lunes, 25 de abril de 2016

ASÍ FUE Y ASÍ ES HOY LA PLAZA DEL PILAR: LA ANTIGUA RESIDENCIA JESUITA HOY COLEGIO SALESIANO HERMANO GARATE



Los jesuitas en Ciudad Real se instalarían tras recibir permiso del entonces cuarto Obispo-Prior, D. Casimiro Piñera y Naredo, en la casa del ciudadrealeño jesuita, D. Ángel de Ayala y Alarcó, que se encontraba en la céntrica Plaza del Pilar número 7, en la hoy Avenida del Rey Santo. Junto a la casa del padre Ayala, la compañía compró una vivienda donde posteriormente se levantaría la iglesia.

La casa donde se establecieron los jesuitas, era la casa paterna ya citado del jesuita, D. Ángel de Ayala y Alarcó, de finales del siglo XIX. Esta casa era una construcción de dos plantas, el bajo y el principal, un patio en el centro con galerías en los dos pisos y habitaciones que daban a las galerías. La fachada era de cierta belleza, con ventanas y balcones que se distribuían a lo largo de la misma.

 
Vista aérea de la iglesia y residencia de los jesuitas en 1928

La primera comunidad quedó constituida por el P. Eusebio Goñi, como superior interino de la residencia, y los Padres D. Manuel Gómez y D. Ángel de Ayala y Alarcó, junto a los Hermanos D. Pedro Gutiérrez y D. Felipe Aguirre. Una de las  primeras acciones de los jesuitas en la ciudad, fueron las escuelas nocturnas para obreros en 1904 y el Círculo Católico, creándose posteriormente el seminario menor en 1912, realizando una gran labor apostólica en diferentes campos en la ciudad.

La iglesia seria terminada de construir en 1914, tomando el nombre de San Ignacio de Loyola e inaugurándose el 27 de marzo del citado año. Tras la Guerra Civil Española, en 1950 los jesuitas crearían las Escuelas Hermano Gárate, donde se han formado miles de ciudadrealeños. Otro cambio importante en la historia de la labor de los jesuitas en nuestra ciudad, fue en 1957 cuando la residencia paso a convertirse en colegio, creándose también el internado.

 
Se demolió una construcción del siglo XIX en 1966 y se levantaron estos pisos con una fachada horrenda

En el año 1964 la comunidad de los jesuitas propone a la Casa General de la orden, el vender a una constructora toda la parte del edificio que daba a la Plaza del Pilar, a la izquierda de la iglesia, a cambio de que esta misma constructora edificara una nueva residencia. Los superiores dieron el visto bueno a la propuesta ciudadrealeña, siendo demolido el viejo caserón en septiembre de 1966 y haciéndose entrega del nuevo edificio a la comunidad el 25 de marzo de 1968. El nuevo edificio tiene cuatro plantas, una feísima fachada  y sobre la vieja construcción que daba a la Plaza del Pilar y calle Ciruela, se levantó una mole de pisos de gran fealdad.

De la vieja construcción decimonónica, solo se salvo la vieja iglesia y los jesuitas permanecieron en nuestra ciudad hasta el año 1986, pasando posteriormente el colegio a la congregación de los Salesianos.

 
La nueva y fea fachada de la residencia de los jesuita, hoy perteneciente a la comunidad salesiana


No hay comentarios:

Publicar un comentario