domingo, 17 de julio de 2016

EL EXTERIOR DE LA CATEDRAL



A parte de las portadas que ya he descrito, podemos observar en las fachadas exteriores de la Catedral sus muros construidos en piedra caliza, que parece se obtuvieron de las canteras de Ciudad Real, que estaban situadas donde se ubicaba el viejo Instituto de “Juan de Ávila”. En la fachada de poniente (c/ Reyes), podemos ver cuatro robustos contrafuertes, hechos en el siglo XVII, para fortificar la fábrica que ya estaba ruinosa, cuya obra de estribos y contrafuertes, según asegura Hervás y Buendía en su “Diccionario Histórico, Geográfico, Biográfico y Bibliográfico de la Provincia de Ciudad Real”, se contrató por la iglesia con el maestro cantero Ignacio Vélez Calderón en julio de 1651.

 
Contrafuertes de la fachada de poniente del siglo XVII

En la fachada sur (del Prado), a parte de la puerta del mediodía y el exterior de la antigua sacristía ya descritas,  nos encontramos junto a esta el ábside de la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, construcción realizada a principios del siglo XX, más concretamente en 1904, por el arquitecto D. Sebastián Rebollar, que se levantó sobre parte de la sacristía nueva.

 
Ábside de la capilla penitencial construido en 1904

En el muro del ábside podemos ver varias ventanas cegadas que tienen inscripciones en el centro de sus dinteles. Una tiene la fecha de 1632, que según el historiador Ramírez de Arellano, es la fecha de la construcción de la sacristía nueva. Otra tiene grabado el anagrama mariano. Junto al ábside nos encontramos la fachada de la nueva sacristía que en la parte superior tiene también una ventana con una cartela en su dintel con un anagrama mariano. Junto a estas dependencias nos encontramos las construidas a últimos del siglo XIX, cuando la antigua parroquia fue elevada a Prioral, para acoger las estancias necesarias para su nueva misión como Prioral-Catedral y que se levantaron sobre el desaparecido patio de las parras. Tiene dos pisos y está recorrida por amplios ventanales, careciendo de valor artístico.

 
Inscripciones de las ventanas cegadas en el ábside de la capilla penitencial. La inscripción de 1632 según los historiadores, corresponde a la fecha de la construcción de la nueva sacristía

En la fachada norte nos encontramos a parte de la puerta de la umbría y la torre, el ábside de la capilla del Santísimo construido en 1900,  una puerta sobre la que se abre una ventana, que da acceso a las dependencias camarín de la Virgen del Prado y otra gran puerta que son las cocheras donde se guarda el paso de la Virgen. En el patio de interior que rodea a la capilla de acceso al camarín, aunque no se puede ver desde el exterior, hay un rosetón y una gárgola de interés.

 
Ventana y cartela con inscripción mariana en la sacristía nueva

La fachada este o del camarín, es donde se encuentra el ábside del templo, rodeado de las construcciones de la nueva sacristía y camarín. El ábside es poligonal y está rodeado de grandes contrafuertes y parece ser según Ramírez de Arellano, que es de los más antiguo del templo de principios del siglo XV. En el podemos ver cinco grandes ventanales góticos, que llegaron a tener cinco parteluces cada uno. Hoy solo quedan practicables los dos extremos de los lados habiéndose cerrado los tres centrales, cubiertos interiormente por el retablo mayor. Los dos que quedan han perdido los parteluces y las labores de su ojiva, que parece eran bellísimas, quedando reducidos a inmensos huecos ojivales cubiertos de vidrieras. Respecto de los cegados se ven los antiguos parteluces.

 
En el siglo XIX sobre el patio de parras se levantaron estas dependencias

Rodeando al ábside se encuentra el camarín de la Virgen del Prado, construido en el siglo XVII, presenta cinco pisos que van aumentando en altura, y cada uno presenta una ventana, todas similares: ventanas rectangulares, encuadradas en piedras rectangulares lisas, sin ningún tipo de adorno.

 
En la fachada norte se encuentra el ábside de la Capilla del Santísimo y la puerta de cochera donde se guarda el paso de la Virgen del Prado y se accede al camarín de la Virgen

En el piso más alto nos encontramos la ventana que da al camarín propiamente dicho de la Virgen, que fue decorada en 1918 por el artista y profesor de la escuela de Artes y oficios de nuestra ciudad, D. Tomás Argüello García, bajo diseño del pintor ciudadrealeño, D. Ángel Andrade.

 
Rosetón y gárgola en el exterior de la capilla de acceso al camarín

Pasando las dependencias del camarín, nos encontramos la puerta de acceso a la nueva sacristía y junto a ella podemos ver una ventana con buen tallado en las hojas de madera y rejería, que perteneció a la casa familiar en Daimiel, del que fuera Canónigo de la Catedral, D. Aurelio Gómez-Rico, que al ser demolida fue traída y colocada en la fachada de la Catedral.

 
El ábside de la Catedral y parte de las dependencias que lo rodean como el camarín

Para terminar la descripción de la Catedral por el exterior, solo me queda decir que aparece cubierta por bóveda por armadura y tejado. En el año 1764 para conmemorar que las bóvedas habían sido cubiertas por el tejado, por debajo del alero se conmemoró la obra , con una inscripción que decía: “Se acabó esta obra año de 1764 siendo cura D. Juan Antonio Fernández y mayordomo D. Diego de León”. En las obras que sufrió la Catedral a principios de siglo, se le añadió a esta inscripción la noticia de la obra nueva, para perpetuar el hecho histórico.

 
Ventana colocada en los años cincuenta del pasado siglo en la fachada del camarín junto a la puerta de acceso a la sacristía nueva

 
Lugar donde está la inscripción de 1764 con la añadida a principios del siglo XX

No hay comentarios:

Publicar un comentario