lunes, 8 de febrero de 2016

EL PRIMER PREGÓN DEL CARNAVAL CIUDADREALEÑO SE PRONUNCIÓ EN 1984



El primer pregón de Carnaval que se pronunció  en Ciudad Real, fue en el año 1984, se pronunció el sábado 3 de marzo por el entonces Concejal Delegado de Fiestas, D. Rafael Romero Cárdenas, en la carpa que se instaló en el Torreón del Alcázar. Esta fue la crónica de aquel primer pregón que publicó el diario “Lanza”, el domingo 4 de marzo de 1984:

Queridos carnavaleros, comenzó Rafa Romero. Y luego nos decía que el profesor Justinini Serranini nos iba a ofrecer un concierto de chinflata, y a continuación nos ofreció un recital de danza a cargo de Trinova Negretova, ambos presentes como las demás representaciones de las peñas que rodean al pregonero y a Mis-Carnaval 84.

Durante el pregón el señor Romero Cárdenas fue interrumpido con la llegada de telegramas de los señores Solchaga “enterado frío globo Carnaval Ciudad Real. Hago ofrecimiento horno de Sagunto. Disculpa ausencia”; de F. Mitterand: “Ruego disculpe mi ausencia por rotura de menisco. Vuelco camiones frontera”; de la señora Thatcher: “Disculpe no asistencia. Tengo que acompañar a Su Graciosa Majestad, Isabel a un concurso de sombreros”; de Reagan: “Enterado presencia voluminosa  carpa me gustaría la alquilarán después Carnaval para depósito misiles largo alcance CX palas supermiriafiori de luxe”.

Siguió Romero Cárdenas entrando en el meollo de la cuestión carnavalera haciendo un análisis histórico del evento que comenzó con la etimología y que hacía referencia a los distintos países y formas de celebrar  el “carne vale” o “currus navalis” o Carnaval, en tanto que ofrecía un símbolo de cada uno de estos países –coronas y gorros- a los representantes de las peñas, que se iban poniendo entre el jolgorio del público.

HISTORIA

En Grecia el culto a Dionisios originó las primeras muestras del Carnaval. Esto era cuatro siglos (a. de C.). Solían organizarse en primavera y cubrían sus cabezas con las consabidas coronas de laurel y caretas que, más tarde, llegaron a utilizar en el teatro.

En Roma, eran los carnavales llamados bacanales, en honor de Baco, Dios del vino, y las saturnales en honor de Saturno.

En Egipto también se celebraban y, en este caso, en honor de las diosa Isis, siempre en primavera y con un carácter obsceno.

Entramos en el pueblo teutón y celta. Eran en honor de la diosa Herta, “madre de la tierra”, y de ellos han procedido todos los carnavales que, en la actualidad, se celebran en los pueblos germanos.

Durante la edad media es cuando el carnaval adquiere el carácter, tal vez, más religioso, incorporado al catolicismo. Y es, entonces, cuando llega al máximo esplendor die: obsceno, satírico, bullicioso y de regocijo subido de tono, con las famosas luchas de Don Carnal y Doña Cuaresma.

En el siglo XV, en España, y muy en especial en Extremadura, fue donde nació el Carnaval, que se exportaría posteriormente a América.


En el siglo XVIII es cuando el Carnaval llega a su más exquisita representación, influenciado por la corte francesa, lo que, origina la abundancia de puntillas, bucles, polisones y antífaces y se extendió a Italia y a España por la corte de Fernando VII.

En Sudamérica se celebra, sobre todo en Brasil y muy especialmente en Río de Janeiro, influenciado también, por el lujo francés.

Y, finalmente, en España tenemos Cádiz, con sus famosas "chirigotas"; San Sebastián con sus suntuosos desfiles, y las Islas Canarias como una avanzadilla del Carnaval de Río.

Y, a partir de ahora, Ciudad Real.

Ahora hablaremos del Carnaval de Ciudad Real.

Queridos amigos: Hace muchos años que Ciudad Real quedó totalmente estéril, carnavaleramente hablando, y todo engendro mascaril que surgía era abortado por la autoridad competente.

Y teníamos la incongruencia que, mientras unas se iban a abortar a Londres, las máscaras que quisieran dar a luz, tenían que irse a Miguelturra, que en estas cuestiones, era más consentidora que la "capitaleja".

Pero, al cabo de los años, quedó engendrado un "carnavalito" al que le atribuían su paternidad un colectivo: Las peñas, que pasaron lo suyo para conseguirlo.

j Y cómo mimaban las peñas a su feto carnavil!

Por fin, el Carnaval rompió aguas en 1983, tal vez animado porque el año anterior se había conseguido el preciado líquido, después de muchos años de sequía.

El Carnaval recién nacido era un poquito enclenque porque era sietemesino y según doña Asunción -que sabía mucho de estas cosas- tenía un poco de sus padres, las peñas, y un poco de su madre, Ciudad Real.

De sus antecesores paternos heredó la constancia, algo de cachondeo y mucho de buena voluntad. De su madre doña Ciudad Real sacó estilo, gracia y su espíritu acogedor.

Pero miren ustedes por donde los señores de las Cortes sacan la: ley de la despenalización del aborto y las peñas: que tenían unas ganas locas de demostrar su viril comportamiento, temblaron pensando que su compañera les saliera un poco libertarla y se negara a seguir engendrando. Pero, no. Las peñas se pusieron a moverse ahondar en el asunto y a gastar todas las energías que tenían, y lo consiguieron. Para mayor seguridad hicieron la prueba de la rana, y los resultados fueron positivos: Doña Ciudad Real estaba preñada de un globo carnavalito.


Este año las peñas y por qué no  decirlo también el doctor que las asistía; o sea el Ayuntamiento están preparando el alumbramiento con todo detalle para que no falte nada.

Han hecho las tarjetas-recordatorio de una bisabuela suya de 1919, pintada por Andrade DE ropita, de caretitas y demás, está surtido el mercado y si no que se lo pregunten a Serna que se está forrando.

Entre todos han sacado dinero para que el parto sea rumboso.

A doña Ciudad Real -le salió como era natural, un bulto entré las calles "'La Pa1ma" y "Pozo Concejo", en el mismísimo Torreón, un poco más arriba del Hospicio. Y bulto crecía y crecía, dando la impresión de que iba a reventar.

Y aquí nos tenéis cumplidos y esperando el acontecimiento. Decidme: ¿Qué sensación os da el estar en el vientre de la madre y esperando salir a la calle por el orificio giratorio único en su especie?

Finalmente pronunciaría estas graciosas y muy carnavaleras letrillas en homenaje a las peñas:

Ha vuelto a Ciudad Real
porque el pueblo lo ha querido
las fiestas de Carnaval
la madre que 1o ha parido.
La Universidad nos vino
con muchísimo cariño
y estuvo más repartida
que la Lotería del Niño.
Y hablando de loterías
por fin nos cayó un gordo
y todos los agraciados
se hicieron mudos y sordos.

Desde aquí os saludo
peñas de Ciudad Real
que el año pasado hicisteis
posible este Carnaval.

Cabezones, Buena Mesa,
La Blusa, Garden y Trini,
La Cuartilla y Samballana
Gambrinus y Mazantini.

Con Ginés de Pasamontes
Los Hidalgos y Hortalizos,
Góndola y Dinosaurios
la fiesta qué bien se hizo.

Por último el pregonero recibió una clamorosa salva de aplausos y no salió a hombros por 1o grandote que es. Y así comenzó este Carnaval ciudarrealeño, que promete estar muy divertido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada