martes, 23 de agosto de 2011

OCTAVA DE LA VIRGEN DEL PRADO


SOLEMNE FUNCION RELIGIOSA

A las 10’30 de la mañana de ayer lunes 22 de Agosto, se oficio la Solemne Función que la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora la Virgen del Prado, ofrece a su excelsa Titular. A la misma asistieron una amplia representación de la Ilustre Hermandad y Corte de Honor, la Alcaldesa de Ciudad Real acompañada de dos Concejales, el Pandorgo y la Dulcinea y sus Damas, tanto juveniles como infantiles.

La Santa Misa estuvo a cargo del teólogo, Rvdo. Sr. D. Antonio García-Cano Lizcano, ciudadrealeño que esta ejerciendo como profesor de teología en el seminario de Murcia, y fue concelebrada por miembros del Excmo. Cabildo Catedral, y varios sacerdotes hijos de Ciudad Real.

En su homilía, el sacerdote recordó la importancia conmemorativa del 22 de agosto, del mismo modo que llamó la atención sobre el hecho de que este año se cumple el 75 aniversario del asesinato del obispo de Ciudad Real, Narciso Estenaga y de su secretario Julio Melgar en los primeros días de la Guerra Civil. En el plano personal, García-Cano, recordó que tal día como ayer de hace 23 años, cantó su primera misa en la misma basílica-catedral de Nuestra Señora del Prado después de haber sido ordenado sacerdote, el día 15 de agosto en Burgos, en cuyo seminario había completado sus estudios.


Del mismo modo, el oficiante mencionó con especial interés la conclusión de la Jornada Mundial de la Juventud que concluyó el pasado domingo en Madrid. García-Cano Lizcano subrayó especialmente el éxito de organización que fue el encuentro del Papa Benedicto XVI con cientos de miles de jóvenes, y se detuvo en un análisis del lema elegido para esta edición, Arraigados y edificados en Cristo. Firmes en la fe, que a su juicio se explica en la que la fe necesita unas raíces sólidas, puesto que será sometida a prueba «por las contrariedades de la vida». El teólogo ciudadrealeño se sumó también a las voces que desde la Iglesia cuestionan «el relativismo» y la «presión de un cierto laicismo», para «situar a Dios fuera de nuestra vida social».


El Presidente de la Ilustre Hermandad, realizando la lectura del día de hoy festividad de Santa María Reina

El sacerdote también se refirió al amor a la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora del Prado que unas horas después habría de plasmarse en las calles llenas para asistir a la procesión de la Octava.

El predicador de la Octava, el Rvdo. Sr. D. Antonio García-Cano Lizcano

El Hermano Mayor Pascual Crespo Crespo, realizando las preces

El M. I. Sr. D. Jose Valiente Lendrino, incesando al pueblo antes de la consagración

Clero participante en la Solemne Función, al concluir la misma

El hijo de Ciudad Real y hermano de la Ilustre Hermandad, Rvdo. Sr. D. Angel Puentes Arenal

Lugar donde reposan los restos de los beatos Narciso (Obispo) y Julio (Sacerdote)

El Presidente de la Ilustre Hermandad, Francisco Pajarón López y la Presidenta de la Corte de Honor, Pilar Cid Gomez, hacen entrega de un recuerdo al predicador de la Octava



INVITACION DEL HERMANO MAYOR

Como viene siendo tradicional, tras la celebración de la Solemne Función, las dependencias de la Sacristía y Sala Capitular fueron el lugar donde se sirvió por parte del Bar Restaurante España, el aperitivo que el Hermano Mayor saliente ofrece a la Hermandad.

Durante el aperitivo, fue entregado al Hermano Mayor, Pascual Crespo Crespo, un recuerdo de la Hermandad por el año que ha estado ocupando el cargo. También fue entregado al exmiembro de la Junta Directiva, German Chacon Cobo, un cuadro de nuestra Titular como recuerdo de su trabajo a favor de la Hermandad.


Momento de la entrega de la metopa con la Virgen del Prado, por parte del Presidente al Hermano Mayor saliente

German Chacon Cobo junto a otro gran cofrade, Ramon Zapata

El Hermano Mayor saliente, Pascual Crespo Crespo, junto al entrante, Ricardo Chamorro Prado, en presencia de la Alcaldesa, Rosa Romero Sanchez, durante el aperitivo servido ayer


PROCESION

La Santísima Virgen del Prado volvió ayer a pasear majestuosa por las calles de su ciudad, abarrotadas de fieles que no dudaron ni un instante en acompañar con devoción a su patrona como ya hicieran hace una semana con motivo de la Asunción de la Virgen en cuerpo y alma a los cielos.

Tal y como sucedió entonces, Nuestra Señora del Prado abandonó durante unas horas la Catedral para bendecir a los vecinos de Ciudad Real, que alumbraron a su patrona con numerosas velas, un reguero de luz y fervor que guió al paso de la Virgen por las céntricas calles de la capital.


El repique de campanas anunció, a las ocho de la tarde, el inicio del desfile procesional con motivo de la festividad de la Octava al que se fueron incorporando cientos de fieles, mientras la imagen de la ‘Reina del Prado’ aguardaba en el atrio para iniciar su recorrido por el casco antiguo de la ciudad.

En torno a las 20.40 horas, una vez que la Banda de Música de la Agrupación Musical de Ciudad Real interpretó el himno de España, el paso de Nuestra Señora del Prado echó a andar. La marcha procesional ‘Caridad del Guadalquivir’ acompañó a la Virgen durante los primeros metros junto a una ligera brisa, muy agradable tras las altas temperaturas registradas en los días precedentes.

Justo a continuación del pueblo transitaron los hermanos de la Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado -que cuenta ya con unos 1.200 componentes- con su estandarte y sus faroles, y una representación de la Corte de Honor de la patrona, que preside Pilar Cid y que integran cerca de 3.000 mujeres.

El Pandorgo, la Dulcinea y las Damas 2011 iban justo delante del paso, que este año ofrecía como novedad la restauración de la media luna situada delante del manto de la Virgen, de tisú de plata con bordados en oro y pedrería, regalo de Elisa Cendreros, viuda de Medrano, a la patrona. El paso lucía un hermoso ornamento floral realizado por los miembros de la Corte de Honor.

La presidencia religiosa, en ausencia del obispo, Antonio Algora, la ostentó el vicario general de la Diócesis, Miguel Esparza Fernández. La civil la encabezó la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, acompañada de los concejales populares Miguel Ángel Rodríguez, Miguel Ángel Poveda y Pedro Lozano.

Miembros de la Junta Directiva de la Ilustre Hermandad, junto al Hermano nº1 de la misma Fernando Sanchez Izquierdo

El Secretario de la Ilustre Hermandad, siempre preside el paso de la Virgen

El paso de la Virgen del Prado en el momento de abandonar la Catedral e iniciar su desfile procesional

Presidencia religiosa, con el Vicario General y Presidente del Cabildo Catedral a la cabeza, junto a miembros del Excmo. Cabildo Catedral y sacerdotes hijos de Ciudad Real

Presidencia civil formada por la Alcaldesa de Ciudad Real, junto a varios Concejales y el Superintendente de la Policia Municipal

La Virgen a su regreso a la Catedral

La Procesión termina con el canto de la Salve

Al termino de la Salve, se produce de forma simbolica la entrega del cetro del Hermano Mayor saliente al entrate


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada