viernes, 10 de junio de 2016

LA CASA O MANSIÓN QUE NUNCA FUE RESIDENCIA DEL CONDE DE LA CAÑADA


 
Casa de los Navas-Aguirre de la calle Lanza con Conde la Cañada, tal y como estaba hasta los años noventa del pasado siglo

Cualquier turista que llega a nuestra ciudad y quiere visitar sus monumentos, se encontrará que en la lista de los mismos figura la llamada “Casa del Conde de la Cañada”, e incluso algún historiador contemporáneo la ha llamado la mansión del Conde. No sé donde se han documentado tanto el patronato de turismo de nuestra ciudad, así como ciertos historiadores locales, ya que la fachada en cuestión que se encuentra en la calle Lanza, esquina con la calle Conde de la Cañada, nunca fue residencia del Conde de la Cañada, siendo sus propietarios desde que se construyó esta edificación a principios del siglo XX, utilizando restos de un edificio renacentista, de la familia Navas-Aguirre; quien la vendería en los años noventa para edificación de pisos, conservándose su fachada, al haber sido declarada bien de interés cultural, con la categoría de monumento, por decreto de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha 18/1992 de 19 de febrero.

 
Vista de la vivienda de la cual solo se conserva su fachada de la calle Lanza

La casa del Conde de la Cañada se encontraba en la mitad de la calle que lleva su nombre, antes calle Sangre, pero de ella me ocupare mañana.

La casa de los Navas-Aguirre, es un edificio que se ubica, como ya he dicho, en la calle Lanza esquina con la calle Conde de la Cañada. Es un edificio moderno que conserva la fachada de la anterior construcción de principios del siglo XX, fachada que tiene dos partes totalmente diferentes, tanto cronológicamente como morfológicamente.

 
Estado actual de la parte derecha de la fachada, restos de una edificación renacentista

La fachada de principios del siglo XX es muy regular, compuesta de dos plantas en su mayor parte y con un pequeño cuerpo sobreelevado encima del último balcón de la izquierda. Cuerpo que se construye para equilibrar la edificación con respecto al cuerpo de piedra en el lado opuesto.

 
Mirador de madera y cristal

Las dos plantas están divididas por una fina línea de imposta con decoración geométrica sencilla. En la planta baja está la puerta flanqueada por dos ventanas a cada lado más otra un poco más separada en la parte izquierda.

 
Escudo heráldico que se atribuye al enlace entre Ramón Benítez de Alfariz y la V marquesa de Torremejía, María del Carmen Osorio Ibáñez de Leyba

Las ventanas y la puerta están enmarcadas por una decoración apenas sobresaliente, hecha con el mismo ladrillo que encierra unos azulejos con detalles vegetales en amarillo y azul de cerámica de Ruiz de Luna de Talavera de la Reina (Toledo).

Escudo esquinero labrado en piedra, blasón atribuible al enlace de Francisco Rodríguez de Ledesma y Salazar con una hija de los señores de Picón, apellidados Dávila Estrada y Bedmar
La primera planta abre balcones enmarcados por una decoración de ladrillo muy simple y apreciamos una línea decorativa que recorre toda la fachada a la altura de dos tercios de los balcones y que repite la misma decoración de ladrillo en entrante y saliente de la línea decorativa bajo el alero.

 
Fachada de ladrillo de principios del siglo XX

El cuerpo de la izquierda está unido y sólo diferenciado por una mayor distancia entre los huecos y con un pequeño cuerpo sobreelevado con dos ventanas sencillas que configuran una pequeña segunda planta.

 
Puerta de acceso a la vivienda

Pero sin duda la parte más interesante, es la parte de la derecha que es el resto de un edificio renacentista bastante transformado. Está construido en piedra sillar y consta de un primer cuerpo, probablemente portada, remarcado por dos sillares y un dintel con triglifos y metopas coronados por sendas decoraciones de bolas. En el centro un escudo que se atribuye al enlace entre Ramón Benítez de Alfariz y la V marquesa de Torremejía, María del Carmen Osorio Ibáñez de Leyba.

 
Sobre la puerta de entrada nos encontramos esta reja con la fecha de 1910, posiblemente el año en que fue terminada de construir la vivienda

Hasta la construcción de la actual edificación con soportales, este cuerpo tenía una ventana con una muy apreciable rejería de forja, que se encuentra actualmente en el lateral de la calle Conde de la Cañada. Sobre el dintel y el escudo heráldico, añadido también en época posterior, un mirador de madera y cristal realmente inusual en la arquitectura de la ciudad.

 
Cerámicas que se sitúan en la fachada de Ruiz de Luna de Talavera de la Reina (Toledo)

En la esquina con la calle Conde de la Cañada, un escudo esquinero labrado en piedra, blasón atribuible al enlace de Francisco Rodríguez de Ledesma y Salazar con una hija de los señores de Picón, apellidados Dávila Estrada y Bedmar.

Este cuerpo de piedra está coronado por una estructura mixtilínea de ladrillo rojo que le enlaza e integra con el resto del edificio.

Interesante vivienda de la familia Navas-Aguirre, que nunca fue vivienda, ni mansión, ni residencia del Conde de la Cañada.

 
Interesante reja que actualmente se sitúa en la calle Conde de la Cañada y que antiguamente se ubicaba en la calle Lanza debajo del dintel y mirador


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada