viernes, 17 de mayo de 2013

BALANCE DE UNA SEMANA SANTA QUE TERMINÓ EN CIUDAD REAL COMO EMPEZÓ, PASADA POR AGUA. DOMINGO DE RESURRECCIÓN



Termino hoy mi balance de la Semana Santa de Ciudad Real, que comenzara el pasado 20 de abril, con lo relacionado con la procesión que organiza la Asociación de Cofradías de la Semana Santa de Ciudad Real del Resucitado.


Día muy encapotado y lluvioso. Así se despertaba el Domingo de Resurrección, día que el sol debería haber bañado con sus rayos la cara de Cristo en su gloriosa resurrección y hacer brillar la alegría que atesora su Santísima Madre. No fue así y el líquido elemento hizo acto de presencia desde muy temprano no queriéndose perder la última de las procesiones que desfila por Ciudad Real.


Los pasos estaban debidamente preparados en la S. I. P. B. Catedral. A las 11:30 de la mañana, como es costumbre en nuestra ciudad cada Domingo de Resurrección, las hermandades estaban convocadas en la Plaza Mayor. A esa hora caía con intensidad la lluvia y la Comisión Permanente decidió suspender la salida procesional ante los pronósticos meteorológicos que anunciaban que todo el día estaría lloviendo como así fue.


Este año el misterio de Jesús Resucitado iba ser acompañado por la Hermandad del Ecce-Homo (Pilatos), y el paso de la Virgen de la Alegría por los costaleros de esta hermandad perchelera que habían realizado varios ensayos con el costal; pero al final la lluvia que ya hiciera suspender la salida de la primera de nuestras cofradías el Domingo de Ramos, obligo al suspender la ultima de nuestras procesiones. Un balance de nuestra Semana Santa que podemos resumir en esta frase: “Balance de una Semana Santa que terminó en Ciudad Real como empezó, pasada por agua”.


Las puertas de la Catedral una vez suspendida la procesión, permanecieron abiertas para que todo el pueblo ciudadrealeño pudiera observar más de cerca ambos pasos procesionales. Pasos que permanecieron en el templo catedralicio hasta el martes, ya que la lluvia obligó a suspender el traslado de los mismos al Guardapasos el Lunes de Pascua.


Finalizó así una Semana Santa muy atípica en la que la gran protagonista durante estos siete días ha sido la lluvia. Semana que da paso a que nuestras corporaciones nazarenas continúen con su trabajo y empiecen a soñar con una nueva Semana Santa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada