jueves, 24 de enero de 2013

D. EUGENIO SANCHEZ VEGA Y LA COFRADÍA DE LA FLAGELACIÓN


D. Eugenio Sánchez Vega, recogiendo su reconocimiento en el acto organizado por la Cofradía de la Flagelación, el 23 de octubre de 2008 con motivo del XXV Aniversario Fundacional de la Hermandad.

Por eso en el año 1992, después de 20 años de vida pastoral e inauguración del templo parroquial de Santo Tomás de Villanueva, abrí de par en par las puertas de mi esperanzado corazón sacerdotal para que la Cofradía se integrará plenamente en la dinámica de la vida parroquial, participando, como iglesia, en todos los campos de acción pastoral. A partir de entonces la Parroquía sintió la presencia y el empuje del joven retoño que pronto empezó a florecer y dar frutos de vida cristiana en clave de Iglesia”. Con estas palabras pronunciadas por D. Eugenio Sánchez Vega, durante el  VIII Pregón de la Cofradía, celebrado el 22 de marzo de 2003 en el salón de actos del Centro Cultural Municipal “Antiguo Casino”, quiero comenzar este artículo que he titulado “D. Eugenio Sánchez Vega y la Cofradía de la Flagelación”.

D. Eugenio junto al ya también desaparecido D. Tirso, bendiciendo la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Bondad el 20 de febrero de 1992.

Como todo el mundo sabe, la Cofradía de la Flagelación nació en la Parroquia de Santiago en 1983 y por diversos motivos tuvo que buscar una nueva sede canónica a comienzos del año 1992, siendo D. Eugenio Sánchez Vega quien acogería a la hermandad en su Parroquia, después de visitar la Junta de Gobierno diferentes templos de la ciudad que se negaron a ello.

D. Eugenio presidiendo la Estación de Penitencia, el  Miércoles Santo de 1995.

La historia de la Cofradía de la Flagelación en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva comenzó en el año ya referido de 1992, cuando la hermandad cambió su sede de la Parroquia de Santiago a la de Santo Tomás y el entonces párroco de este ultimo templo, fue nombrado el primer Consiliario de la Cofradía de la Flagelación.

D. Eugenio participó en todos los campos de vida de la hermandad. En la fotografía aparece en una de las comidas solidarias organizadas en  el  chalet de Isabel y Ana Esteban, para recaudar fondos para los Misioneros del Espíritu Santo. 

A los pocos días de tener como sede canónica la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva, esta tuvo que acoger la bendición de la nueva imagen de Nuestro Padre Jesús de la Bondad, acto que se celebró durante los primeros cultos en su honor, el 20 de febrero de 1992, siendo bendecida la imagen por D. Eugenio.

Aquí vemos a D. Eugenio en la primera Jura de Reglas de la hermandad y de una cofradía en Ciudad Real, el 2 de marzo de 1996.

A partir de ese año 1992, la Cofradía empezó a tener una vida de hermandad y espiritual muy fructífera, unida a la comunidad parroquial de Santo Tomás de Villanueva, que sin duda se debió al apoyo de un sacerdote comprensivo, respetuoso y colaborador con las Cofradías y Hermandades, que no fue otro que nuestro querido y admirado D. Eugenio Sánchez Vega.

Mientras D. Eugenio fue párroco de Santo Tomás de Villanueva, la hermandad celebró una conferencia mariana y una función el día de la Inmaculada Concepción. Esta fotografía es del 8 de diciembre de 1998 y en ella aparece con otro gran sacerdote D. Antonio Lizcano Ajenjo.

La Cofradía encontró en la Parroquia de Santo Tomás el lugar donde poder celebrar dignamente sus cultos, con los altares que se montan  durante los triduos en honor a Nuestro Padre Jesús de la Bondad y María Santísima del Consuelo en aquellos primeros años, y que D. Eugenio siempre alabo, ya que para él era: “un verdadero honor el poder colaborar con vosotros en el progreso y expansión de vuestra Cofradía de la Flagelación” (1). Y así en esa colaboración mutua entre D. Eugenio, la Parroquia y la Cofradía, se comenzaron a celebrar actos durante todo el año, Rosario de la Aurora en mayo, Hora Santa a Jesús Sacramentado con motivo de la festividad del Corpus Christi, festividad litúrgica de la Virgen del Consuelo, conferencia y función con motivo de la Inmaculada Concepción, Vía Crucis con el Cristo Joven de la parroquia el miércoles de ceniza para comenzar la Cuaresma y las sabatinas los segundos sábados de mes con la participación del coro rociero “Virgen del Consuelo” entre otros.

La Cuaresma comenzaba todos los años en la parroquia el Miércoles de Ceniza, con el Vía Crucis que organizaba la hermandad con el Cristo Joven.

En esa colaboración entre parroquia-cofradía, esta ultima también comenzó a integrarse en la vida parroquial, haciéndose cargo y creando el grupo de Cáritas Parroquial, colaborando en la catequesis infantil e incluso el hermano mayor se hizo cargo de diferentes labores parroquiales.

D. Eugenio con la junta de gobierno de junio de 1998.

 Un hito histórico para la hermandad, fue la puesta al culto en el templo parroquial de la imagen de la Virgen del Consuelo, hecho que se produciría el 22 de abril de 1995 y que D. Eugenio en su pregón definió así: “A partir de entonces, la Madre y Señora del Consuelo encontró su hogar y su puesto en la Parroquia. A partir de entonces se abrieron nuevos cauces de culto y difusión de la doctrina evangélica en la Comunidad Parroquial. Es entonces cuando la vida litúrgica encuentra nuevas dimensiones. Es entonces cuando la religiosidad popular de nuestra Parroquia encuentra nuevos caminos de acogida y comprensión”. Cuatro años después, la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Bondad abandonaría las dependencias de la casa hermandad, lugar donde se encontraba expuesto durante todo el año y seria expuesto al culto también en la Parroquia de Santo Tomas de Villanueva, el 2 de septiembre de 1999.


D. Eugenio en el pregón de la hermandad  el 6 de marzo de 1999 en el salón de actos de San José.

D. Eugenio en los años que estuvo como Consiliario de la Cofradía, colaboró y participó en la toda la vida de hermandad, no solo en los actos de culto, sino que frecuentó la casa hermandad participando en las comidas de confraternidad que allí realizábamos y su presencia nos acompaño en cualquier actividad que se organizaba a lo largo del año e incluso viajaría con nosotros a Sevilla.

D. Eugenio bendiciendo el monolito con el azulejo de la Virgen del Consuelo, el día de la inauguración de la avenida que lleva su nombre el 9 de junio de 1999.

El ultimo año que D. Eugenio estuvo como párroco de Santo Tomás de Villanueva, fue el curso pastoral 1998-1999, donde se celebró los 25 años del complejo parroquial con diferentes actos, y se inauguraría la Avenida Virgen del Consuelo el 9 de junio. 

El 19 de diciembre de 1999, recibiendo el nombramiento de Consiliario Honorario Perpetuo.

También D. Eugenio vio gozosamente, como dos hermanos de la Cofradía de la Flagelación, Jesús Donaire y Ángel Puentes, ingresaban en el seminario y hoy son dos buenos sacerdotes de la Diócesis de Sevilla.

Como Consiliario Honorario Perpetuo siguió participando en la vida de hermandad. Aquí lo vemos en la mesa redonda que se realizó en la vieja casa hermandad de la calle Atalaya, el 19 de febrero del 2000 sobre “Juventud, cofrades de verdad”.

El 10 de octubre de 1999, D. Eugenio cesó como párroco por una enfermedad de tipo circulatorio, siendo nombrado por la junta de gobierno de la Cofradía de la Flagelación el 7 de septiembre del año reseñado, Consiliario Honorario Perpetuo de la Hermandad, recibiendo este nombramiento durante la comida de navidad de la hermandad celebrada el 19 de diciembre en el Hotel Almanzor.

Dedicatoria de D. Eugenio a la hermandad por haberle regalo esta su bonete como Canónigo de la Catedral.

Al cesar como párroco fue nombrado por el Obispo-Prior Excmo. Rvdmo. Sr. Lic. Don. Rafael Torija de la Fuente, Canónigo de la S. I. P. B. Catedral de las Ordenes Militares, siendo designado para él la Orden de Alcántara, en febrero del año 2000, regalandole la cofradía el bonete de su traje coral.

El día de la inauguración de la calle “Párroco Eugenio Sánchez Vega”, el 7 de junio de 2002.

El 13 de julio del 2000 la cofradía presentó junto a la Asociación de Vecinos Santo Tomás de Villanueva, una solicitud para que D. Eugenio fuera nombrado “Ciudadano Ejemplar”, recibiendo este nombramiento el 14 de agosto del año referido por el Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Real.

En el besamanos a Nuestro Padre Jesús de la Bondad en 2003.

La cofradía también consiguió de la corporación municipal presidida por Francisco Gil Ortega, que la calle que esta a las espaldas de la Parroquia de  Santo Tomás, llevara el nombre de “Calle Párroco Eugenio Sánchez Vega”, siendo inaugurada como tal el viernes 7 de junio de 2002.

D. Eugenio durante la pronunciación del  VIII Pregón de la hermandad el 22 de marzo de 2003.

Su enfermedad y la amputación de una de sus piernas, aunque le mermo su capacidad física no le impidió que mientras vivió en Ciudad real, siguiera participando en nuestros cultos en su silla de ruedas. Cuando se marchó a vivir a la residencia de Miguelturra, D. Eugenio siguió interesado por la vida de hermandad  y en las visitas que le realice lo pude comprobar, ya que siempre me preguntaba por todo y me daba sus consejos.

Con la Junta de Gobierno del año 2003.

Falleció D. Eugenio el pasado 16 de enero, su presencia física ya no la volveremos a tener entre nosotros, pero el siempre estará presente en la Cofradía de la Flagelación, ya que forma parte de su historia  y parte de lo que hoy es la Cofradía de la Flagelación, se lo debemos a él.


(1) Palabras de D. Eugenio en el saluda que dirigió a la cofradía en la memoria de 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada