lunes, 15 de diciembre de 2014

EN LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL PRADO DE CASAR DE CÁCERES



La patrona del pueblo Casar de Cáceres, cercano a la capital extremeña de Cáceres, es la Virgen del Prado. Cuenta la historia de esta imagen mariana, que en una batalla entre cristianos y almohades, hacia 1174, se luchaba en torno a Cáceres, y los cristianos son derrotados. Éstos se reorganizan y al día siguiente, en el valle de Valdebarajas se produjo el choque. D. Pedro Fernández Hurtado, cuando iba ganando dijo: "Tente, día, para que pueda vencer a estos leones". Pero el agotamiento y la sed los iba minando, cuando los lugareños, que querían huir, se dieron cuenta de la presencia de una señora vestida de blanco y azul que desde un pozo cercano llevaban agua a los que combatían más lejos. Con el ejemplo, se llegó a vencer al emir Tusuf Abu Jacob. Poco antes de retirarse, el Maestre buscó a la señora, pero no apareció, y todos se convencieron de que aquella mujer era la Virgen. Con el tiempo, en el lugar de la batalla se levantó una ermita y al pozo se le llamó "Pozo de la Virgen", y alguien esculpió una imagen, que se llamó Virgen del Prado.

Pórtico de la ermita y azulejo que recuerda la Coronación Canónica de la imagen de la Virgen en 1988

La imagen de la Virgen se encuentra durante todo el año, en un descampado denominado “Viñas de la Jara” a 8 km de la localidad. La ermita cuenta con un pórtico con arcos de medio punto sobre columnas de granito que soportan bóvedas de aristas de ladrillo, circundando la cabecera, el costado de la epístola y el hastial de los pies. En el pórtico luce un azulejo talaverano con la imagen de la Virgen, recordando el día de su Coronación Canónica, 1988 y el nombre de la  familia Tovar Patrón que regaló dicho azulejo a la ermita. Los primeros testimonios documentales corresponden al año 1524.

Interior de la ermita y retablo que lo preside en el altar mayor con la imagen de la Virgen

La ermita tiene una nave dividida en dos tramos con un coro alto a los pies y cubierta con bóveda de cañón con lunetos, y presbiterio cerrado con interesante bóveda de terceletes en cuya clave está el escudo policromado de los Golfines, mecenas que ayudarían económicamente a la construcción del presbiterio en los años finales del siglo XV. Un camarín cubierto con cúpula semiesférica con pechinas, obra del siglo XVIII, concretamente en el año 1788, dándole entrada por la sacristía vieja y que se ha embellecido recientemente con columnas de mármol y cuatro de las mujeres fuertes pintadas por el pintor Ortiz de Badajoz en las pechinas del camarín, de las existentes en el Real Monasterio de Guadalupe: Rut, Jael, Judit y Esther, donación de la familia Pérez López en el año 1992, con marquetería realizada a mano en Rabat (Marruecos).

Imagen de la Virgen del Prado

Pueden distinguirse varios momentos constructivos que van desde el más antiguo en el presbiterio de finales del siglo XV, la nave es de los años finales del siglo XVII y el camarín del siglo XVIII. En el lado del Evangelio se conserva un óleo sobre lienzo con la representación de San Juan Evangelista escribiendo el Apocalipsis, del siglo XVIII, con un marco de rocallasobra del pintor Nicolás Antonio José Hidalgo, natural de Villanueva de la Serena; y otro óleo con la Adoración de los Pastores, obra también realizada por el pintor  Nicolás Antonio José Hidalgo, siendo restaurados en el siglo XVIII por su sobrino Ignacio José Hidalgo Gallardo, tal y como consta en una inscripción existente en el óleo de la Adoración de los Pastores. En el camarín un Niño Jesús vestido, popular, del siglo XVIII.

Cruz Pectoral donada por el Obispo de Coria-Cáceres a la Virgen del Prado, con motivo del XXV Aniversario de su Coronación en 2013 y cúpula del camarín

En el presbiterio hay una verja de hierro separando de la nave, del siglo XIX. Un grupo de pinturas murales trasladadas a lienzo: Anunciación, Coronación de la Virgen y  Asunción, de finales del siglo XIX; Cristo predicando el sermón de la montaña y Cristo predicando ante varios templos paganos, son obras del año 1930; la representación de la Coronación de la Virgen está firmada por José María López Rodillo.

Niño Jesús del siglo XVIII y lugar donde se coloca la Virgen para ser cambiada en el camarín de la Virgen

Retablo mayor rococó en el ábside, de mediados del siglo XVIII, con un cuerpo rematado con dos ángeles tocando trompetas; la decoración es de rocallas, fue dorado del año 1777; en él, se encuentra un imagen vestida, aunque es de talla completa, tiene rostrillo y corona de plata del siglo XVIII, piezas probablemente salmantinas; la parte inferior del retablo, un imagen de vestir del Niño Jesús del siglo XVIII. A los lados del retablo hay dos cuadros de Jesús predicando en el monte y San Pablo en el Areópago de Atenas. En la hornacina principal del retablo mayor se encuentra la imagen de la Virgen de los años iniciales del siglo XIV. Es una talla completa a la que se tiene gran devoción bajo la advocación de Santa María del Prado. Fue coronada canónicamente el 15 de agosto de 1988 por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Coria-Cáceres don Jesús Domínguez, el promotor de la idea fue el párroco don Esteban Durán.

Virgen del Prado en su camarín y pozo del cual según la leyenda cogía agua la Virgen

La fiesta en honor a la Virgen se celebra el lunes de Pascua de Resurrección, también llamada “Día de las Cruces”, celebrándose una importante romería a la que acuden los vecinos de la localidad y de otros lugares cercanos. Se celebra la Santa Misa y se saca a la Virgen en procesión. La Virgen se traslada todos los años al pueblo en el mes de septiembre donde se celebra un novenario solemne. El último domingo del mes de septiembre la Virgen del Prado regresa a su ermita tras nueve días de estancia en la localidad.

Fuente del peregrino que se encuentra enfrente de la ermita y yo junto a una tumba altomedieval antropomorfa excavada en la roca correspondiente al siglo VII d. C. que se encuentra junto a la ermita


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada