martes, 3 de febrero de 2015

LA CALLE DORADA


Dibujo de la portada de la casa del Marqués de Villater, publicada en la colección de postales de España Artística con el número 15

Que es la que hoy se llama de Ruiz Morote en memoria de este ilustre pedagogo manchego, educador de muchas generaciones de niños y adultos ciudadrealeños con sus sabias explicaciones y preciosos libros.

 
La calle Ruiz Morote en los años cincuenta del pasado siglo XX. En la fotografía podemos ver donde estaba ubicada la portada, siendo entonces propietarios del inmueble la familia Fernández Alcázar

No he podido encontrar el origen de llamarse Dorada esta calle, del primitivo Villa Real, la más empinada, la de más cuesta de la población, perteneciente al barrio del Alcázar y muy cercano a él, no siendo por tanto del antiguo Pozuelo de D. Gil, que ocupaba el otro altozano desde la Puerta de Santa María a la Plaza del Concejo, después de la Constitución y hoy del Generalísimo.

Puerta de la casa del Marqués de Villater en la calle Ruiz Morote. En el siglo XVIII ostentaba este título nobiliario D. Gaspar  Sancho Varona y Loaissa, que fue un personaje de la vida pública ciudadrealeña en aquel siglo

¿Sería acaso por la casa señorial del Marqués de Villater, después de los Ferrandiz, cuya bella portada, tiene el color rojizo y a distancia ofrece la perspectiva del color dorado?

Nosotros hemos conocido enfrente de ésta las Escuelas Normales de Maestros y Maestras, instaladas en un viejo edificio que había sido Hospital de San Juan de Dios, fundado por los beneméritos hijos de Ciudad Real Treviño y Tufiño, que desde América, enviaron sus caudales para su construcción.

Otra vista de la portada antes de la demolición del edificio

Tenía esta casa de caridad adosada una no pequeña Iglesia, llamada de San Juan de Dios, ostentando sobre su puerta la esfinge del Santo Patrón de gran tamaño y la simbólica cruz sanjuanista.

Momento de la demolición del inmueble de la calle Ruiz Morote. La portada fue  desmontada y guardada en los almacenes municipales

El tiempo y la mano destructora del hombre que todo lo borra, no ha dejado huella de lo que fue Hospital y después Escuelas Normales que hemos conocido no hace muchos años.

Emilio Bernabeu (Diario “Lanza” lunes 7 de noviembre de 1955, página 4)

Ubicación actual de la portada en el Museo del Quijote

No hay comentarios:

Publicar un comentario