martes, 30 de abril de 2013

BALANCE DE UNA SEMANA SANTA QUE TERMINÓ EN CIUDAD REAL COMO EMPEZÓ, PASADA POR AGUA. MAÑANA DEL VIERNES SANTO


Ofrenda de las Hermandades de la Pasionaria de San Pedro ante el Monumento la mañana del Viernes Santo.

La lluvia volvió ser la protagonista otro día más en la jornada del Viernes Santo. Las Cofradías que forman de la Pasionaria de San Pedro la mañana del Viernes Santo, se vieron obligadas a suspender su salida procesional ante los pronósticos de lluvia que tenían. No podían arriesgar su patrimonio, de modo que ante el riesgo de lluvia suspendieron su salida que es la decisión más acertada.

Momento en el que la Hermana Mayor del Encuentro deposita un centro de flores ante el monumento.

Durante toda la mañana las Cofradías fueron manejando diferentes partes meteorológicos, que advertían que en el transcurso de la mañana la lluvia haría acto de presencia como así ocurrió. A las diez y media de la mañana se convoco una reunión de los Hermanos Mayores en la que estuvo presente el sacerdote de la Parroquia de San Pedro, Rvdo. Sr. D. Pablo Martin del Burgo Cabañeros, y el Presidente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa, D. Emilio Martín Aguirre.

El sacerdote de la Parroquia de San Pedro, Pablo Martín del Burgo, comunica a todos los presentes la suspensión de la Pasionaria de San Pedro.

Tras escuchar a cada uno de los Hermanos Mayores su decisión sobre la salida o no de la procesión, se decide por mayoría suspender la salida procesional de las cinco cofradías que forman la Pasionaria de San Pedro. Acto seguido se trasladan el sacerdote junto a los Hermanos Mayores a la capilla del Santísimo, donde se realiza la ofrenda al Monumento como cada Viernes Santo.


Una vez realizada la ofrenda al monumento, que este año ha corrido a cargo de la Hermandad del Encuentro, los Hermanos Mayores junto a D. Pablo Martin del Burgo, se dirigen al altar mayor donde D. Pablo comunica la decisión de suspender la salida procesional, ante la desolación de todos los que esperaban acompañar a su imagen titular una nueva mañana del Viernes Santo.


Debido a la lluvia no pudimos ver en la calle la restauración de la imagen de Jesús Orando en el Huerto por el sevillano José María Leal, ni la de Nuestro Padre Jesús Caído por el ciudadrealeño Luis Fernando Ramírez Mata, junto a la restauración de dos gallardetes de la Hermandad del Encuentro que pertenecieron a la antigua Hermandad de la Coronación de Espinas. Tampoco la Hermandad del Cristo del Perdón y de las Aguas, pudo mostrar al pueblo de Ciudad Real el dorado de las dos cartelas laterales de su paso, ni la de la Santísima Virgen de la Misericordia pudo mostrar su nuevo Libro de Reglas, ni la nueva pintura de la Virgen para su estandarte.


Tampoco pudimos ver como el paso de Nuestro Padre Jesús Caído volvía a ser portado por 40 costaleros, tras varios años en que las ruedas habían sido su medio para procesionar el Viernes Santo. Otra vez la lluvia omnipresente esta Semana Santa,  nos  volvía a jugar una mala pasada y nos dejaba un mal sabor de boca a todos y sobre todo a las hermandades de la Pasionaria de San Pedro, que no pudieron realizar su estación de penitencia una nueva mañana del Viernes Santo, que todos los años tiñe las calles y plazas de Ciudad Real de color morado, color predominante en las túnicas de los hermanos.


Una vez suspendida la salida procesional, las hermandades realizaron lo que podíamos llamar “foto de familia”, es decir una fotografía con los costaleros, hermanos de túnica y miembros de juntas de gobierno en el altar mayor de la Parroquia de San Pedro. Por su parte la Hermandad de la Oración en el Huerto se traslado al Camarín de la Virgen del Prado, donde se deposito un ramo de flores en la ventana de la Virgen.


La Parroquia de San Pedro que se encontraba repleta de cofrades a las 11 de la mañana, se fue poblando poco a poco de una gran multitud de ciudadrealeños que se acercaron al templo parroquial para visitar los pasos que no pudieron hacer su salida procesional, visitas que se prolongaron durante toda la mañana.

La Parroquia de San Pedro fue un hervidero de cofrades y publico toda la mañana del Viernes Santo.

Miembros de la Hermandad de la Oración en el Huerto delante del camarín de la Virgen del Prado, donde se desplazaron para depositar un ramo de flores en su ventana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada