martes, 7 de enero de 2014

VÍNCULOS HISTÓRICOS ENTRE GUADALUPE Y CIUDAD REAL


Fachada principal de Monasterio de Guadalupe de estilo mudéjar 

Guadalupe es un municipio español de la provincia de Cáceres, en la comunidad autónoma de Extremadura, que es mundialmente conocido porque en  él se encuentra  el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, considerado como uno de los mayores símbolos de Extremadura, y la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de esta región.

Claustro del monasterio, donde se encuentran las sepulturas de los priores que murieron ocupando el cargo

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1993. En su interior se aprecia el estilo gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico, es decir, desde los siglos XIII al XVIII.

El claustro mudéjar del monasterio tiene un templete del mismo estilo arquitectónico 

Su historia se remonta a 1389, cuando siendo prior seglar del monasterio Juan Serrano, el rey Juan I de Castilla otorgó un privilegio por el cual entregaba a la Orden de San Jerónimo la iglesia del santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, lugar en el que, según la leyenda, había sido hallada una imagen de la Virgen a finales del siglo XIII o principios del siglo XIV, por un campesino de nombre Gil Cordero. La imagen habría estado siglos atrás junto al cuerpo de San Lucas, expuesta en Roma y en Sevilla, hasta que en 714, en plena conquista musulmana de la península ibérica, la imagen fue escondida junto al río Guadalupe, que quiere decir "río escondido", donde permaneció hasta su descubrimiento por Gil Cordero.

El claustro está decorado con pinturas y esculturas, como esta del crucificado

La Orden de San Jerónimo es una orden religiosa de clausura monástica y de orientación puramente contemplativa que surgió en el siglo XIV, siguiendo el espíritu de San Jerónimo. Esta Orden fue la que se hizo cargo del monasterio entre 1389 y 1835, año que fueron exclaustrados.

Entre los Priores Jerónimos de este monasterio hubo tres ciudadrealeños. Fray Sebastián de Ciudad Real, trigésimo tercero prior de Guadalupe, fue el  primer ciudadrealeño que ocupó el cargo de Prior, que tenia también señorío civil sobre la Puebla de Guadalupe.

Pintura del claustro donde se representa la aparición de la Virgen de  Guadalupe

Fue elegido el 5 de mayo de 1562, siendo prior del monasterio de Espeja. Durante su mandato –en1562- se celebraron rogativas, a petición de Felipe II, por la salud de su hijo el príncipe Don Carlos, que estaba en peligro de muerte, a causa de una caída en Alcalá. Salió en procesión la Virgen de Guadalupe, esta fue, según parece la primera vez que salió Nuestra Señora en procesión fuera del Santuario.

Habiendo conseguido el príncipe la salud, envió Felipe II, como ofrenda, una hermosa lámpara al santuario.

En la escalera de subida al camarín de la Virgen

Terminado el primer trienio, fue reelegido el 16 de julio de 1565; pero a los dos meses y medio, murió el 1 de septiembre.

El segundo Prior ciudadrealeño del monasterio fue, Fray Hernando de Ciudad Real, que ocupó en la serie cronológica de los priores el número 34, fue designado el 28 de octubre de 1565, y terminado el trienio fue reelegido el 1 de noviembre de 1568.

En el interior de la Basílica delante de la Virgen de Guadalupe. En el retablo hay imágenes de Giraldo de Merlo, el mismo escultor que realizó el retablo de nuestra catedral

En este segundo trienio vino el rey Felipe II al santuario, con ocasión de su partida para Córdoba, a donde se dirigía, a fin de poder atender desde esta ciudad la guerra contra los moriscos de Granada que se habían levantado en rebeldía. Llego el 18 de enero de 1570. Estuvieron con el rey dos sobrinos suyos hijos de la emperatriz su hermana Doña María y los príncipes de Bohemia.

En la capilla que se encuentra en la entrada de este monasterio que guarda entre otros documentos el testamento original de Isabel la Católica

El 8 de febrero dio el rey por finalizada su visita y marchó con la corte hacia Córdoba. Quedo Felipe II tan complacido del convento y de su prior que pensó llevárselo para la fundación del monasterio del Escorial y, asimismo, fueron designados 19 monjes de Guadalupe como fundadores del mismo monasterio escurialense.

Salió el P. Hernando para el Escorial, a principios de febrero de 1571, después de presentar la renuncia al priorato guadalupense.

El monasterio también cuenta con un claustro gótico y una hospedería

El tercer y último Prior ciudadrealeño fue Fray Jerónimo de Ciudad Real, quincuagésimo séptimo prior, designado por elección capitular el 22 de enero de 1663. Como dato curioso de su primer mandato apuntan los historiadores la construcción del martinete en el batán de Santa María Magdalena de Cañamero para elaborar las planchas de cobre.

Estos fueron los tres priores ciudadrealeños del monasterio, pero en el hubo también frailes ciudadrealeños como Fray Juan de Ciudad Real sacerdote y platero y que el necrologio del monasterio nos habla de él en 1398.

Los Franciscanos son los guardianes de este Real Monasterio desde 1908


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada