sábado, 30 de mayo de 2015

EL HIMNO DE LA MANCHA



Mañana domingo día 31 se celebra en nuestra comunidad autónoma el día de Castilla-La Mancha, por este motivo voy a reproducir un artículo de Luis Cañigral, publicado en el año 1988 en la revista “Montesinos” que lleva por título “El Himno de la Mancha”.

No, no voy a proponerles un himno a la autonomía castellano-manchega ni aprovechar mi estro para lanzarme y elevarme a tonos épicos. Una de las primeras cosas que emprendieron las autonomías no históricas fue la creación de un himno autonómico, como si el canto de unos versillos pudiera suplir, insuflándolo, el sentimiento regional o autonómico. No de otro modo la polémica se gestó en torno al encargo hecho al doctor García Calvo de componer unas estrofas que comprendieran el sentir de la autonomía madrileña. Y yo recuerdo que hubo un sonado proceso que creo no llegó a materializarse en condena, porque un zamorano con los mismos apellidos que el excelente catedrático de Latín, propuso la autonomía para Zamora. Algo así, como proponerla yo ahora para Anchuras o Fregenal de la Sierra.

Me voy a referir a un Himno a La Mancha no salido de mi numen, sino del de don Francisco Colás y Ruiz de la Sierra, Paco Colás, destacado médico y destacado socialista, que llego en 1931 a ser Presidente de la Ejecutiva de la Federación Provincial y cuyo desgraciado final en la guerra, paralelo al de Recio, nos habla de barbarie y fanatismo. Poco conocemos de la musa de Paco Colás, excepto la letra de este himno y un poema, África, leída por su autor en el festival organizado por “Unión Ciudadana”, con motivo del “Aguinaldo del Soldado”, editado en los talleres de la Imprenta Provincial en 1925, lo doy a conocer. La música cuya partitura desconozco, la compuso el maestro don Antonio Segura, a la sazón director de la Banda Provincial de la Diputación, constituida por niños del Hospicio provincial. Este es el himno:


No debió agradar a todos el himno, sea por la letra, sea por la música, o bien ambas cosas, pero particularmente quizá por el procedimiento empleado. Así, al año siguiente, y sin que podamos ignorar las rivalidades lógicas entre colegas, el 10 de junio de 1926 se publicó un artículo en Vida Manchega, firmado por don Cesar Ruyra, director de la Banda Municipal, que se mostraba muy activa actuando  varias veces por semana en el Prado, donde se critica el procedimiento empleado para su adopción . Este es el tenor de dicha crítica:

“SOBRE EL HIMNO A LA MANCHA”

“Yo nada tengo que objetar a la creación del Himno a La Mancha, imitando a otras regiones españolas; sea himno regional o sea manchego, si bien creo que el concepto de manchego es más amplio y dilatado que el concepto regional; himno manchego ha de ser himno de La Mancha, que creo que comprende las provincias de Ciudad Real, Toledo, Albacete y Cuenca, e himno regional puede ser para esta provincia; a lo que yo voy es al modo y forma de proclamarse ese himno, de constituirse ese himno y creo –y conmigo muchos profesionales de la música- que no es el mejor y más adecuado procedimiento el monopolio.

La labor ejecutada en este sentido por los señores Colás y Segura no es más que la iniciación de una idea que todos vemos con sumo gusto, pero no puede ser, no debe ser la consagración de una obra definitiva, sancionada por una autoridad indiscutible e indiscutida.

La creación del Himno a La Mancha necesita la aquiescencia, colaboración y asentimiento de los organismos representativos de las cuatro provincias manchegas, que son sus diputaciones provinciales y los municipios de sus capitalidades; o se trata del himno provincial o regional de esta Diputación y de este Ayuntamiento y en ambos casos promover un concurso entre profesionales de la música y entre poetas, buscando la máxima inspiración y competencia, que yo no niego a los señores Colás y Segura, pero que acaso pudiera ser superada por otros y en el concurso pudiera ser reconocida y proclamada por un tribunal competente.

Decir que el Himno a La Mancha, es cosa definitiva y aceptada es cosa parecida a la actuación de Juan Palomo –yo me lo guiso y yo me lo como.

El inminente músico, compositor ilustre, gloria de la música española, maestro serrano, autor del Himno a la Exposición de Valencia, al tratar dicha capital de quererlo proclamar himno oficial, encontró oposición en otras provincias por no haberse celebrado concurso y quedó limitado a Valencia. La idea de los señores Colás y Segura es magnífica. Insístase en ella por quien pueda y tenga medios de traducirla en dichosa realidad, pero hágase con todas las de la ley, es decir, huyendo de monopolios y evitando omisiones mortificantes y pretensiones ofensivas.

Esta es mi opinión, a la cual, si falta autoridad, por ser mía, le sobra fundamento.”

César Ruyra
Director de la Banda Municipal

Rivalidad y justicia. Justicia invocada a causa de la rivalidad. Otros detalles de esta polémica, tras la que casi queda postergado el Himno de La Mancha, se me escapan. Viven aún personas que conocieron este trasfondo, particularmente, don Alejandro Colás, hijo del autor, quien podría aclarar algunos detalles más. A mí, amigos que me han ofrecido el texto del himno y don Alejando Pérez, el de César Ruyra, me han esbozado levemente el ambiente. Había un himno a La Mancha, que no hay que confundir con la Sinfonía de La Mancha, de Federico Romero que transcribe Pedro Echevarría en su Cancionero musical popular manchego. ¿Conoce alguien la música del himno? Sería buena ocasión para darla a conocer.”   

PARTITURA Y LETRA ORIGINAL DEL "HIMNO A LA MANCHA" (Antonio Segura/Martín Ramales, publicado en la revista “Vida Manchega” en marzo de 1919)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada