jueves, 14 de julio de 2016

LA PUERTA DEL MEDIODÍA CATEDRALICIA


 
Portada del mediodía con el antiguo zaguán de principios del siglo XX de estilo renacimiento

La Catedral ciudadrealeña tiene tres puertas de acceso, la del Perdón, de la que ya he hablado, la de la Umbría o Norte y la del Mediodía o del Prado, que es en la que me voy a centrar hoy, a la que se accede tras una reja del siglo XIX. La puerta del Mediodía actual es de 1os años sesenta del pasado siglo y a lo largo de los años ha sufrido diferentes transformaciones. La primitiva portada según Bernardo Portuondo y Loret de Mola en su obra: “Catalogo Monumental Artístico-Histórico de España de la provincia de Ciudad Real”, publicado en 1917, era de la siguiente manera:

 
La Puerta del mediodía en la actualidad

La del Mediodía o del Prado era antes de estilo ojival decadente y estaba formada de un arco adintelado encerrado en otro redondo, y éste, a su vez en un cornucopio que terminaba en un topo de grandes hojas de cardo; el tímpano relleno tenía en el centro una imagen en piedra de la Virgen, y a los lados sendas macetas de flores con azucenas que son las armas de la parroquia; en el tímpano del cornucopio se veían las armas de San Francisco, lo cual induce a creer que se hizo a expensas de la Orden, o por lo menos con su ayuda. Esta portada estaba encajonada, por decirlo así, entre un gran botarel que rodea el primitivo, siendo el actual de la misma construcción y fecha que la del imafronte, y la Sacristía Vieja, obra del siglo XVI”.
 
 
En el año 1967 quedó la puerta del mediodía de la manera que actualmente la podemos ver

A principios del siglo XX, se realizaron varias obras en la Catedral durante el pontificado del cuarto Obispo-Prior, D. Casimiro Piñera y Naredo, y entre ellas se reformaron las puertas de acceso al templo catedralicio. Pero esta reforma no convencio y el que fuera quinto Obispo-Prior, D. Remigio Gandásegui y Gorrochátegui, volvió a reformar en 1907 la puerta del mediodía, construyendo un zaguán de estilo renacimiento con el escudo de las órdenes militares  y en el tímpano de la puerta fueron sustituidos los relieves originales, por otro de Modesto Cabildo, representando a Santo Tomás de Villanueva, Patrón de la Diócesis, dando limosna a los pobres.

 
Los blasones que podemos ver sobre el alfiz del zaguán de entrada

Actualmente tras pasar la reja nos encontramos una especie de atrio que nos conduce al actual al zaguán o cobertizo de los años sesenta del pasado siglo XX, en sustitución del construido a principios del siglo XX,  cuyo peso recae en unos soportales discontinuos adosados a la pared, a modo de grandes ménsulas propiamente dicha. Tiene forma de tronco de pirámide invertida y está decorada con grandes hojas vegetales. Su techumbre esta embovedada, con una bóveda de crucería, en cuyo centro hay una clave de forma circular con la Cruz de la Orden de Calatrava.
 
 
Bóveda de crucería del zaguán de entrada

Por encima del arco, a modo de alfiz, ya que enmarca el arco, se encuentran tres blasones dispuestos de modo simétrico. El de la izquierda es el escudo del Obispado-Priorato de las Cuatro Órdenes Militares, en la parte central se encuentra un jarrón con azucenas, antiguas armas de la parroquia y que simbolizan la pureza de la Virgen María, y a la derecha está el escudo de Ciudad Real.

 
La actual puerta del mediodía se proyecto tras su restauración en 1967, que fuera un homenaje del pueblo a Nuestra Señora, siendo también una expresión de respeto y amor a la ciudad manifestado por la Iglesia

Debajo del zaguán o cobertizo y ambos lados de la puerta en su parte derecha e izquierda, nos encontramos dos lapidas. La de la derecha tiene las armas de Pablo VI y nos recuerda que durante el pontificado de este Papa, el entonces templo prioral recibió el título de Basílica Menor en 1967. La de la izquierda es en recuerdo del IX centenario de la aparición de la Virgen del Prado celebrado en 1988.

 
El relieve del tímpano de la puerta es una obra de los hermanos Cruz Solís

En la puerta de acceso al templo nos encontramos una gran basa donde están apoyadas las finísimas columnas que la recorren. Estas columnas en su parte inferior, tienen una pequeña basa troncocónica invertida, rematada en su parte superior por un collarino o anillo. A partir de cada una de las tres basas  (tres a cada lado) se desarrollan las columnas que desembocan en pequeños capiteles compuestos por motivos vegetales y geométricos. De cada una de ellas sale un arco, y entre ellos se encuentran molduras sin decorar de formas cóncavas y convexas.
 

Bajo el arco se encuentra el tímpano que no llega a ser semicircular, está formado por un relieve de1967, de los hermanos Cruz Solís, que representa a María como Madre de la iglesia. La Virgen aparece en el centro sentada, sobre la cual existe la inscripción “MATER ECLESIAE”  que está sostenida por los bustos de dos pequeños ángeles, coronada por la figura del Espíritu Santo en forma de paloma con las alas extendidas.

 
La lápida conmemorativa del IX Centenario de la aparición de la Virgen del Prado, fue inaugurada por el Obispo-Prior, D. Rafael Torija de la Fuente

A ambos lados de la Virgen hay dos grupos de personas apareciendo en primer término la figura de dos obispos, que pueden ser doctores de la iglesia, y detrás de ellos un conjunto de diversas gentes. Las figuras están dispuestas en distintos planos para dar un sentido de profundidad.

La carpintería de la puerta es de madera y su decoración es con motivos geométricos como rectángulos, semicircunferencias.

 
Lápida que nos recuerda el nombramiento de Basílica Menor por el Papa Pablo VI en 1967 al templo prioral


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada