplastaron al ejército español ocasionando 12.000 bajas en las tropas españolas y arruinando la tarea de doce años de presencia efectiva española en Marruecos. Con motivo de la solicitud del suplicatorio para procesar al general Berenguer, Francisco Aguilera escribió una carta muy dura al ex-presidente del gobierno, Joaquín Sánchez de Toca, que se convirtió en un auténtico escándalo cuando este último la hizo pública. Sánchez de Toca era ferviente partidario de buscar responsabilidades del desastre de Annual dentro del ámbito militar, dejando a un lado a los políticos civiles, además de propugnar una línea de gobierno que destacaba la supremacía del poder civil por encima del militar. Francisco Aguilera tuvo un serio encontronazo en el Senado con otro “civilista”, Sánchez Guerra, quien le propinó una sonora bofetada en público, el 3 de julio del año 1923, que acabó con la presunta carrera hacia la dictadura del general.

 
El General Aguilera falleció en 1931 en Madrid, siendo trasladado para ser enterrado a Ciudad Real

Durante toda la dictadura del general Primo de Rivera, Francisco Aguilera mantuvo serios enfrentamientos con el nuevo régimen político, convirtiéndose en el símbolo de la oposición militar hacia el gobierno. La desavenencia entre ambos generales era cada más acusada. Cristalizó el 24 de junio del año 1926, cuando Francisco Aguilera encabezó nominalmente el intento de levantamiento contra la dictadura, llamado Sanjuanada, porque ocurrió la noche del día de San Juan. Francisco Aguilera contó con la colaboración del coronel Segundo García, del teniente coronel Bermúdez de Castro y con el prestigioso general Valeriano Weyler, además de todo un grupo heterogéneo de las fuerzas políticas e intelectuales del país, con figuras tan relevantes como Melquíades Álvarez, el conde de Romanones, la Alianza Republicana de José Giral, y un gran número de intelectuales de la talla de Ortega y Gasset, Antonio Machado, Vicente Blasco Ibáñez, Gregorio Marañón, etc. Según el manifiesto lanzado por este conglomerado de personas y grupos políticos, lo que se pretendía era salvar a la monarquía y desmarcarse de las modalidades y corruptelas políticas que se venían practicando desde los tiempos de la Restauración, y dar un toque de atención a la desastrosa política que practicaba el gobierno autoritario del general Primo de Rivera. El movimiento sanjuanista fracasó, y con él la carrera política de Francisco Aguilar, quien ya no obtendría un cargo más en la azarosa política española del momento. No obstante, desde su posición de militar con prestigio siguió alentando medidas conspiradoras contra el gobierno de Primo de Rivera: encabezó en el año 1929 la llamada Conspiración de los artilleros, también abortada. Finalmente, en el año 1931, Manuel Azaña, ministro de la Guerra de la naciente II República española, lo nombró capitán general poco antes de suprimir dicho cargo de la nomenclatura militar española.

 
El entierro del General Aguilera en Ciudad Real, fue multitudinario

Ciudad Real le tributó varios reconocimientos en vida, fue nombrado Hijo Predilecto y a su muerte sus restos fueron trasladados a Ciudad Real, siendo su entierro multitudinario, descansando sus restos en nuestro cementerio.

 
Nicho que ocupa los restos mortales del General Aguilera en el cementerio capitalino

No hay comentarios:

Publicar un comentario