sábado, 16 de julio de 2016

LA PUERTA DE LA UMBRÍA O NORTE DE LA CATEDRAL



Nos dice Rafael Ramírez de Arellano en su obra publicada en 1893, “Ciudad-Real Artística. Estudio de los Restos Artísticos que quedan en la capital de la Mancha”, que la puerta de la Umbría o del Norte de nuestra Catedral es una obra del siglo XVI: “que tiene un arco ojival contenido otro adintelado y flanqueados ambos por graciosos pináculos. Toda la ornamentación está encerrada en un robustísimo arco saliente construido para fortaleza del templo y que debe ser de la misma época de la torre.
 

Según D. José Balcázar y Sabariegos en su obra “La Virgen del Prado a través de la historia”, la puerta de la Umbría tenía en el centro “del arco que la cubre la antiquísima imagen de la Virgen de los Desamparados, que se alumbraba con faroles de aceite, alumbrado sostenido, como un gran honor, por los vecinos de la barriada”.

La puerta tenía un hermoso cancel de madera obra de Francisco Navas, de últimos del siglo XVII con preciosos herrajes cincelados.


A principios del siglo XX, durante el pontificado de D. Casimiro Piñera y Naredo, se reformaron las puertas del templo, realizándose una puerta de estilo gótico desde el inicio del arco saliente del siglo XIX que era un verdadero pegadizo, destruyéndose el artístico cancel y desapareciendo la imagen de la Virgen de los Desamparados.  

La puerta tal y como está en la actualidad, corresponde a la reforma realizada en el templo en los años sesenta del pasado siglo XX, durante el pontificado de D. Juan Hervás y Benet, y se encuentra debajo de un gran contrafuerte construido en el siglo XIX.


La parte inferior está muy deteriorada, y parece que debieron tener unas basas de forma cúbica desde donde arrancarían las pilastras que están adosadas a la pared. Se trata de un par de ellas a cada lado de la puerta, flanqueándola, con cúbicas, tienen un alero en saledizo y están rematadas por pináculos adornados con hojas de acanto.

Los arcos que forman la portada son apuntados con pequeñas columnas adosadas a la pared que recorren las jambas de la portada, y en su parte superior presenta un pequeño capitel. Las archivoltas están decoradas con motivos vegetales en relieve.


El tímpano de la puerta es apuntado y en él aparece el escudo de armas del que fuera el noveno Obispo-Prior, antes mencionado, D. Juan Hervás y Benet, con la siguiente inscripción: “EL EXMO. Y RVDMO. SR. D. JUAN HERVAS OBISPO PRIOR DE LAS ÓRDENES MILIATERES DEFENSOR EN EL CONCILIO VATICANO II DEL TÍTULO DE MARÍA SANTÍSIMA MADRE DE LA IGLESIA RESTAURO Y CONSAGRO ESTA S. I. PRIORAL SANTUARIO DE N. S. DEL PRADO. AÑO 1967”, realizado por los hermanos Cruz Solis.


La puerta de madera son parte del antiguo cancel destruido del siglo XVII, cuyo autor fue Francisco Navas. La talla en madera se compone en la cara exterior de numerosos y pequeños recuadros o casetones, unos cuadrados y otros rectangulares, con cierta graciosa incorrección a veces que les da vida y expontaneidad y anima la obra; en el interior lleva dos pequeños escudos entre abundantes molduras culvilíneas o mixtas hermosamente combinadas, que centran entre ellas dos grandes cruces debajo de los escudos; en estos se hallan gravadas las iniciales de Santa María.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada