viernes, 31 de mayo de 2013

UN RECORRIDO POR LA EXPOSICIÓN SOBRE LA ICONOGRAFÍA DE LA VIRGEN DEL PRADO (2)



Este manto fue confeccionado en el año 1988, con motivo del IX Centenario de la Aparición de la Virgen del Prado en Ciudad Real. Lo hizo el mismo bordador que el de la imagen de nuestra patrona, y ofrecido por el pueblo de Ciudad Real, el ecijano Joaquín Ojeda.


El manto está confeccionado en tisú de plata con incrustaciones en oro. Es el único manto que se expone que no fue realizado a la imagen en vida de Julián Alonso y se debe a una iniciativa del Comité del IX Centenario de la Aparición de la Virgen del Prado, que trabajó para organizar los actos celebrados en 1988.


Manto de seda rosa pálido con greca en la zona inferior de todo el manto con flores pintadas en relieve en plata y oro. Esta ribeteado con puntilla de plata y adornos en los mismos tonos que la greca. Fue restaurado en el año 2005.


Todos estos mantos los luce la imagen de la Virgen del Prado a lo largo del año, en la capilla de la Casa de la Iglesia donde recibe culto, situada en la calle Caballeros, 7-2ª planta.


Este manto fue estrenado el Viernes de Dolores 19 de marzo de 1948, y lleva las inscripciones “M y J.A.”, está pintado al óleo con flores de pasión y lentejuelas y el fleco que tiene es blanco en forma de campanitas.


Este manto lo lucia la imagen de la Virgen durante la Cuaresma y Semana Santa, celebración de la que Julián Alonso era también muy amante, siendo el pregonero de la Semana Santa de Ciudad Real en el año 1956.


Manto de Manila de seda natural de color gris y bordado en colores, procede de un antiguo mantón de Manila. Esta bordado con ramos de flores de diferentes tonalidades que se agrandan en las esquinas y en el centro se acompaña de pájaros exóticos e insectos.


La imagen de la Virgen del Prado que preside la exposición, y a la cual iban destinados todos estos vestidos, recibió el nombre también de la Virgen peregrina, ya que Julián Alonso le realizó una caja, como ya he comentado anteriormente, y no solo viajaba con ella en sus vacaciones a Ciudad Real, sino que se desplazaba con ella a cualquier punto de España. Tenía junto a la imagen un diario donde anotaba los lugares donde había viajado con la Virgen y la fecha del viaje.


Manto rojo con insignias militares y adornos alusivos a la enfermedad que sufrió Julián Alonso. Esta ribeteado con fleco de color beige e inscripción bordada en agradecimiento del donante.


Las insignias militares son las de su padre, un Coronel del ejército que llego a ser Gobernador Militar de Ciudad Real. En la parte central del manto lleva un rosario personal del donante.


Manto granate con estampación en beige rodeado de agremán dorado.


El ajuar interior de la Virgen también era rico, teniendo enaguas como las que se exponen con ricos encajes.


Manto verde de terciopelo con adornos impresos en beige, está decorado con estrellas de cinco puntas, guirnaldas y hojas que se asemejan a la costilla de “Adán”. En las dos esquinas y parte central, inferior dos ángeles portando en sus manos dos estrellas. Cubriendo el resto del manto la letanía de la Virgen. Todo el manto se remata con pasa-cintas y puntilla dorada. La toquilla es de tul bordado.



Esta exposición ha mostrado por primera vez, el rico ajuar que la pequeña Virgen del Prado poseía y que era desconocido para los ciudadrealeños y amantes de nuestra patrona.


La exposición fue clausurada el pasado día 30 de mayo, y durante todos estos días miembros de la Corte de Honor de la Virgen del Prado, han sido las encargadas de abrir y cerrar la exposición.


En la exposición también se exponía una fotografía de la talla de la Virgen del Prado cuando fue restaurada hace unos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada