miércoles, 26 de febrero de 2014

“CALLES DE CIUDAD REAL” DE CARLOS BARBA SALVADOR



El escritor Carlos Barba Salvador presentó el pasado viernes en la galería Aleph la novela Calles de Ciudad Real, editada a través del servicio de autoedición de www.artgerust.com, la primera parte de una novela social sobre una ciudad con unas “características muy fuertes y marcadas” en la que varias personas, que se han ido quedando “descolgadas, que no han tenido hijos y no han salido de la ciudad”, forman un grupo heterogéneo.

Estos personajes, varones de 30 años en adelante, están “tan solos que están unidos”, “no saben salir” de una realidad estancada a la que se han acomodado, en la que ya han decidido quedarse y por la que, pese a todo, sienten querencia. 

Su rutina se rompe al iniciar uno de ellos una relación sentimental, cambio que origina que comience a resquebrajarse la relación del grupo, comenta Barba, que indica que esta primera parte de la novela es autónoma por sí misma y tiene previsto sacar antes de fin de año la segunda y tercera parte en un mismo tomo si las autoedita, aunque también está en conversaciones con una editorial interesada en publicar las tres partes juntas.

Escrita en presente continúo y con ágil ritmo, Barba emplea diversos registros en favor del dinamismo de una novela de capítulos cortos que lo mismo pueden estar narrados, ser un diálogo, un diario o una conversación telefónica con la transcripción de lo que dice sólo una de las partes.

Cerrada

En la novela, todo sucede en la calle, en concreto, en el barrio de la Morería, de una ciudad “muy cerrada, prejuiciosa y clasista”, con pocas oportunidades laborales, en la que costaba ver “lo que había en el resto del mundo” y de la que hasta no hace mucho era “difícil salir”.

Esto ha cambiado bastante en los últimos años gracias a las redes sociales, pero antes era una ciudad en la que parecía que todo “costaba demasiado y había poco contacto con el exterior”.

En el paisaje gris que pinta Barba, hay comicidad tendente al humor negro, descripciones propias del romanticismo, reflexiones tanto filosóficas como esperpénticas y rasgos que recuerdan a la literatura de Bukowski.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada