martes, 28 de enero de 2014

EL VIEJO PUENTE DE HIERRO SOBRE EL RÍO GUADIANA



Sobre el río Guadiana,  en el término municipal de Carrión de Calatrava  y entre los términos municipales de Miguelturra y Ciudad Real, en las proximidades de Peralbillo, se sitúa el viejo puente de hierro de la línea férrea Madrid-Atocha a Badajoz-Frontera, inaugurado en 1927 en el antiguo trayecto de Fernancaballero a Ciudad Real, declarado monumento histórico-artístico.

El puente se situaba en el kilómetro 163,633 sobre el río Guadiana y sustituyó a otro más antiguo, incapaz de soportar el peso de los nuevos ferrocarriles de aquella época, así como su velocidad que tenían entonces.


Construido e instalado por la Maquinista Terrestre y Marítima. Las obras en su conjunto duraron 10 meses invirtiéndose en la parte metálica más de 500 toneladas de hierro, siendo el coste total de 1.200.000 pesetas y siendo inaugurado el 26 de junio de 1927.

La operación de sustitución del viejo puente por este, se realizó sin interrupción del tráfico ferroviario, por lo que fue necesario trabajar a conciencia, y por consiguiente no se pudo comenzar hasta esperar el paso de un mixto, que ya en adelante y para la Historia, sería considerado como el último tren que circulara por la vieja estructura ya desaparecida. Los trabajos de sustitución, se llevaron a cabo nada más pasar ese tren que lo hizo a las 9,45 y estaba totalmente ultimada antes de las cinco de la tarde, hora en la que estaba previsto que pasara el siguiente, por supuesto con la lentitud y reservas propias del caso, pero utilizando la nueva estructura.


Este puente fue construido cosido al viejo desaparecido, y lo que se hizo fue deslizar o traspasar las vías y sus soportes de un puente a otro, mediante unos antiguos artilugios llamados carretillas y unos grandes gatos, utilizándose el procedimiento de “corrimiento lateral”.  

Dicen las crónicas de la época, que estos trabajos fueron presenciados por varios cientos de personas desplazadas desde las localidades limítrofes con sus autoridades al frente, acompañados de numerosos periodistas y reporteros gráficos, que no quisieron perderse ese momento histórico, siendo felicitados al finalizar la complicada faena, tanto los ingenieros, como los especialistas y obreros que habían tomado parte en el evento, por el duro e impecable trabajo efectuado, no sin dificultades pues tuvieron que trabajar en pleno río, así como a la Compañía, por el total éxito obtenido que culminó con el acierto con que se llevó a cabo la operación.


Una breve ficha técnica del actual puente de hierro sobre el Guadiana es la siguiente:

Situación: Km. 163/633 de la línea férrea (centro matemático de su fábrica).
Línea: Madrid Atocha-Badajoz Frontera.
Trayecto: Antiguo de Fernancaballero a Ciudad Real.
Río que salva: Guadiana.
Término municipal: Carrión de Calatrava que la línea férrea recorre desde el Km. 163/599 al 164/132.
Términos colindantes: Miguelturra al norte y Ciudad Real al sur.
Obra: Se compone de cuatro tramos: dos de 55,74 m. y dos de 53,28 m. que suman una longitud total de 218,04 m. La altura desde el nivel del suelo a la parte inferior del tablero es de 4,820 m. y la anchura en estribos es de 4,640 m.
Características: El puente, que es abovedado, descansa en diez aparatos de rodillos, sobre dos estribos y tres pilas de mampostería.
Otros datos: Las obras duraron 10 meses y se invirtieron en la parte metálica 500 toneladas de hierro.
Fecha inaugural: El día 26 junio 1927 y sustituyó a otro anterior.


Aunque a lo largo de los años se procedió a reforzar varios tramos en consonancia con el aumento del tráfico ferroviario, esta vieja estructura no pudo aguantar la potencia y velocidad de los actuales trenes de alta velocidad, por lo fue necesario jubilarlo, siendo cerrada la línea férrea Madrid a Ciudad Real, el 10 de enero de 1988,  cuando comenzaron los trabajos de implantación de la nueva de alta velocidad Madrid-Sevilla.


Cuando dejo de utilizarse este viejo puente, la Asociación ciudadrealeña de los Amigos del Ferrocarril, instaron a la Delegación Provincial de Cultura, para que este viejo puente que había tenido un uso de sesenta años, fuera declarado monumento histórico-artístico, con el fin de librarlo del temido soplete y protegerlo de los hurtos, evitando con ello que se perdiera todo un símbolo y un testimonio irrepetible de una importante y dilatada época en la historia del transporte por ferrocarril, y en consecuencia, que terminara en cualquier desguace convertido en un montón de chatarra, evitando un triste final para todo un monumento.


En sus sesenta años de historia, el viejo puente sufrió un atentando coincidiendo con la revolución de octubre de 1934 en nuestra ciudad. En la noche del 5 de octubre de 1934, se pusieron dos artefactos explosivos en el puente por miembros del partido socialista pertenecientes al comité revolucionario provincial. El día 6 de octubre, día de huelga general, debería empezar con el corte de las comunicaciones ferroviarias. Los acontecimientos se desarrollaron de manera muy distinta a lo planeado. Las bombas apenas ocasionaron daños. Un guarda nocturno de la compañía ferroviaria escuchó la primera explosión, a raíz de lo cual evitó la marcha del tren de mercancías que, al pasar por el puente, hubiera hecho estallar otra bomba de mayor potencia y que este volara por los aires.


Con motivo del IV centenario del Quijote en el año 2005, el puente quedo incluido en la ruta del Quijote recuperando su entorno como zona medioambiental de esparcimiento, de utilidad pública e interés social, siendo el antiguo Puente de Hierro escenario de paso de la vía verde que une los municipios de Miguelturra, Carrión de Calatrava y Ciudad Real capital.

Pinchando el siguiente enlace, se puede leer un artículo de la revista 2471 de Obras Públicas, correspondiente a junio de 1927 sobre la sustitución de los tramos metálicos de un puente sobre el Guadiana, concretamente este:



No hay comentarios:

Publicar un comentario