viernes, 14 de octubre de 2016

LOS NUNCIOS QUE HAN VISITADO NUESTRA CATEDRAL


 
Nunciatura Apostólica de la Santa Sede en Madrid

El Nuncio Apostólico es un representante diplomático de la Santa Sede con rango de embajador. Representa a la Santa Sede ante los Estados (y ante algunas organizaciones internacionales) y ante la Iglesia local. Suele tener el rango eclesiástico de arzobispo. Normalmente reside en la nunciatura apostólica, que goza de los mismos privilegios e inmunidades que una embajada.

A lo largo de los años de existencia de nuestro Obispado Priorato y que la antigua Parroquia de Santa María del Prado fuera declarada primero Prioral y posteriormente Catedral, varios han sido los Nuncios que han visitado el principal templo de nuestra Diócesis.

 
Monseñor Serafino Cretoni

El primer Nuncio que visitó nuestra catedral fue Monseñor Serafino Cretoni, que realizó su visita el 24 de mayo de 1896, con motivo de la consagración episcopal del que sería cuarto Obispo-Prior, D. Casimiro Piñera y Naredo. Monseñor Serafino Cretoni  fue consagrado arzobispo titular de Damasco en 1893, yendo como nuncio papal a Madrid, donde permaneció tres años. En 1896 fue creado cardenal-sacerdote de Santa María sopra Minerva y en 1900 era prefecto de la Congregación de Indulgencias. Tras 1903 fue prefecto de la Congregación de Ritos. Fue miembro de la Congregación de Obispos y Regulares, de Concilios, de Supervisión de Concilios Provinciales, de Propaganda, de Propaganda para el Rito Oriental y Ceremonias, así como de la Congregación Laurentina. Nacido en Soriano, Italia, el 4 de septiembre de 1833, murió en Roma el 3 de febrero de 1909.

 
Monseñor  Aristide Rinaldini

En mayo de 1907 siendo quinto Obispo-Prior, D. Remigio Gandasegui y Garrochategui, vino a inaugurar las obras de restauración de la Catedral y el nuevo órgano catedralicio Monseñor  Aristide Rinaldini, Arzobispo Titular de Eraclea di Europa,   que había sido nombrado Nuncio en España en 1899, ocupando este cargo hasta el citado año 1907. La visita a nuestra catedral fue de los últimos actos a los que asistió en España, ya que el Papa Pio X lo había nombrado Cardenal en el consistorio del 15 abril de 1907 y marchó a Roma días después de asistir al acto de nuestra catedral. Fue Camarlengo del Sacro Colegio Cardenalicio entre 1912 y 1914, falleciendo en Roma el 11 de febrero de 1920, había nacido en Montefalco el 5 de febrero de 1844.

 
Monseñor Federico Tedeschini

Monseñor Federico Tedeschini, Arzobispo de Lepanto, fue el tercer Nuncio que visitó Ciudad Real y la Catedral. Llegó a nuestra ciudad el 19 de octubre de 1929 a la una y veinticinco de la tarde, siendo recibido por las autoridades locales en la Puerta de Toledo, trasladándose a la catedral donde fue recibido por el Obispo Prior, el ahora beato Narciso de Estenaga, el Cabildo Prioral, los párrocos, clero, claretianos, jesuitas, marianistas y padres dominicos de Almagro. Paso a la Catedral bajo palio que llevaron seis sacerdotes. En el interior del templo tras rezar ante el Santísimo, ocupó un dosel en el lado del evangelio que se había preparado en el altar mayor. Enfrente suyo en el lado de la epístola bajo dosel se encontraba el Obispo-Prior. Tras el canto de una salve a la Virgen del Prado, el Nuncio pronunció un discurso y dio la bendición, terminando el acto con el canto del himno a la Virgen del Prado. Al término de los actos en la Catedral, hubo una recepción popular y a continuación una comida intima en el palacio episcopal, participando por la noche en el banquete que se sirvió en honor al Infante D. Jaime. Al día siguiente partió a Almagro para coronar la imagen de la Virgen de las Nieves.

Monseñor Federico Tedeschini había nacido en Antrodoco (Italia), el 12 de octubre de 1873. Ordenado sacerdote el 15 de julio de 1896, fue nombrado el 31 de marzo de 1921 Nuncio apostólico en Madrid, permaneciendo en su cargo hasta el 10 de junio de 1936. Fue creado cardenal in pectore en el consistorio de 13 de marzo de 1933, lo que no se hizo público hasta el consistorio de 16 de diciembre de 1935. En 1939 fue nombrado arcipreste de la Basílica vaticana. En 1946 celebró sus bodas de oro sacerdotales y las de plata episcopales. En 1952 fue legado del Papa en el XXXV Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona. Murió el 2 de noviembre de 1959 en el Palacio de la Dataria de Roma a la edad de 86 años.

 
Monseñor Gaetano Cicognani

Al finalizar la Guerra Civil española, la imagen milenaria de la Virgen del Prado había sido destruida, y gran cantidad de sacerdotes diocesanos asesinados entre ellos el Obispo-Prior, D. Narciso Estenaga Echevarria.  Al estar huérfana de pastor la diócesis en 1940, la hermandad de la Virgen del Prado hizo las gestiones necesarias para que el entonces Nuncio de su Santidad, Monseñor Gaetano Cicognani, Arzobispo Titular de Ancyra, se desplazara a Ciudad Real para bendecir la nueva imagen de su patrona. El Nuncio llegó a nuestra ciudad el 1 de junio de 1940 a las doce de la mañana, y tras ser saludado por las autoridades provinciales y municipales, mientras la banda de música interpretaba el himno pontificio, se dirigió al altar que se había levantado cercano a la Puerta de Toledo y bendijo la nueva imagen de la Virgen del Prado, que es conducida procesionalmente a la Catedral. Terminado el acto, el Nuncio se desplazó a la Diputación Provincial donde se hospedo aquel día. El día 2 de junio ofició un pontifical en la Catedral.

Monseñor Gaetano Cicognani había nacido en Brisighella, provincia de Rávena, en 1881. En 1904 fue ordenado sacerdote en Faenza. En 1925 fue nombrado arzobispo titular de Ancyra y nuncio apostólico de Bolivia, iniciando una carrera como diplomático de la Santa Sede: de Bolivia pasó en 1928 a Perú, cargo en el que estuvo hasta 1936; en esa fecha fue destinado a Austria, destino que ocupó hasta 1938; por último, fue nuncio en España, lugar en el que desempeñó su función hasta 1953. En 1953 fue nombrado cardenal presbítero de Santa Cecilia por el papa Pío XII, así como prefecto de la Sagrada Congregación de Ritos. Al año siguiente recibió el cargo de pro-prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, en el que estuvo hasta 1959. Al mes de retirarse fue nombrado cardenal obispo de la sede suburbicaria de Frascati. Participó en el cónclave de 1958, en el que fue elegido papa Juan XXIII. Falleció en Roma, 5 de febrero de 1962.

 
Monseñor Antonio Riberi

Para asistir a la Coronación Canoníca de la Virgen del Monte, Patrona de Bolaños de Calatrava, que se celebró el 22 de mayo de 1966, visitó el día anterior el sábado 21 de mayo nuestra catedral, el Nuncio Monseñor Antonio Riberi, Arzobispo de Dara. Llegó a nuestra ciudad a las diez de la noche del citado día, siendo recibido a la altura de la Casa de la Cultura por el entonces Obispo Prior, D. Juan Hervás y Benet, los gobernadores civil y militar, el Ayuntamiento en corporación y autoridades provinciales. Al llegar a la puerta de la Catedral, el Arcipreste de la misma, D. Rafael Pérez Piñero, le dio a besar el lignum crucis y le ofreció agua bendita. Paso al interior del templo bajo palio que portaban concejales del ayuntamiento y diputados provinciales, tomando asiento en la silla prioral, situándose el Obispo-Prior en el sitial que se había levantado en el lado del Evangelio desde donde pronuncio unas palabras de bienvenida. A continuación el Nuncio pronuncio un discurso, terminando el acto con el canto de una Salve a la Virgen del Prado e impartiendo el Nuncio la bendición. Terminado el acto en la Catedral, se desplazó junto al Obispo-Prior al Palacio Episcopal donde paso la noche, marchando al día siguiente a Bolaños para coronar la Virgen del Monte. Años más tarde, este mismo Nuncio volvería a nuestra ciudad a bendecir e inaugurar la casa sacerdotal, el jueves 9 de febrero de 1967.

Monseñor Antonio Riberi nació en Montecarlo el 15 junio 1897, se ordenó al sacerdocio el 29 de junio de 1922,  el 13 de agosto de 1934 fue nombrado Titular Arzobispo de Dara, siendo nombrado Nuncio en España en 1962 ocupando este cargo hasta 1967. Finalmente fue nombrado Cardenal-Sacerdote de S. Girolamo della Carità por el Papa Pablo VI el 26 junio de 1967, sin embargo meses más tarde murió en Roma, con la edad de 70 años.

 
Monseñor Renzo Fratini

El último Nuncio que ha visitado nuestra catedral es Monseñor Renzo Fratini, Arzobispo titular de Botriana, nació en Macerata (Italia) el 25 de abril de 1944. Recibió la ordenación sacerdotal el 6 de septiembre de 1969, siendo nombrado Arzobispo en 1993  y Nuncio en nuestro país en 2009. Asistió el pasado 21 de mayo a la toma de posesión del actual Obispo-Prior, D. Gerardo Melgar Viciosa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario