jueves, 10 de marzo de 2016

EN EL AÑO JUBILAR DE LA MISERICORDIA, ADVOCACIONES “MISERICORDIA” EN CIUDAD REAL


El Cristo de la Misericordia procesionó como titular de la Hermandad del Silencio desde 1943 a 1946

El Jubileo de la Misericordia, también llamado coloquialmente Año de la Misericordia, es un jubileo que se celebra durante el Año Santo Extraordinario que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluirá el 20 de noviembre de 2016, para celebrar el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, profundizar en su implantación y situar en un lugar central la Divina Misericordia, con el fortalecimiento de la confesión.

En Ciudad Real hay dos imágenes bajo la advocación de la Misericordia que reciben culto, el Cristo de la Misericordia y la Virgen de la Misericordia.

 
Con motivo del cincuenta aniversario de la fundación de la Hermandad del silencio, la imagen del Cristo de la Misericordia volvió a procesionar en la procesión extraordinaria de la madrugada del Domingo de Ramos 12 de abril de 1992

La imagen del Cristo de la Misericordia preside el altar mayor de la Parroquia de San José Obrero, desde el 1 de mayo de 1996. Esta imagen proviene de la desaparecida iglesia de los Padres del Corazón de María, Padres Claretianos, que se encontraba junto a su casa en la calle Corazón de María. La imagen fue adquirida tras finalizar la Guerra Civil Española, dedicándole la comunidad religiosa un Quinario en Cuaresma.

Esta fue la primera imagen que procesionó la Hermandad del Silencio, en su primera salida procesional en 1943 y hasta la Semana Santa de 1947 que la Hermandad adquirió su actual titular, obra de los escultores valencianos José María Rausell Montañana y Francisco Lloréns Ferrer.

La imagen del Cristo de la Misericordia preside actualmente el altar mayor de la Parroquia de San José Obrero

La imagen del Cristo de la Misericordia volvió a ser procesionada por la Hermandad del Silencio en 1992, cuando celebró su cincuenta Aniversario Fundacional, con una procesión Extraordinaria la madrugada del Domingo de Ramos 12 de abril.

Con la desaparición de la Casa e iglesia de los Padres Claretinos, la imagen del Cristo de la Misericordia paso en los años sesenta del pasado siglo,  a la capilla de San José que se abrió al culto en la barriada del Larache, una antigua casa en la Carretera de Fuensanta, donde se decía la Santa Misa todos los domingos, capilla que se mantuvo abierta hasta la inauguración de la nueva parroquia, el 1 de mayo de 1996, presidiendo desde entonces el altar mayor de la misma.


La imagen de la Santísima Virgen de la Misericordia, es la titular de la Hermandad que lleva su mismo nombre, Hermandad fundada en el año 1985 por un grupo de jóvenes de la Parroquia de San Pedro Apóstol, todos ellos animados por el coadjutor de dicha parroquia, el padre claretiano Reverendo Javier Blázquez Flores, que procesiona la mañana del Viernes Santo, cerrando la Pasionaria de San Pedro.

La Hermandad procesionó por primera vez el Viernes Santo de 1986, con la imagen de la Virgen de propiedad particular de la primera camarera de la hermandad, Romi García Ortega, siendo obra del escultor-imaginero Juan Antonio González García (Juan Ventura). Pero unos incidentes entre la Junta Directiva y la propietaria de la imagen desencadenaron la adquisición de la actual Titular de la hermandad, siendo bendecida en la Cuaresma de 1990. La imagen también fue encargada al escultor sevillano Juan Antonio González García (Juan Ventura), realizada en madera de cedro.

Desde su bendición en la Cuaresma de 1990, la imagen de la Virgen fue puesta al culto en la Parroquia de San Pedro, ubicándola en diferentes lugares del templo hasta su emplazamiento actual en la capilla de San Juan Bautista. La advocación de Misericordia resalta el papel protector de la Virgen, la “Regina Misericordiae”, y su festividad litúrgica se celebra el 24 de septiembre.

La Virgen de la Misericordia recibe culto en la capilla de San Juan Bautista de la Parroquia de San Pedro

En una primera impresión llama poderosamente la atención la notable juventud del rostro de la imagen. Puede ser definida tal y como la han hecho varios eruditos sevillanos, como una “dolorosa inmaculista”, haciendo referencia al Dogma de la Inmaculada Concepción de María. Al ser concebida sin pecado, la Virgen no envejecería y por tanto a la muerte de su hijo mantendría ese rostro de “veinte añera”. Ésta tradición inmaculista se fundamentaría en las lecturas de los evangelios apócrifos y en la Leyenda Dorada.

La Virgen parece en actitud de reír, y son las lágrimas de Cristal (dos en la mejilla derecha y tres en la mejilla izquierda) las que le otorgan el carácter de imagen dolorosa. La forma del rostro es ovalada, de agradables proporciones. Cuenta con el mentón ligeramente acentuado. La nariz es de correctas proporciones, con las aletas laterales perfectamente talladas. Posee ojos almendrados, que miran al frente, otorgándole una concentración de la mirada hacia el espectador. Las pestañas son añadidas. Las cejas son casi rectas curvándose en el final, enmarcando correctamente la superficie ocular.

La boca, con el labio inferior algo pronunciado está bien modelada. El labio superior se contrae por el rictus del dolor, lo que nos permite entrever la talla de la dentadura. El cuello es esbelto y perfectamente anatomizado. La policromía de la imagen le otorga un rostro cálido, con ligeros tonos rojizos, en ojos, nariz y laterales de la cara. La policromía resalta el encanto de juventud de la Virgen. Responde al canon sevillano de imágenes de “candelero”, las cuales son sólo talla de cabeza y manos, siendo el resto un armazón de madera o metálico.

 
Cartel que editó la Hermandad en 2010 al conmemorarse el XXV Aniversario de su fundación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada