lunes, 18 de julio de 2016

LA VENTANA DEL CAMARÍN DE LA VIRGEN DEL PRADO


 
La ventana del camarín fue decorada en 1918 bajo diseño de Ángel Andrade

La ventana exterior del camarín de la Virgen del Prado, es una ventana que se encuentra más decorada que el resto que componen el acceso al camarín de la patrona de Ciudad Real. La decoración de esta ventana fue diseñada en 1918 por el pintor ciudadrealeño, D. Ángel Andrade Blázquez (Ciudad Real, 1866-1932), siendo realizadas las escayolas de los relieves por el escultor y profesor de la Escuela de Artes y Oficios de nuestra ciudad, D. Tomás Argüello García (Valladolid 1887-Baeza (Jaén) 1922).

 
En la parte superior de la ventana nos encontramos una cartela con la fecha de realización de la decoración “19 NOV. 1918”

La ventana antes de su decoración era igual que la del resto de los pisos inferiores, diseñando Ángel Andrade una decoración neobarroca. Esta ventana arranca de dos grandes ménsulas situadas a ambos lados, decoradas con un rostro humano que está encuadrado en dos molduras espirales, a modo de volutas. El vano está flanqueado por dos pilastras con forma de triángulo invertido, y en su parte central tiene adornos vegetales, de guirnaldas y flores. Sobre estas pilastras hay un friso con molduras cóncavas y convexas, y encima se da una decoración vegetal.

 
En el centro superior del frontón hay una cartela con una inscripción dedicada a la Virgen

En el remate superior a modo de frontón, hay una cartela con una inscripción dedicada a la Virgen, está rodeada de dos angelotes sedentes que presentan en sus manos frutas. Rematando la ventana se hallan unos pináculos de formas geométricas. A ambos lados de la ventana destacan dos grandes faroles de forja.

 
Detalle de la decoración de la ventana

Mucha gente cree que la imagen de la Virgen del Prado siempre se vio por la noche a través de la ventana, pero eso nunca fue así a lo largo de los siglos. No sería hasta el año 1953, cuando el miembro de la Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado, D. Antonio Vélez, propendía en la Junta General de la Hermandad, que se realizaran las reformas necesarias para que la Virgen se pudiera ver desde la calle a través de la ventana. La mayordomía del camarín que llevaba el Canónigo, D. Aurelio Gómez-Rico, hizo suya esta propuesta y realizó las reformas necesarias para que la Virgen pudiera ser vista desde la calle desde aquel mismo año de 1953.

 
Hasta 1953 la Virgen del Prado no se pudo ver a través de la ventana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada