viernes, 3 de enero de 2014

UN INFORME DEL ARQUITECTO PROVINCIAL CIRILO VARA SOBRE EL ESTADO DE LA CATEDRAL EN EL SIGLO XIX



El Archivo Diocesano de la Archidiócesis  de Toledo, es rico en documentación sobre la vida religiosa de nuestra ciudad, sus comunidades religiosas, hermandades y templos, ya que hasta el año 1876 la misma dependió de la sede Toledana.

Entre la documentación sobre el templo parroquial de Santa María del Prado, actual Catedral, que guarda el archivo, hay un informe facultativo sobre el estado en el que se encontraba nuestra catedral en 1861, realizado por el arquitecto provincial Cirilo Vara Soria y que a continuación reproduzco:


Autorizado por nombramiento de V.S. fecha 9 de Abril último, para reconocer el templo parroquial de Santa María del Prado de esta ciudad y forma en su vista el presupuesto para su reparación; debo manifestarle: que habiendo reconocido dicho templo; he observado que verdaderamente necesita reparar según manifestare a V.S. más adelante; mas antes de pasar a este punto me permitirá detenerme aunque ligeramente en hacerle una reseña de la referida Iglesia a la vez que exponga los deterioros que tiene.

Este templo que merece sin disputa el titulo de principal entre las otras dos parroquias por tener dentro de sus muros, la portentosa Virgen del Prado Patrona de Ciudad-Real ha sido construida en varias épocas bien distantes entre sí por cierto, pues que dos de sus portadas pertenecen al periodo gótico-bizantino, las bóvedas de su grande y única nave, son góticas, el arranque de la antigua torre es del renacimiento en mayor rigor, y el coro, sacristía y nueva torre son greco-romanas, y construidas en el próximo pasado siglo.

La grande nave tiene una longitud total de 90 metros y 17 de ancho por una grande y proporcionada altura.

Ocupa el centro del presbiterio el magnífico altar de estilo greco-romano, ejecutado a principios del siglo XVII por el gran escultor, Giraldo de Merlo, decorado en los cuatro órdenes, Dórico, Jónico, Corintio y Compuesto, en los intercolumnios están los 12 apóstoles y en los entrepaños magníficos cuadros de gran relieve que representan diferentes pasajes de  la vida de la Virgen, y otra multitud de relieves representando otros varios asuntos.

Ahora bien esta magnífica iglesia es considerada como monumento artístico por las preciosidades y bellezas que encierra siendo además la patrona predilecta de la ciudad y su comarca, se halla hoy en un estado deplorable, especialmente por la depresión que se advierte en uno de los arcos torales, el cual hace ya mucho tiempo se halla sostenido y reforzado por una llanta de hierro, del mismo modo que uno de los aristones de la bóveda, pero esto no puede corregirse sin promover una grande obra la cual será de un coste extraordinario que en la actualidad hay que renunciar mientras no tome las ruinas mayores proporciones.

Otro de los mayores y más amenazadores accidentes que han ocurrido en el templo, es el gran vencimiento que han tomado las formas de la armadura en la que por cualquier incidente por pequeño que sea puede ser de mucha transcendencia, pues que teniendo como tiene 17 metros y medio por ocho de altura trece de dichas formas presentan un desplomo hacia el este de 40 centímetros, por la cual algunas de las cadenas han hecho tal movimiento de torsión que no pudiendo resistir tal esfuerzo han cedido algunas ya rompiéndose a raíz del muro ya segregándose de él, cuya circunstancia le da un aspecto amenazador.

También se han roto una porción de contrapases y podridos otros, así como también mucha parte de la tabla de su techumbre.


Otros de los puntos que también llaman la atención, es el notable desplomo que se observa en uno de los muros exteriores del cerramiento del camarín de la Virgen el cual es preciso demoler y construir de nuevo en todo lo perteneciente a la planta baja.

En cuanto al pavimento de la Iglesia aunque en el único que he visto sin depresiones ni hundimientos y menos humedad, sin embargo el mucho uso y la falta de reparaciones han hecho en él, un gran estrago habiéndose triturado y gastado las baldosas lo cual le da un aspecto feo.

El pavimento de las capillas y pasos al camarín por ser sin duda el más antiguo es el que se halla más lastimoso, a consecuencia de los sepulcros que en ellos están situados y las aguas que entran de los patios, cuyo piso esta mucho más elevado, producen tan grande humedad que constantemente están cubiertas de un barro pegajoso que es imposible el esterado habiéndose producido muchos hundimientos.

Tiene además esta Iglesia varios patios producidos para la regularización de los muchos ángulos entrantes y salientes de la Iglesia y capillas y en los que se encuentran los panteones antiguos por cuya causa se halla el piso con una elevación de más de un metro de altura del de la Iglesia y sin tener tampoco las aguas salida ninguna hace que la humedad se perciba en los muros de la Iglesia hasta dos metros de altura, todas estas tierras lo mismo que los escombros que salgan de las arruinadas galerías de nichos se extraerán fuera de la población: terrorífico es efectivamente el cuadro que presentan estas galerías de nichos pues todavía se ven muchos esqueletos que aun conservan parte de la ropa con que los enterraban.

Dos de las principales paredes de cerramiento del patio grande llamado de las parras, se hallan en muy mal estado y particularmente la que da frente al prado, hay que demolerla completamente y construirla de nuevo; la cerca contigua también hay necesidad de revocarla por su lado interior en toda su longitud y altura, pues se encuentra muy descarnada pudiéndose aprovechar para este revoco todos los fragmentos de ladrillo procedentes del solado.

Enterado V.S. por esta breve reseña tanto del estado del edificio como de las obras más imprescindibles y urgentes que hay necesidad de ejecutar.

Ciudad Real 6 de agosto de 1861.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada