martes, 12 de junio de 2012

INTENTO DE REVENTAR LA PROCESIÓN DEL CORPUS CHRISTI POR RADICALES DE LA EXTREMA IZQUIERDA CIUDADREALEÑA



El pasado domingo día 10 junio, festividad para los católicos del Corpus Christi, un grupo de radicales de la extrema izquierda ciudadrealeña y del 15 M, en total unas treinta personas capitaneados por la Concejal de Izquierda Unida de nuestro Ayuntamiento, Carmen Soanez Contreras; se reunía justo cuando la procesión del Corpus Christi salía de nuestra Catedral, en la Plaza Mayor, para realizar una cacerolada contra el rescate a la banca española.

En primer lugar comentar que yo soy persona tolerante y respeto a todas las personas que quieren manifestarse pacíficamente revindicando cualquier cosa, sin atentar contra los derechos y sentimientos de los demás. Lo que es intolerable que un grupúsculo de miembros del 15 -M, donde se esconden intolerantes anticatólicos de extrema izquierda, intenten bocoitear la procesión del Santísimo Sacramento armados de silbatos, bocinas y sartenes, lo que demuestra su intransigencia y poco respecto hacía las creencias de los demás.

Hay muchas formas de expresarse en la calle contra alguna acción gubernamental, pero coincidiendo el mismo día, la misma hora y el mismo lugar por el que pasa el Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo, solo hay una y persigue la demolición del catolicismo al menos públicamente por las calles de Ciudad Real.

Estando cerca el inicio del desfile procesional me acerque donde se estaba gritando y silbando y tocando las cacerolas, allí pude ver como la Policía Nacional y Local estaba identificando a los que se manifestaban y que no tenían autorización para ello.


 La gente que se encontraba esperando para presenciar  el desfile procesional comenzó a pedir respeto a los manifestantes ante la llegada de la procesión, pero estos seguían formando el escándalo. Fue en ese momento cuando se acerco el miembro de la Junta de Gobierno de la Hermandad de Pilatos, Vicente Castillo, a pedir a la Concejal de Izquierda Unida respecto para la procesión. Unas señoras mayores también se lo pidieron a los manifestantes, mofándose los radicales al responderles:  “que señor era ese que venia”, en ese momento no me pude contener ante tanta falta de respecto a nuestras creencias y me dirigí a la Concejal de Izquierda Unida a la que le dije textualmente: “Que no tenían vergüenza si no respectaban a la procesión”. Entrando en escena el marido de la señora Concejal con una expresión de ira y odio en su rostro, que no encajaba con el perfil de una persona tolerante que quieren transmitir y  se puso a insultarme.

Desalojados por la Policía del lugar por donde tenia que pasar la procesión, se interpuso entre la procesión y los radicales un cordón policial, esta pudo continuar con normalidad, pero mientras pasaba el paso del Señor, levantaban pancartas y se reían de nuestras creencias. Eso si no formaron escándalo ante la mayoría de fieles creyentes allí congregados y que pedían respecto.

Este es el relato fiel de los hechos ocurridos, pero cual es mi sorpresa cuando leo a la señora Soanez en el blog del Grupo Municipal de Izquierda Unida,
http://iugrupomunicipalciudadreal.blogspot.com.es/2012/06/cacerolada-contra-el-rescate.html. En su escrito realiza una manipulación de la verdad y se quiere situar como victima en vez de verdugo como fue, y no hace ni una sola alusión a lo mal educado e intolerante que fue su marido y los allí congregados. Lo único que están logrando estos inadaptados, con acciones como la del domingo, es perder la poca simpatía que tenían de la gente de bien.

 Por último, quiero decirle a la señora Soanez, que ella y sus radicales están más solos que la una y una treintena de personas en la calle con cacerolada y pitos solo hace una cosa: el ridículo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada