jueves, 9 de junio de 2011

DE CUANDO LAS HERMANDADES ANTIGUAS DE NUESTRA CIUDAD, COMENZARON A SABER LA FECHA DE SU FUNDACIÓN



No soy una persona narcisista ni ególatra, mis verdaderos amigos y las personas que me conocen en profundidad lo saben. Siempre en este mundo complejo de las Cofradías y Hermandades he intentado trabajar sin recibir nada a cambio, aunque a raíz de mi nombramiento como Presidente de la Asociación de Cofradías, cargo en el que tengo los días contados ya que cuando cumpla mi actual mandato no volveré a presentarme a la reelección, he tenido que representar a las Cofradías y Hermandades allí donde he sido llamado e invitado para ello.

Por ostentar el cargo que ocupo en la actualidad y que como he dicho anteriormente dejare tras la Semana Santa de 2013, he tenido que aguantar toda clase de difamaciones y posturas en contra a mi persona por parte de cofrades y eclesiásticos, hasta el extremo que muchos cofrades y cofradías se han beneficiado de mis trabajos y han ocultado quien los saco a la luz.

Hoy esta reflexión que quiero realizar en voz alta, la voy a centrar en los datos históricos que se manejan en nuestra Semana Santa y que parece que muchos desconocen desde cuando se utilizan y quien los saco a la luz.

En mis cuarenta y tres años de vida y una larga trayectoria en el mundo cofrade, he leído infinidad de historias en torno a nuestras cofradías y hermandades, sin base ni argumentación alguna. Durante muchos años, los que nos interesábamos por la historia de nuestras corporaciones nazarenas, nos encontrábamos con escritos realizados por las propias hermandades sobre la fecha de su fundación, que en nada se ajustaban a la realidad, e incluso se daban nombres de personas y familias que parecían habían pagado pasos e insignias cuando luego se demostró que no era verdad. Incluso teníamos que leer como se inventaban leyendas de cómo se habían sacado pasos de talleres de escultores envueltos en gabardinas y lonas para poder traerlos a nuestra ciudad.

Una de las cosas en las que he dedicado muchas horas de mi vida cofrade, ha sido en intentar saber la verdad sobre la historia de nuestras hermandades y descubrir la misma. Y así cansado de que se publicaran datos e historias que no me cuadraban, comencé con treinta y un años, apoyado y acompañado en muchos casos por mi gran amigo José López de la Franca y Gallego, a investigar sobre el origen e historia de nuestra Semana Santa y sus hermandades. Luego y a través de Pepe, conocí a otro gran cofrade y conocedor de nuestra celebración pasional, Alberto Carnicer Mena, que desde que lo conocí, corrige mis trabajos históricos sobre nuestra Semana Santa y también me ha aportado infinidad de datos como gran estudioso de la misma.


Hasta la publicación en el año 2001 de mi libro “Semana Santa en Ciudad Real. Historia de una tradición”, las cofradías fundadas anteriormente al siglo XX de nuestra ciudad, desconocían la fecha de su fundación y otros muchos datos de su pasado, excepto la Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón y de las Aguas que se sabia que se fundo en 1599. De las Hermandades fundadas en el siglo XX, solo basta mirar mis trabajos publicados por la Asociación de Cofradías en “Cuadernos Cofrades”, para saber que en muchas de ellas he sido yo también quien he reconstruido su historia.

Pero centrándome en las hermandades fundadas anteriormente al siglo XX, estos son los datos que las hermandades publicaban en las guías de Semana Santa editadas por la Asociación de Cofradías.

En la guía publicada en el año 1945 figura que no se sabe la fecha de fundación de las Hermandades del Ecce-Homo, Jesús Nazareno y Santo Sepulcro, la del Cristo de la Caridad que se fundo en 1894, la de la Dolorosa de Santiago en el siglo XIX, la de la Oración en el Huerto en 1915, la de Jesús Caído en 1833, la del Cristo de la Piedad y Santo Descendimiento en 1902, la de Nuestra Señora de los Dolores “Ave María” en 1905 y la de Nuestra Señora de la Soledad en 1929. Datos que se publican repetitivamente en todas las guías editadas hasta los años sesenta.

En las guías publicadas en los años sesenta y en el libro editado en 1960 bajo el titulo “Semana Santa Española”, que recoge una amplia recopilación de los datos de las cofradías y hermandades de casi toda España. Aparecen los enviados por las cofradías y hermandades de nuestra ciudad, que en cuanto a la fecha de fundación de las mismas contiene algunas variaciones de lo publicado hasta entonces. Así se mantiene que se desconoce la fecha de fundación de las hermandades del Ecce-Homo y Santo Sepulcro, la del Cristo de la Caridad figura ahora que se fundo en 1908, la de la Dolorosa de Santiago a mediados del siglo XIX, la del Nazareno en el siglo XVII, la de la Oración en el Huerto en el siglo XVIII, la de Jesús Caído en 1833, Cristo de la Piedad siglo XVII, Descendimiento 1902, la del Ave María hacia 1600 y la de Nuestra Señora de la Soledad el 29 de marzo de 1880.


Los datos sobre las fundaciones de las hermandades cambiarían su fecha en muchas guías de los años setenta, ochenta y noventa e incluso en la ultima guía que se publico en 1999, antes de salir publicado mi libro, estas eran las fechas de fundación que se mantienen: Ecce-Homo siglo XVIII, Cristo de la Caridad siglo XVIII, Dolorosa de Santiago siglo XIX, Nazareno siglo XVII, Oración en el Huerto siglo XVIII, Jesús Caído 1833, Cristo del Perdón 1599, Cristo de la Piedad siglo XVI, Santo Descendimiento siglo XVIII, Santo Sepulcro siglo XVI, Dolorosa de la Catedral “Ave María” siglo XVI y Nuestra Señora de la Soledad 1748.

Mención a parte merecen las fechas que figuran en dos libros publicados sobre nuestra Semana Santa. En el primero titulado “La Semana Santa de Ciudad Real. Aportación Etnográfica de una Religiosidad Popular”, escrito por Julián Plaza Sánchez y publicado en 1985 por el Excmo. Ayuntamiento de nuestra ciudad, aparecen las mismas fechas de fundación de las hermandades que las reseñadas anteriormente. En el otro, publicado años más tarde, en 1997, por la editorial contacto con la colaboración de la Asociación de Cofradías, aparece unas notas de cada una de las hermandades con las fechas de fundación ya citadas.

Cansado de historias de cofrades sobre quien había comprado y regalado tal o cual imagen e insignia, y cual era la hermandad más antigua, me propuse intentar esclarecer la verdad sobre nuestras antiguas hermandades y comencé investigando en nuestra ciudad sacando todos los datos posibles de las hemerotecas existentes, dedicando cientos de horas en ello, descubriendo fechas, nombres y datos sobre nuestra Semana Santa que hasta la fecha no habían sido publicados por nadie.

Pero la fecha exacta sobre la fundación de nuestras hermandades seguía sin aparecer, y comencé a parte de dejarme tiempo en ello, mi dinero personal en viajar al archivo Histórico Nacional a Madrid y al Metropolitano de Toledo, siempre acompañado de Pepe, descubriendo en este ultimo los datos de las fundaciones de nuestras hermandades, al conservarse en el los Estatutos fundacionales de casi todas las hermandades de penitencia actuales anteriores al siglo XX.

Entonces el archivo toledano no contaba con los medios que tiene en la actualidad para reproducir sus archivos, y solo se permitía sacar los datos del documento en el archivo, por lo que fueron muchos los viajes y horas dedicadas en recopilar todos los datos que se conservaban en él, relacionadas con nuestra Semana Santa.

Y después de tres años de investigación, en el año 2001, publicaba mi ya referido libro "Semana Santa en Ciudad Real. Historia de una tradición”, cuyo prologo fue realizado por quien me facilito mucha documentación y me acompaño en la visita de muchos archivos. Me estoy refiriendo a José López de la Franca y Gallego, que en su citado prologo decía: “Ha querido el autor saldar la deuda habida desde hace muchos años, respecto al origen y tradición de nuestras hermandades y cofradías de penitencia, parcialmente perdida, perfectamente descuidada y olvidada, encontrándose en la totalidad de los casos inventada o tergiversada hasta límites insospechados.

Elaborado pacientemente durante más de dos años de ardua investigación trabajando con denuedo ejemplar, con ardor y brío infatigables en la elaboración de este libro. Acumulando horas y horas en archivos, bibliotecas y hemerotecas, sin escatimar tiempo, dedicando su pecunia por amor a su ciudad, por un amor enmadejado en lo cofrade.
Soy consciente de los resultados que la presente publicación ha de dar, y éstos como alma nutriente abastecerán a las hermandades y cofradías, dotándolas de la personalidad que tuvo cada una de ellas y de la que fueron desposeídas lamentablemente, haciéndolas enseñar el ayer propio, que es de capital importancia para el funcionamiento de éstas en el presente y en el futuro.”
A partir de la publicación de mi libro y una vez hecho publica las fechas exactas de la fundación de muchas hermandades, los datos publicados fueron utilizados por la mayoría de las hermandades de nuestra ciudad, sin citar su procedencia. Y a raiz de mi libro y datos, es cuando se van ha conmemorar efemérides, que si no hubiera sido por mi y mis trabajos de investigación nunca se sabrían, ya que las fechas que estas utilizaban nada se parecían a la realidad por mi descubierta y publicada.

Con este escrito solo quiero que sepan las nuevas generaciones de cofrades, que no fue hasta el año 2001, cuando la mayoría de las hermandades de nuestra ciudad no supieron la fecha de su fundación, datos históricos e incluso escultores y años en los que se habían realizado sus imágenes Titulares. Y fui yo quien lo saco a la luz pública, aunque claro esta, al ser yo siempre que se puede se omite mi nombre, pero con esta reflexión que hago pública, quiero dejar constancia que si no fuera por mi, las fechas de fundación que ahora todos utilizan, nunca hubieran existido y la conmemoración de muchas efemérides que ahora se anuncian y que nos tocara vivir en próximos años, nunca habrían existido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada