martes, 30 de agosto de 2011

LA VIEJA Y ACTUAL SILLA EPISCOPAL EN LA CATEDRAL DE CIUDAD REAL



La desaparecida Silla Prioral de Uclés de nuestra Catedral

La iglesia más importante de una diócesis es la catedral, donde el obispo preside la misa y otras ceremonias. La catedral contiene la cátedra (del latín cathedra, ‘silla’) episcopal, desde donde el obispo predicaba a la comunidad en los primeros tiempos.

De todos es sabido que la Prelatura Cluniense o Priorato Nullius Dioeceseos de las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa (que son las Órdenes Militares Españolas), fue creada por Su Santidad el papa Pío IX, mediante las Letras Apostólicas Ad Apostolicam, de 18 de noviembre de 1875, ejecutadas por el cardenal Moreno, arzobispo de Toledo, el 15 de mayo de 1876, y promulgadas solemnemente en Ciudad Real, el 4 de junio de 1876, domingo de Pentecostés.

La Silla Prioral tenia un gran valor histórico y artístico y fue regalo de Alfonso XII

Una vez creado el Obispado-Priorato y elevada la antigua Parroquia de Santa María del Prado a Iglesia Prioral, había que adaptarla a sus nuevas funciones y dotarla de todo lo necesario para su nueva dedicación. Entre los nuevos elementos que hacían falta en el templo se encontraba la silla episcopal, que llegaría con las gestiones del primer Obispo-Prior, D. Victoriano Guisasola y Rodríguez, ante su majestad el Rey Alfonso XII, Gran Maestre de las Ordenes Militares.

Por decisión del Rey, se dono a la Iglesia Prioral de Ciudad Real en 1881, la gran silla Prioral procedente de Uclés del siglo XIII, que estaba depositada en el Museo Arqueológico Nacional desde 1835, que tenia un gran valor histórico. Esta silla fue eregída en cátedra episcopal de Ciudad Real desde 1881 hasta 1936, en que fue desmontado el coro capitular y desapareció.

Interior de la silla, donde puede apreciarse la extraordinaria ejecución del siglo XIII

Era esta silla Prioral de Uclés una verdadera obra de arte de seis metros de altura por uno de ancho, con una profusa talla, bellísima, del periodo gótico florido. Tenía doselete que apoyaba sobre columnas conopiales en una estructura poligonal. Los tableros de su parte inferior eran lisos, pero el respaldo desde los brazos al dosel constaba de tres cuerpos cuajados de tracería. El doselete lo componían otras tres partes: inferior, de arcos conopiales con crestería bibrebolada y agujas en los ángulos, rematando en grupos bastardos; central, más estrecha y alta, dividida por contrafuertes con arbotantes y agujas dobles, entrepaños de arcos lanceolados inscritos en otro semicircular, sobre los que votean rosetones con tracería cobijada por arcos conopiales, agujas y crestería y, finalmente, la superior, de forma piramidal con dobles ajimeces y rosetones, en sus caras, rematado con una piña.


La silla del Beato Obispo-Prior, D. Narciso Estenaga, en la capilla del Santísimo

Por desgracia como ye dicho anteriormente, esta artística e histórica silla desapareció en 1936. Terminada la Guerra Civil Española, actúo desde 1943 hasta 1960 como silla episcopal, la que actualmente se encuentra en la capilla del Santísimo, que es de madera sobredorada con pan de oro, y que perteneció al Obispo-Prior mártir, el actual beato D. Narciso Estenaga y Echevarría y que lleva en su parte superior su escudo.

Actual Cátedra Episcopal en el Altar Mayor de la Catedral de Ciudad Real


Durante los años sesenta del pasado siglo XX, nuestra Catedral fue sometida a una profunda restauración, y se doto de elementos artísticos que habían desaparecido durante la Guerra Civil, como la sillería del coro de los capitulares y la silla episcopal.

Respaldo de la silla con la imagen de San Juan Bautista

Esta fue realizada, al igual que el resto de la sillería del coro, en el año 1960 por los hermanos Cruz Solis. La Cátedra Episcopal esta mas alta que el resto de la sillería del coro, y tiene un amplio respaldo, ocupado por la imagen de San Juan Bautista, con indumento de piel de cordero y amplio manto. Su cabeza es bella y poderosa, de enérgicos rasgos y casi exenta; en la parte inferior, las veneras de las Cuatro Ordenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa. La cátedra esta coronada por el escudo del Obispo-Prior D. Juan Hervas y Benet, que fue quien pago de su bolsillo su realización. Una verdadera obra de arte que sustituyo a la antigua e histórica silla Prioral de Uclés y que desde 1960 es el lugar que el Obispo-Prior preside las solemnidades en la Catedral.

La actual Silla Episcopal, esta coronada con el escudo de D. Juan Hervas y Benet, Obispo-Prior que sufrago la misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada