martes, 23 de abril de 2013

BALANCE DE UNA SEMANA SANTA QUE TERMINÓ EN CIUDAD REAL COMO EMPEZÓ, PASADA POR AGUA. EL MARTES SANTO



EL VÍA CRUCIS DEL LUNES SANTO NOS ACERCÓ A UNA NUEVA TARDE DEL MARTES SANTO 


Aciaga tarde de Martes Santo en la capital ciudadrealeña. Finalmente los pronósticos meteorológicos pudieron con la ilusión de los cofrades de las hermandades  del Cristo de Medinaceli y Nuestra Señora de la Esperanza, que veían como se quedaban en casa ante el riesgo de lluvia por segundo año consecutivo. 


Hermanos de luz, costaleros, cofrades y devotos en general se daban cita a las puertas del Guardapasos de la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar. A las siete de la tarde, hora de salida de la Hermandad del Cristo de Medinaceli, las juntas de gobierno de las corporaciones del Martes Santo deciden retrasar su salida en una hora para saber la evolución meteorológica que les proporcionaba la Base de Helicópteros de Almagro.


Tras esta decisión, los nervios afloraban a la espera de una decisión por parte de la Juntas de Gobierno de todos los congregados allí. A las 20:00 horas la Base de Helicópteros de Almagro informa  que el riesgo de lluvia no iba a desaparecer durante toda la noche, por lo que ambas cofradías deciden suspender la salida procesional 2013.


Las personas allí congregadas asumieron la decisión con entereza, dejando las hermandades las puertas abiertas para que la gente congregada  y que aguardaba en el exterior pudiera ver los pasos procesionales.




PENAS


A las 21:00 horas se abrieron las puertas del Monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas y la Cofradía de las Penas inicio su estación de penitencia. Esta decisión de la salida fue ampliamente celebrada por el público que se agolpaba a las puertas de la Iglesia del monasterio carmelitano. Sin embargo, cuando la hermandad se encontraba  en la calle y recorriendo su itinerario procesional, la lluvia hizo acto de presencia, ante la cual  la hermandad  decidió no arriesgar más y volver hasta su lugar de salida.



MAYOR DOLOR

La Hermandad del Silencio decidió ante la lluvia que había caído en nuestra ciudad toda la tarde-noche del Martes Santo, y ante los pronósticos que tenían de que volvería a llover durante la salida procesional de la Virgen del Mayor Dolor, suspender la salida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada