jueves, 28 de julio de 2016

LA ANTIGUA CAPILLA DE LOS TREVIÑO, HOY SALA CAPITULAR


 
Actual sala capitular, antigua capilla de los Treviño

Como decía ayer el ábside tenía varias capillas a su alrededor, llegando hasta los años sesenta del pasado siglo la capilla de los Treviño, que se encontraba en el lado de la epístola y que a partir de 1967 se convirtió en Sala Capitular, al cegarse el arco renacentista que la comunicaba con la nave del templo, al ser colocada junto a la pared la actual sillería coral.

Esta tenía una reja de hierro repujado con grotescos del renacimiento, que fue trasladada al inicio de la escalera del camarín de la Virgen del Prado, y en el interior de la capilla recibía culto la  imagen de Nuestra Señora de los Dolores, en el retablo barroco que actualmente sigue recibiendo culto debajo del coro alto a los pies del templo, lugar donde fue trasladada en los años sesenta del pasado siglo, cuando la capilla se convirtió en Sala Capitular.

 
Bóveda estrellada de la sala

La actual Sala Capitular se trata de una capilla pequeña, de reducidas dimensiones y planta cuadrada. Hay que destacar en su fachada frontal una pilastra adosada a la pared en cada lado, son pilastras sin decoración, tan solo aparecen rehundidas. Sobre ellas hay una especie de entablamento sin decorar, a partir del cual se desarrolla un arco de medio punto. En sus cuatro esquinas presenta una especie de pequeños soportes discontinuos: en dos de ellos hay figuras humanas, en otra aparece una hoja de cardo y en la última hojas de acanto como si se tratase de un capitel corintio. A partir de ellas arranca la bóveda de forma estrellada de crucería con terceletes con claves decoradas con motivos heráldicos y vegetales.

 
Cuadro del siglo XVIII de Santo Tomás de Villanueva

En el centro de la sala hay una gran mesa, y alrededor de la misma y junto a la pared, se encuentra la parte baja de la antigua sillería coral con respaldos con dibujos geométricos y vegetales. Sillería que sustituyó a la destruida en 1936 y que permaneció en la nave del templo hasta 1967, cuando fue sustituida por la actual de los hermanos Cruz Solís.  Esta presidida esta sillería por un sillón de cadera decorado con cruces de las Ordenes Militares, y en orfebrería plateada  la imagen de la Virgen del Prado destruida en 1936.

 
Antigua sillería coral y decoración de la pared con cuadros con motivos religiosos y Obispos-Priores

Preside la sala un cuadro representando a Santo Tomás de Villanueva del siglo XVIII, que es una copia anónima de uno de los grandes maestros del Barroco español, de Murillo. Aparece el santo con un grupo de gente, de mendigos y enfermos y se observa un buen estudio de la piel. En su parte posterior se han representado arquitecturas para dar un sentido de profundidad. La luz pasa por el ángulo izquierdo e ilumina la instancia.

 
Sillón de cadera que preside la Sala Capitular

Completa la decoración de la sala, distintos óleos con motivos religiosos y de los Obispos-Priores. También recordándonos su pasado de capilla y lugar de enterramiento de una de las familias más influyentes de la sociedad ciudadrealeña durante siglos, nos encontramos en la pared una pequeña lápida de 1827, en la cual recuerda que en esa antigua capilla reposaban los restos de los Señores del Mayorazgo de los Galiana.

 
Lápida que nos recuerda que en esta antigua capilla reposaban los restos de los Señores de La Galiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada