miércoles, 8 de enero de 2014

UNA CUSTODIA CON LA VIRGEN DEL PRADO EN EL MONASTERIO DE GUADALUPE


La custodia regalada por D. Julián Alonso en las vitrinas de la capilla del tesoro

La capilla de San José del Real Monasterio de Guadalupe, hoy dedicada a Capilla Relicario o Capilla del Tesoro, es obra del siglo XVI, y en ella se reúnen los mejores objetos artísticos del tesoro de la Virgen, así como obras de orfebrería, cálices y custodias.

Entre las custodias que se exponen en sus vitrinas, hay una de los años cuarenta del pasado siglo XX, que fue regalada por el que fuera cronista oficial de Ciudad Real, D. Julián Alonso Rodríguez.

Una fotografía de la custodia una vez terminada en 1943 en Cádiz 

Es sabida la devoción mariana de D. Julián Alonso, sobre todo con la Virgen del Prado, de la que llego a realizar una copia de la desaparecida en 1936, y que le acompañaba siempre en sus viajes, siendo la actual imagen que se venera en la capilla de la casa de la iglesia. Pero parece ser que D. Julián Alonso también tuvo una gran devoción hacia la Virgen de Guadalupe, donando en 1943 una artística custodia al monasterio.

La custodia es de plata sobredorada de las clasificadas como custodia portátil de tipo sol, realizada por un orfebre en Cádiz con las joyas de la familia y las condecoraciones del padre de D. Julián Alonso, D. Mariano Alonso y Sánchez-Prados,  que fue Coronel del Ejército  y que llego a ocupar  el cargo de Gobernador Militar de Ciudad Real a finales del siglo XIX.

Pie de la custodia con las condecoraciones del padre de Julián Alonso, Mariano Alonso que fuera Gobernador Militar de Ciudad Real

El pie de la custodia es  hexagonal, tiene una inscripción en latín y sobre su base se encuentran incrustadas condecoraciones militares del padre de D. Julián Alonso. La caña o astil es cilíndrico dividido en dos partes por un templete. La parte primera hasta el templete está decorada con varias joyas y dos pelicanos en oro, situados en el lugar de donde nace la caña.

El templete sostenido por cuatro columnas con un cordón de oro, está presidido por la imagen de la Virgen del Prado labrada en plata por el orfebre. Imagen de la Virgen María  a la que D. Julián Alonso tenía más devoción. De este templete parte la caña que une este con el sol.

El sol se compone de un disco circular formado por 23 rayos de nácar grabado, donde se sitúan diferentes joyas familiares y que están unidos entre sí por un aro de orfebrería circular donde también van engarzadas diferentes joyas. El sol es rematado por tres cruces de oro con pedrería.

Templete en la caña con la imagen de la Virgen del Prado en orfebrería plateada 

La parte central del sol la ocupa el viril, que se  trata del expositor propiamente dicho. Su anverso y reverso están protegidos por un cristal, de donde se toma el nombre de viril. La parte posterior en la práctica es una puerta que se abre y se cierra para permitir la colocación del Santísimo. Todo su contorno está circundado de tres aros donde van engarzadas las joyas de mayor valor económico de la familia en oro con diferente pedrería.

Una custodia sin duda muy original y artística y de gran valor diseñada por el propio D. Julián Alonso, que hace presente en unos de los santuarios marianos más importante de España, a nuestra querida Virgen del Prado, uniendo así a Ciudad Real y Guadalupe a través de la Virgen María en dos entrañables advocaciones, Guadalupe y Prado.

Sol de la custodia en una fotografía del año de su realización 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada