domingo, 6 de noviembre de 2016

AÚN QUEDAN SEÑALES DE LA GUERRA CIVIL EN LAS REJAS DEL OBISPADO


 
Así quedó en Palacio Episcopal el 11 de marzo 1939, tras el enfrentamiento de los comunistas y fuerzas del ejército del Frente Popular

He visto muchas veces fijarse y señalar a la gente que pasea por la calle Caballeros, a los impactos de bala que aún se aprecian en las rejas de las ventanas del Obispado de Ciudad Real, que fueron realizados en 1939 casi terminando la Guerra Civil Española. Muchas personas creen, que fueron disparos de los milicianos del Frente Popular, hacia la jerarquía eclesiástica de aquellos años, cuando en realidad se produjeron al enfrentarse fuerzas del mismo Frente Popular.


En enero de 1939 el derrumbamiento de la Republica se iba produciendo día a día. El 5 de marzo dentro de las fuerzas republicanas se produce un golpe de estado tramado por el coronel Casado. Negrín y su Gobierno abandonaron con rapidez el país, pero los comunistas no se conformaron con la nueva situación comenzando enfrentamientos armados, que tuvieron a Madrid y Ciudad Real como principales escenarios. El 7 de marzo numerosos comunistas y jóvenes de las Juventudes Socialistas Unificadas, se concertaron con armamento en la sede del Comité Provincial del PCE, antes Obispado y ahora Palacio Rojo, como se le conocía.


Los socialistas pedían la vuelta a la razón de los comunistas, y el Gobernador Civil, recibiendo órdenes del consejero de la Gobernación, decidió terminar con el foco rebelde el 11 de marzo, con soldados de la 71 División y de la 126 Brigada  de la 28 División. Sobre las ocho de la mañana se inicio el ataque. Un tanque se situó frente a la puerta principal del edificio y otro en la parte posterior. En la torre de la catedral se habían colocado dos ametralladoras, que batían totalmente el edificio, otras colocaron en la torre del antiguo ayuntamiento, y otro grupo en la fachada de las Hijas de María Inmaculada (Servicio Doméstico) enfrente del obispado. A las 9,15 se ordenó hacer el alto el fuego, tras la rendición de los sitiados.


A las 14 horas del día 11 de marzo, la oposición al Consejo de Defensa habían sido sofocados. El Partido Comunista en Ciudad Real y las JSU habían quedado desarticulados, pasando sus principales responsables a Prisión.

Tras este enfrentamiento el Palacio Episcopal quedó gravemente dañado, y los impactos de bala que podemos ver en sus rejas, corresponde a este enfrentamiento entre fuerzas del mismo Frente Popular.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada