miércoles, 30 de enero de 2013

D. EUGENIO SÁNCHEZ VEGA Y LA PARROQUIA DE SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA (I)


El complejo parroquial de Santo Tomás de Villanueva, es obra del arquitecto D. Idelfonso Prieto García-Ochoa.

Ciudad Real a principios de la década de los años sesenta del pasado siglo XX, era una ciudad en crecimiento con la construcción de viviendas y barriadas fuera de lo denominado rondas. Por este motivo el Obispo-Prior de entonces, D. Juan Hervás y Benet, consciente de mantener un servicio religioso cercano a los fieles de estas nuevas barriadas, erige canónicamente el 16 de junio de 1960 en el territorio desmembrado de las parroquias de San Pedro, Santa María del Prado (Merced) y Santa María Magdalena (La Poblachuela), la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva con categoría de termino, con un Párroco y un Coadjutor.

El 20 de junio de este mismo año se produce el nombramiento de Cura Ecónomo que recae en el Rvdo. S. D. Ángel Vázquez González-Calero y el 20 de agosto se produce el decreto por el cual el 1 de septiembre entraría en funcionamiento la Parroquia, convirtiéndose en la cuarta de Ciudad Real.

Al crearse la parroquia sin locales propios desde la puesta en funcionamiento de ésta, la Iglesia del Convento de las Madres Adoratrices fue utilizada para la celebración de la Santa Misa, situación que se prolongó hasta la consagración del nuevo complejo parroquial en 1973. Como salón parroquial se utilizó parte de un bloque de las viviendas de la barriada de Pío XII, por cesión de la cooperativa de viviendas, que se inauguro el 30 de octubre de 1960 y el 19 de julio de 1961 se abrió como capilla un piso alto de la calle 28 de Marzo nº3 (actual Sabinas) que había cedido D. Pablo García, abandonando el salón de la Cooperativa de viviendas tras ocho meses de uso por parte de la parroquia.

El 20 de septiembre de 1962 mediante un préstamo solicitado a la Caja Rural, se adquiere por un valor 168.376,25 ptas. la compra de un solar de 4.810,75 m2 que era propiedad de la  Dirección General de Ferrocarriles. El citado terreno donde se levantaría posteriormente la actual parroquia de Santo Tomás de Villanueva, se encontraba en el paraje conocido como “Casas Baratas”, en sitio de la Albufera, paraje denominado también “Era de Miguelón”.

Acto de toma de posesión de D. Eugenio Sánchez Vega como Párroco de Santo Tomás de Villanueva, el 11 de septiembre de 1966. La noticia esta recogida en el Boletín de Información Municipal nº 61.

Para la construcción del complejo parroquial, se empezó a tramitar en el año 1964 un expediente ante el Instituto Nacional de la Vivienda a través de la Obra Sindical del Hogar y Arquitectura, quien cinco años más tarde daría un préstamo para la construcción de la parroquia.

Una vez tramitado el expediente, este se paralizó en 1965 por diversas circunstancias, entre otras la secularización del primer párroco. Las gestiones para la construcción del Complejo Parroquial  no se volverían a reiniciar hasta 1966, año que fue nombrado Cura Ecónomo D. Eugenio Sánchez Vega, tomando cargo del mismo el 11 de septiembre del año referido en la Iglesia de las Religiosas Adoratrices.

Al hacerse cargo de la parroquia, D. Eugenio puso su esfuerzo en reiniciar las gestiones paralizadas para la construcción del complejo parroquial, y después de varias gestiones personales y epistolares consigue del Director General de la Vivienda, D. Enrique Salgado Torres, en junio de 1967 que se autorizaba la tramitación del proyecto al objeto de que las obras de construcción puedan iniciarse cuanto antes.

Durante 1967 y 1968 fueron muy numerosas las gestiones realizadas por D. Eugenio Sánchez Vega en el Ministerio de la Vivienda, gestiones que le hicieron realizar numerosos viajes a Madrid, y consumir días y horas interminables, en los pasillos y despachos de los ministerios. Por fin el 20 de enero de 1969 se presentó en el Ministerio para su aprobación, el proyecto del complejo parroquial realizado por el arquitecto D. Idelfonso Prieto García-Ochoa y cuyo presupuesto ascendía a la cantidad de 5.890.552,64 pesetas, siendo aprobado por este el 15 de febrero.

Una vez asignada la subasta pública para la construcción del Complejo Parroquial a la empresa constructora Rodríguez Bobada de Daimiel, se organizó el acto de la colocación de la primera piedra, que se desarrollo el Domingo de Ramos 22 de marzo de 1970.

A las 6 de la tarde del día anteriormente reseñado, se organizó la comitiva desde la Iglesia de las Madres Adoratrices hacia los solares donde se iba levantar el nuevo complejo parroquial. A la cabeza el Señor Obispo, D. Juan Hervás Benet, acompañado del párroco, D. Eugenio Sánchez Vega, y los vicarios parroquiales, D. Tirso Garrido Laguna y D. Vicente Manzaneque, el Vicario General de la Diócesis y nutridas representaciones del Cabildo Catedral y clero parroquial de la ciudad. Seguía el coro parroquial cantando “Que el Señor nos construya la casa…”, después un numeroso grupo de fieles y amigos del pueblo de Fuenllana, lugar de nacimiento de Santo Tomás de Villanueva.

Acto de colocación de la primera piedra del Complejo Parroquial, que fue traída de Fuenllana, de la casa donde nació Santo Tomás de Villanueva, el Domingo de Ramos 22 de marzo de 1970.  En la fotografía podemos ver al Obispo-Prior de entonces el Doctor D. Juan Hervás, D. Eugenio Sánchez Vega y el Alcalde de Ciudad Real D. Eloy Sancho entre otros.

El Prelado de la Diócesis fue recibido por el Alcalde de la ciudad, D. Eloy Sancho García, Delegado Provincial del Ministerio de la Vivienda D. Ramón Maldonado Cocat, Delegado Provincial de la Organización Sindical D. Manuel de Pablo Bravo, Secretario Provincial de Sindicatos Señor Rivero, representante de la Vicesecretaria Provincial de Obras Sindicales, Señor Montero y representante de los respectivos organismos oficiales encargados de la realización de las obras.

El Señor Obispo recorrió acompañado del clero parroquial las obras ya comenzadas, bendiciéndolas, y a continuación bendijo la primera piedra que posteriormente habría de colocar en la cimentación, sobre la que se alzara el Presbiterio de la nueva iglesia. Una cruz, levantada donde ira el altar de la nueva parroquia, presidía la ceremonia.

La piedra, traída de Fuenllana, de los muros de la capilla que albergó la casa donde naciera Santo Tomás de Villanueva, estaba horadada y en su interior se guardó el acta del acto que se celebraba, con la firma de las personalidades presentes, un ejemplar del “Lanza” del día y unas cuantas monedas de curso legal. Una vez depositado todo en el interior de la piedra y rezadas las oraciones de rigor, el Obispo-Prior bajó a la cimentación acompañado de otras personalidades, y el párroco colocó la primera piedra de estas obras.

Tras unas brevísimas palabras alusivas al acto que se estaba celebrando y que suponía un gran gozo para la feligresía y para la Diócesis pronuciadas por el Doctor Hervás, terminó el sencillo y emotivo acto con “vivas” hacia Santo Tomás de Villanueva, y rotundos aplausos.

A partir de estos momentos se iniciaron las obras de construcción, y en un principio se tenia previsto que terminaran  en año y medio, pero surgieron algunas dificultades. Antes del año falleció el jefe de construcción y las obras se vieron paralizadas.

Desde la paralización de las obras hasta la nueva adjudicación, se aprovechó para realizar una ampliación del proyecto en el que se incluía la instalación de la calefacción.

Nuevos tramites, nuevas esperas, hasta su aprobación por el Ministerio. Una vez reanudadas las obras en 1972, se pudieron ver terminadas a finales de 1973. Desde 1967 hasta la terminación de  las obras de la parroquia, el despacho parroquial fue abierto en la c/ Beato Fernando de Ayala, nº 1-1º Derecha.

El estado de construcción  en que se encontraba la parroquia cuando fueron paralizadas las obras en 1970.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada