domingo, 7 de agosto de 2016

LA CAPILLA DE SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA O DEL SANTÍSIMO DE LA S.I.P.B. CATEDRAL



A la izquierda de la nave, se abre la Capilla del Santísimo, dedicada a Santo Tomás de Villanueva, patrón de la diócesis, inaugurada el 18 de septiembre de 1900 por el cuarto Obispo-Prior, D. Casimiro Piñera y Naredo. Fue realizada esta capilla por el legado que dejo a su muerte el canónigo de la catedral,  Dr. D. Juan Nepomuceno Montes de Oca (15 junio 1879 + 10 junio 1894), cuyos restos  fueron trasladados desde el cementerio, donde fue enterrado en un primer momento,  a la capilla donde reposan en la actualidad.

 
Retablo e imágenes de la capilla de Santo Tomás de Villanueva que fueron destruidas en 1936

Su puerta de acceso está flanqueada por dos pilastras, una a cada lado, que en su parte superior tiene un capitel troncopiramidal invertido, de él arranca un arco apuntado, configurando la puerta propiamente dicha.

 
A la entrada a la capilla encontramos una lápida que nos recuerda el año de su construcción y los canónigos que pagaron la obra y la imaginería y retablo ya desaparecidos

El techo de la capilla es abovedado, y en su primer tramo está formada por una bóveda de arista cuatripartita, sus nervios se unen en el centro donde hay una clave. Los nervios de esta bóveda arrancan de los pequeños soportes mencionados con anterioridad.

 
El retablo fue realizado por Carlos Bravo Nogales en 1956

De una segunda pilastra se produce el desarrollo de un arco apuntado que refuerza la bóveda. La segunda es de forma de cascarón y ambos lados del retablo encontramos dos ventanas ojivales cubiertas por vidrieras que nos representan pasajes de la vida de Santo Tomás de Villanueva.

 
El retablo está dedicado a los santos manchegos

Cuando fue inaugurada la capilla a principios de siglo pasado, estaba presidida por un retablo neogótico con la imagen de Santo Tomás de Villanueva, adquirido en Valencia y que fue costeado también por el canónigo de la catedral, Lic. Frey D. José Morales Prieto. Este retablo y otros que se encontraban en las paredes de la capilla, fue destruido en 1936 al inicio de la Guerra Civil Española.

 
Detalle de la mesa de altar realizada con ángeles del antiguo retablo de la Virgen de la Guía de la Parroquia de San Pedro

El actual retablo dorado en pan de oro es grandioso, de gran solidez y fue costeado por el que fuera  Deán del Cabildo Catedralicio ciudadrealeño, D. José Jiménez Manzanares. Retablo que se realizo con motivo del IV Centenario de la muerte de Santo Tomás de Villanueva y que está dedicado a los santos manchegos. Es una obra del artista sevillano Carlos Bravo Nogales, y presenta un dado con decoración vegetal de flores (además de ser en relieve, hay motivos dibujados). De este lado arrancan cuatro grandes ménsulas con una decoración vegetal, sobre ella y en su parte central hay dos ménsulas más pequeñas que están decoradas con hojas de cardo. A la misma altura y en los extremos hay dos grandes columnas que en sus dos tercios tiene un collarino con motivos vegetales y hojas, y sobre ella está el capitel compuesto. Al lado de estas grandes columnas hay otras dos pero más pequeñas, aunque de las mismas características que las anteriores. Así se da lugar a una hornacina central y una a cada lado, en total tres. En la central está Santo Tomás de Villanueva y en las otras hay otros santos de dimensiones menores, se trata de San Juan de Ávila y San Juan Bautista de la Concepción. Sobre las columnas centrales más pequeñas se levanta un arco de medio punto, acompañado de un frontón curvo roto. Sobre él se levanta gran cantidad de motivos decorativos: vegetales, frontones formados por líneas curvas y rectas, grandes volutas. A ambos lados del retablo y cayendo verticalmente se descuelgan unas guirnaldas.

 
Sillón del Obispo mártir, D. Narciso de Estenaga

En cuanto a la imaginería que encontramos en el retablo es de los escultores valencianos, José María Rausell Montañana y Francisco Llorens Ferrer, las imágenes de Santo Tomás de Villanueva (1956) y San Juan de Avila (1959), y del autor del retablo el artista y escultor Carlos Bravo Nogales, la imagen de San Juan Bautista de la Concepción (1959). Aunque el retablo fue bendecido el 23 de septiembre de 1956, no se terminó hasta el 24 de junio de 1959 año que se concluyó la imaginería del mismo.

 
Vidrieras de la capilla con escenas de la vida de Santo Tomás de Villanueva

Delante del retablo nos encontramos la mesa de altar, que tiene unos ángeles provenientes del antiguo retablo churrigueresco de mediados del siglo XVIII, de la Virgen de la Guía de la Parroquia de san Pedro; que se desmontó y destruyó en los años setenta del pasado siglo XX cuando fue restaurada la Parroquia de San Pedro, distribuyéndose parte del mismo por diferentes lugares de culto. También podemos ver el sillón del Obispo mártir y actual beato, D. Narciso de Estenaga y Echevarría.

 
En la pared de la capilla se abre una puerta de acceso al camarín, realizada en 1906

En la pared de la capilla que da a las dependencias del camarín, nos encontramos una puerta de forja que fue abierta en el muro en 1906 para poder acceder a las dependencias de la Virgen del Prado, ya que la puerta que daba a la nave del templo, fue tapada al trasladar la sillería del coro al altar mayor.

La capilla se decora con buenos cuadros destacando uno que representa la vida de San Francisco de Paula y su autor fue Juan Vicente de Ribera, que lo realizó en 1691.

 
Cuadro realizado en 1691 por Juan Vicente de Ribera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada