domingo, 26 de junio de 2011

LA FESTIVIDAD DEL CORPUS CHRISTI EN EL ANTIGUO CEREMONIAL DE LA SANTA IGLESIA PRIORAL DE LAS CUATRO ORDENES MILITARES




La custodia saliendo en la Procesión del Corpus Christi de nuestra Catedral en 1914

La celebración del Corpus Christi en nuestra ciudad, ha sufrido una profunda transformación a lo largo de los años. La actual forma en organizar la procesión, nada tiene que ver de cómo se celebraba en nuestra ciudad, desde la fundación del Obispado-Priorato en 1875 hasta nuestros días.

Según el ceremonial de la Santa Iglesia Prioral de las Cuatro Ordenes Militares, aprobado por el primer Obispo-Prior D. Victoriano Guisasola y Rodríguez, el 13 de abril de 1882, esta era la forma que se debía celebrar y se celebraba la festividad y procesión del Corpus Christi en Ciudad Real, y que se mantuvo casi invariable, en muchas cosas, hasta la llegada del Obispo Rafael Torija de la Fuente:

Por privilegio especial de esta Iglesia se practica por la tarde después de Laúdes la procesión solemne, que por precepto eclesiástico debe celebrarse en este día; pero se hace otra menos solemne por el interior de la Iglesia después de la Misa, que, sin exposición del Santísimo Sacramento, celebrará el Rmo. Prelado, y en su defecto, el Deán ó Presidente, consagrando en ella la Sagrada Forma que se ha de llevar en la procesión de la mañana y de la tarde.

En el caso de celebrar el Rmo. Prelado, será recibido como en las mayores solemnidades, y dicha la Misa como prescribe el Ceremonial, dejará la casulla, tunicelas y manípulo, y revestido de pluvial, recibirá el Santísimo Sacramento de manos del Diácono, según prescribe el mismo Ceremonial, y lo llevará durante la procesión, que se hará como la de Candelas, llevando las varas del Palio, bajo el cual irá el Rmo. Prelado, seis individuos del Excmo. Ayuntamiento, que en este día asiste en Corporación, tanto por la mañana como por la tarde. Concluida la procesión, el Prelado dará la bendición con el Santísimo Sacramento, y éste quedará ya expuesto, según se ha dicho anteriormente.

Durante la exposición del Santísimo Sacramento, en las horas que el Coro no está funcionando se practicará la Vela y Oración como queda dicho para el Jueves y Viernes de la Semana Mayor, fijándose al efecto con oportunidad la lista de que se deja hecho mérito en dichos días. Las horas de Vela serán desde las once de la mañana el día de la Fiesta y la Dominica infraoctava, y desde las diez los demás días de la infraoctava, hasta la hora de dar principio á los Oficios de la tarde.

La procesión del Corpus Christi por la calle Toledo en 1913

Después de Laúdes, según se ha indicado, será la procesión solemnísima, á la que si hubiere de asistir el Rmo. Prelado, será recibido y acompañado al Vestuario por la Comisión Capitular, y además por los dos Canónigos que hayan de oficiar como Ministros, ayudándole a vestirse los dos Canónigos más modernos, mientras el Presbítero asistente y los Ministros toman sus ornamentos respectivos.

Acabados los Laúdes, sale del coro toda la Residencia, y precedida del Clero parroquial que estará preparado al efecto, se dirigen todos al Vestuario para desde él acompañar al Reverendísimo Prelado, quien, saliendo con dicho acompañamiento, se encamina á la Iglesia, en cuya puerta se le quita la mitra y el solideo, dejando igualmente el báculo.

Organizada la procesión, se pondrá en marcha, precediendo á todo el acompañamiento el Silenciario de esta Santa Iglesia, seguida los estandartes é insignias de las diferentes Cofradías según el orden que se les asignará, acompañando á uno y otro lado los fieles que quieran asistir con velas encendidas, y después las diferentes comisiones civiles y militares invitadas al efecto. Detrás de dichos estandartes seguirán las Cruces parroquiales y sus respectivos cleros, en el centro y delante de la Cruz Capitular marchará el Fiscal eclesiástico, acompañado del Notario mayor de la Vicaría, y precedidos ambos del Fiscal titulado de vara.

A la cabeza del Ilmo. Cabildo, y precedida del Pertiguero, irá la Cruz Capitular que será llevada por un Clérigo seminarista, á cuya izquierda marchará el Beneficiado que haga en este caso el oficio de Subdiácono; al par de la Cruz los ceroferarios con ciriales, y detrás otro seminarista que alternará el llevarla; á los lados en dos filas marchará la Residencia con pluviales blancos sobre los hábitos corales, y en el centro los cantores presididos por el Sochantre.

Delante de los cantores irán con cetros dos beneficiados y detrás dos Capitulares acompañados respectivamente de un niño de coro.

Delante de la custodia irán dos turiferarios, cada uno con su incensario y naveta, los cuales incensarán de trecho en trecho al Smo. Sacramento, que será llevado en andas por cuatro sacerdotes revestidos con los ornamentos sagrados de celebrar, estableciéndose al efecto turnos que alternarán oportunamente. Detrás del Smo. Sacramento se colocará el palio que será llevado con el orden siguiente: desde el pie del Altar mayor hasta salir de la Iglesia lo llevarán los seis Capitulares más modernos, quienes lo dejarán en manos de seis Beneficiados, también los más modernos, que en mitad de la Calle Azucena, lo entregaran á los tres Párrocos de esta Ciudad y á un Coadjutor de cada Parroquia, y estos á su vez serán reemplazados en la plazuela de las Carmelitas por los Sacerdotes y Clérigos designados para llevarle durante la carrera; al llegar de regreso al Prado la procesión, volverán a tomarlo los Beneficiados y en la puerta de la Iglesia los Sres. Capitulares. Seguirá al Palio el Rmo. Prelado, acompañado del Presbítero Asistente y de los Diáconos de Oficio que llevarán las extremidades del pluvial; el Beneficiado del Báculo precederá inmediatamente al Prelado y el de la Mitra ira detrás de él, y á continuación dos seminaristas ó pajes vestidos de sotana y ceñidor de seda llevaran el sillón de respeto, del cual podrá usar el Prelado, si tuviere necesidad. Por último marcharán las Autoridades civiles, militares y judiciales y el Excmo. Ayuntamiento, cerrando la marcha, á ser posible, un piquete de guardia de honor de infantería, así como deberá marchar delante otro de caballería.


La custodia precedida del cabildo Catedral en la procesión de 1912

Terminada la procesión, lo cual se procurará que sea antes de anochecer, el Rmo. Prelado dará la triple bendición con el Santísimo Sacramento, después de haberse cantado el Tantum ergo…, el verso y la oración, sin decir Dominus robiscum antes ni después de ella; y en seguida se reservará, haciendo todo esto como prescribe el Ceremonial.”

Leyendo este ceremonial de nuestra Catedral, se pueden apreciar entre otras cosas, que las Cofradías y Hermandades de nuestra ciudad participaban en la procesión con sus insignias, y diferentes convocatorias de muestro Obispado a su participación en el transcurso del siglo XIX y XX, respaldan mi opinión, que a las Cofradías y Hermandades, tanto de Penitencia como de Gloria, se les debería dejar participar en la Procesión de Corpus Christi.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada