sábado, 30 de abril de 2011

HACE UNA SEMANA, ERA SÁBADO SANTO



“Fui haciéndome mayor y los días previos a la Semana Santa me acercaba a San Pedro ayudar al montaje de los pasos de nuestras titulares y poco a poco fui conociendo a algunos miembros de la junta de gobierno entre los que recuerdo Paco Vera, María Teresa Laguna, José Pozo, Francisco Blanco, Antonio Gómez y Emiliano Tristán. Pero mis recuerdos de hermandad me llevan a una persona, alta, delgada y graciosa, me refiero a don Enrique Oliver Cruz ejemplo para todos nosotros, persona sencilla donde los haya, entregado en cuerpo y alma a nuestra hermandad y que nos daba vida cofrade a todo aquel que de una manera u otra se acercaba a él para hablar de Semana Santa.

De el aprendí muchas cosas y a querer a nuestras dos Titulares, por eso sirva mi agradecimiento de una forma pública a este hombre que fue Gran hermano mayor para todos nosotros y para nuestra Hermandad. Gracias Enrique por enseñarnos a querer a nuestras Titulares como tú las quieres.

Mi vinculación con la Cofradía cada vez se fue haciendo mas intensa gracias a la amistad que comencé a tener con Enrique, quien me ofreció formar parte de la junta de gobierno como Vocal en 1987 y comencé a trabajar con un compromiso más firme y con mucha ilusión en todo aquello que requería mi colaboración. Así durante mi pertenencia a la junta de gobierno donde llegue a ocupar el cargo de Vicemayordomo, a parte del de Vocal viví momentos históricos para esta cofradía, como la incorporación de la imagen de San Juan al paso de la Santa Cruz que posteriormente dejaría las ruedas para ser portado por hermanos costaleros en 1993, o la publicación del primer boletín de la Cofradía y en el que puse todo mi empeño.


Pero ya se sabe que en la vida todo cambia y tras la salida por primera vez de la Cofradía de la Flagelación en 1991 y mi posterior nombramiento como Hermano Mayor de la misma, me hizo que tomara la decisión de dejar en 1995 mis cargos en esta histórica cofradía. Aunque nunca he dejado de participar en la estación de penitencia vistiendo todos los Sábados Santos la túnica negra de alto capillo y desde que me lo propusiera en el año 2000, el que también fuera hermano mayor de nuestra corporación, Tomás Jesús Robledo de Dios, llevo el Libro de Reglas que como todos sabéis, es el libro donde se recogen los estatutos de la Cofradía. Es decir la ley de la hermandad que todos nosotros debemos respetar y aplicar el día a día.”
(Texto del II Pregón de la RealHermandad de Nuestra Señora de la Soledad, que pronuncie el 6 de marzo de 2009 )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada