martes, 27 de diciembre de 2016

“FELIZ NAVIDAD” Y NO “FELICES FIESTAS” SEÑORA ALCALDESA



Estamos en Navidad  y aunque no hay una fecha exacta en la cual se pueda asegurar que fue el día en que Jesús nació, por cientos de años la Navidad ha sido la época para celebrar el nacimiento del Mesías.  Navidad es un derribado de la palabra en Latín, “nativitas” que significa nacimiento.  El motivo de las celebraciones de la época decembrina, lo sabemos bien, es el Nacimiento de JESÚS. El que sucedió en Belén.

Desde la llegada a la alcaldía de la socialista Pilar Zamora Bastante, apoyada para ello por el grupo radical de extrema izquierda de Ganemos, vengo observando que en el balcón del ayuntamiento ha sido sustituida la felicitación de “Feliz Navidad”, por la de “Felices Fiestas”, con el único objetivo de matar la tradición cristiana, so pena de que el Ayuntamiento de Ciudad Real no sea progresista. La Navidad y las Felices Fiestas no son igual.  La Navidad honra a Cristo mientras que las Felices Fiestas exaltan a muchas cosas menos a Dios.

Pilar Zamora una vez más y para agradar al grupo minoritario de Ganemos, sustituye el “Feliz Navidad” por las  “Felices Fiestas”, y es que parece que el grupo minoritario de Ganemos, “gritan” más fuerte que la mayoría de los ciudadrealeños que sí creen en el hecho del nacimiento. Esta minoría quiere que se olvide, que el motivo de las celebraciones navideñas es un hombre, y con ello el “no ofender” a quien no comparta los sentimientos religiosos que subyacen a la celebración.

La secularización de la sociedad pasa ahora por el intento de secularización de las fiestas y costumbres religiosas. Es que es muy surrealista que se intente quitar el sentido cristiano que tienen la inmensa mayoría de fiestas, como la Navidad, la Semana Santa o la Pascua. Es absurdo intentar arrancar de repente las raíces cristianas de nuestro querido continente europeo. Así es, no es posible explicar el origen de nuestra avanzada sociedad europea dejando de lado la influencia e intervención cristina. Al cristianismo debemos el desarrollo del arte (la mayoría de las grandes obras, inspiradas en la fe), la igualdad entre hombres y mujeres, la mayoría de legislaciones, inspiradas en los diez mandamientos y un largo etcétera. Por tanto, más que criticar e intentar ocultar las raíces cristianas de nuestra sociedad, tendríamos que sacar a relucir, de nuevo, la importancia que tiene para Europa.

Al leer por segundo año en el balcón municipal lo de “Felices Fiestas”, yo le  pregunto a nuestra Alcaldesa: ¿La fiesta de quién? ¿O por qué es la fiesta?, quiere usted equiparar  la Navidad con cualquier fiesta de fin de semana, o las fiestas de agosto, pero yo le recuerdo que no hay celebración más bella que esta del misterio pascual, ni nada más conmovedor y amoroso que el canto angélico: “Gloria a Dios en las alturas y paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad”. Así que poco gana usted intentando cambiar el verdadero significado de estas fechas, pretendiendo confundir  y tratando de vulgarizar el saludo fraterno tradicional que con gusto miles aún nos gozamos en decir: ¡Feliz Navidad!

Los laicistas del grupo municipal de Ganemos, quieren quitar de los lugares públicos de nuestra ciudad cualquier símbolo religioso, y usted intentando no molestarles para seguir mal gobernando, ha optado por las “Felices Fiestas”, en vez de “Feliz Navidad”, como siempre se hizo desde el balcón municipal.  Pero quienes reconocemos el suceso, quienes creemos que es el Hijo de DIOS nacido de María, no debemos permitir que se olvide. Por ello y de manera cordial, hemos de recordarlo expresando la frase sencilla: ¡Feliz Navidad!, cosa que también le deseo a usted señora Alcaldesa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada