domingo, 27 de octubre de 2013

EL VIEJO MONASTERIO DE LAS DOMINICAS DE LA CALLE ALTAGRACIA


El desaparecido monasterio ciudadrealeño de Dominicas de Alta Gracia 

UN POCO DE SU HISTORIA

La construcción de un Monasterio de Dominicas en Ciudad Real, se remonta a 1435 en el reinado de Juan II y respondió al interés de una familia influyente local, la formada por el abogado de los Reales Concejos don Alfonso Pérez de Ledesma y doña Mencía Alonso de Villaquirán, que a través de una disposición testamentaria dispuso que la casa de su morada se dedicara a levantar un convento de dominicas bajo la advocación de Nuestra Señora de Alta Gracia. Asimismo, Doña Mencía, mandó ser enterrada con el  hábito de monja y trasladado su cuerpo al monasterio donde fue sepultado en lugar destacado.

El monasterio ocupaba parte de las calles Jacinto, Altagracia, Estrella y Luz

Este Monasterio se construyó por el agrupamiento de las casas que componía la manzana de las calles llamadas de Jacinto, Altagracia, Estrella y Luz. Enseguida contó con el apoyo de las familias nobles de Ciudad Real, lo que hizo que a lo largo de los siglos se convirtiera en el más rico por el patrimonio que llego a tener, con mucha diferencia en relación a los existentes en Ciudad Real.

Los muros de su iglesia tenia altos y redondos contrafuertes

También este antiguo monasterio llego albergar entre sus muros a una gran cantidad de monjas, y sabemos por el censo de la Corona de Castilla de 1591, que en el habitaban  50 dominicas. Debido a esa cantidad de monjas que lo llegó a morar, de el partieron religiosas para fundar otros monasterios en el territorio español. En 1576 salieron de este monasterio y llegarón a Huéscar Sor Beatriz Carrillo acompañada de varias monjas, fundando en esta localidad un nuevo monasterio que aun existe.

Parte del monasterio que daba a la calle Jacinto

En el siglo XVI había en Ciudad Real la costumbre entre familias nobles de casa solariega y ricos hacendados, de visitar, en ciertos días de la semana y mediada la tarde, a las comunidades religiosas de la ciudad, siendo uno de los más visitados el de las Dominicas, donde eran famosos sus bizcochos de soletilla que ofrecían las monjas a sus visitantes.

Entre sus muros destacaba un mirador con celosía

Varias son las Dominicas que figuran como esclavas recibidas el 8 de octubre de 1633, en la “Esclavitud de la Madre de Dios de la Virgen del Prado”, siendo estas: Doña Constanza Bermúdez Domingo, su hermana Doña Francisca, Doña Isabel Loaysa, Doña maría de Viera, Doña Catalina S. Bernardo, Doña María Manuel, Doña Catalina Santa Ana y Doña María de Cristo…

Rosetón que había debajo del  mirador y que daba luz a la iglesia

Por el Catastro del Marqués de la Ensenada de 1751, sabemos que en aquella fecha la comunidad monástica estaba formada por 17 monjas y su patrimonio urbano estaba formado por una renta de 1.267 reales, valor de 12 casas que suman una superficie de 3.919 varas; seis situadas en San Pedro, cuatro de ellas de comercio, distribuidas en la Plaza Pública, Cuchillería y Feria; las otras dos en cada uno de los barrios restantes y cuatro de campo.

Muros conventuales que protegían el conjunto monástico

En cuanto a la propiedad rustica, el Monasterio era propietario de 680 hectáreas de tierra en el término municipal de Ciudad Real, y del molino harinero de “La Fuente de doña Olalla” que producía doscientas fanegas de trigo.

Otra fotografía de los muros de la calle Altagracia que rodeaban el monasterio

Pero de toda esta riqueza con la que contó el monasterio, fue desamortizado en 1836 durante la llamada desamortización de Mendizábal. Se puso a la venta todo su patrimonio a excepción de dos fincas de solo 53 áreas y 48 centiáreas. Se subastaron 21 fincas con una notoria extensión (591 Has.)  de apreciable valor (309.766 reales) y el molino harinero.

Exterior del ábside de la iglesia visto desde el exterior del monasterio

A finales del siglo XIX, según la “Guía de Ciudad Real” de Domingo Clemente, en la iglesia del monasterio tenían lugar los ejercicios que la Congregación del Dulce Nombre de Jesús y la del Rosario celebraban, la primera el primer domingo y la otra el segundo de todos los meses. También se dice en la guía que se celebraban funciones a Santo Domingo Guzmán el 4 de Agosto; a San Joaquín el domingo infraoctavo de la Asunción; a San Vicente Ferrer; a María Santísima en su Asunción, y el primer domingo de Octubre a la Virgen del Rosario, cuya imagen era sacada en procesión por su Congregación ese mismo día por varias calles de la ciudad.

Otra vista del ábside de la iglesia desde el interior del monasterio

El 2 de febrero de 1903 se produjo un hundimiento en el monasterio, provocado inicialmente por la caída de una cornisa, que acabó con la vida a una monja e hirió a otras dos.

La parte monástica vista desde su interior

La comunidad estaba formada en 1935 por 24 monjas profesas y una novicia, siendo la priora la Madre Sor Julia de Jesús, que en el mundo se llamó Sofía Sánchez Cortés. Al iniciarse la Guerra Civil Española en 1936, las monjas fueron expulsadas de su monasterio por los republicanos, destrozando estos las imágenes que recibían culto en el y entre sus muros fue instalada una checa, que sirvió de prisión para los que iban a ser asesinados. También fue refugio de los que huían durante la Guerra Civil de las zonas que ocupaba el ejército del General Franco.

El monasterio también tenía un gran huerto

Al término de la Guerra Civil en 1939, el monasterio se encontraba en un estado lamentable, pero fue ocupado de nuevo por las Madres Dominicas que volvieron a la clausura de sus muros. Pero estos se fueron deteriorando con el paso de los años y en 1964 la madre priora comunicó al obispo y al Delegado de la Vivienda el mal estado en que se encontraba el monasterio. Al año siguiente, dos monjas tuvieron que abandonar sus celdas por el peligro de derrumbe de las cubiertas que había en ellas.

El monasterio tenía dos patios, siendo el más artístico este de la fotografía

Las autoridades eclesiásticas y civiles de aquellos años en nuestra ciudad, recomendaron a las monjas edificar otro convento de nueva planta porque, según los técnicos de le época, “gastar dinero en éste era totalmente inútil”. En 1968 se cerró la iglesia a los fieles y fue declarada en estado de ruina. Ese mismo año comenzaba a construirse el nuevo convento que, finalmente, fue inaugurado el 7 de octubre de 1969. Tras abandonar las Dominicas su histórico monasterio, y a pesar de ser uno de los edificios religiosos más bellos del siglo XV, fue derruido en la década de los  años 70 albergando en su solar numerosos bloques de viviendas surgidos en la época.

El patio tenía en el centro un pozo de hierro forjado

UN POCO DEL ARTE QUE GUARDABAN SUS MUROS

La construcción del monasterio se realizó en el siglo XV, estando sus muros realizados con piedra y ladrillo donde destacaba un mirador con celosía y su iglesia con altos y redondos contrafuertes que le daban una artística apariencia. La puerta de acceso a la iglesia estaba blasonada con el escudo de la orden,  y coronada por la imagen de la Virgen con el Niño Jesús franqueados a ambos lados por dos animales.

Tenía arcos de semicirculares de ladrillo

El interior de la iglesia albergaba una buena colección de pinturas de interés y el monasterio contaba con dos patios, uno de ellos era cuadrado con columnas de piedra tallado en sus capiteles con el escudo de la orden y el del fundador del monasterio. También varias dependencias contaban con artesanados como la escalera y el refectorio que eran del siglo XVI y cerámicas con imágenes de Santos de la orden de gran antigüedad.

Los arcos eran sujetados por columnas de piedra 

Las columnas tenían tallados sus capiteles con el escudo de la orden 

Otras columnas tenían tallados el escudo de armas de sus fundadores

Muchas dependencias tenían artesonados de madera del siglo XVI

Galería superior del monasterio

Puerta de entrada al refectorio

El mirador del monasterio visto desde su interior

La iglesia contaba con un retablo dedicado a la Virgen del Rosario

Altar mayor de la iglesia tras la Guerra Civil Española

El paso de la Virgen de la Esperanza en el interior de la iglesia. El paso de la Virgen de la Esperanza se montó en este templo desde 1954 hasta 1967

El monasterio fue derruido en 1970

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada