domingo, 28 de abril de 2013

BALANCE DE UNA SEMANA SANTA QUE TERMINÓ EN CIUDAD REAL COMO EMPEZÓ, PASADA POR AGUA. MADRUGADA DEL VIERNES SANTO



Se presagiaba una madrugada complicada. Meteorológicamente hablando, la hermandad contaba con detallados partes y decidió iniciar su estación de penitencia a la hora de su salida procesional.


La cruz guía salía y se iniciaba así el recorrido sobrecogedor de Nuestro Padre Jesús Nazareno. No faltaron las saetas en la silenciosa madrugada del Viernes Santo, solo rota por los cánticos del Miserere. 


La hermandad presentaba alguna novedad en su recorrido procesional, como que la ventana de la capilla de las Hermanas de la Cruz estaría abierta para que todos los hermanos de Jesús Nazareno pudieran realizar su estación ante el Santísimo.


Pero no pudo ser, las primeras gotas de agua comenzaron a caer en la calle Cardenal Monescillo y la hermandad se vio sorprendida, acordándose volver a la Parroquia de San Pedro, donde en su interior se terminaron de meditar las siete palabras.


Finalmente la "Madrugá" ciudadrealeña finalizó antes de lo previsto, dejando estampas para la historia y disfrutando por unas horas del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada