jueves, 13 de junio de 2013

HOY FESTIVIDAD DE SAN ANTONIO DE PADUA, FRAILE FRANCISCANO, DOCTOR DE LA IGLESIA


Retablo de San José en la Parroquia de San Pedro, lugar donde recibe culto la imagen de San Antonio de Padua

Vino al mundo San Antonio de Padua en el año 1195 y se llamó Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo, nombre que cambió por el de Antonio al ingresar en la orden de Frailes Menores, por la devoción al gran patriarca de los monjes y patrones titulares de la capilla en que recibió el hábito franciscano. Adquirió el apellido de Padua por el que lo conoce el mundo, de la ciudad italiana de Padua, donde murió el 13 de junio de 1231 y donde se veneran sus restos mortales en una magnifica basilica.

San Antonio fue canonizado antes de que hubiese transcurrido un año de su muerte; en esa ocasión, el Papa Gregorio IX pronunció la antífona "O doctor optime" en su honor y, de esta manera, se anticipó en siete siglos a la fecha del año 1946, cuando el Papa Pío XII declaró a San Antonio "Doctor de la Iglesia". Llamado "Doctor Evangélico". Escribió sermones para todas las fiestas del año.

Novena del siglo XIX en honor a San Antonio publicada en Ciudad Real

León XIII lo llamó "el santo de todo el mundo", porque su imagen y devoción se encuentran por todas partes. Es patrón de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros. Se le invoca por los objetos perdidos y para pedir un buen esposo/a. 

Por regla general, a partir del siglo XVII, se ha representado a San Antonio con el Niño Jesús en los brazos; ello se debe a un suceso que tuvo mucha difusión y que ocurrió cuando San Antonio estaba de visita en la casa de un amigo. En un momento dado, éste se asomó por la ventana y vio al santo que contemplaba, arrobado, a un niño hermosísimo y resplandeciente que sostenía en sus brazos.  En las representaciones anteriores al siglo XVII aparece San Antonio sin otro distintivo que un libro, símbolo de su sabiduría respecto a las Sagradas Escrituras.  En ocasiones se le representó con un lirio en las manos y también junto a una mula que, según la leyenda, se arrodilló ante el Santísimo Sacramento que mostraba el santo; la actitud de la mula fue el motivo para que su dueño, un campesino escéptico, creyese en la presencia real.

Imagen de San Antonio de la Parroquia de San Pedro

San Antonio es el patrón de los pobres y, ciertas limosnas especiales que se dan para obtener su intercesión, se llama "pan de San Antonio"; esta tradición comenzó a practicarse en 1890.  No hay ninguna explicación satisfactoria sobre el motivo por el que se le invoca para encontrar los objetos perdidos, pero es muy posible que esa devoción esté relacionada con un suceso que se relata entre los milagros, en la "Chronica XXIV Generalium" (No. 21):  un novicio huyó del convento y se llevó un valioso salterio que utilizaba San Antonio; el santo oró para que fuese recuperado su libro y, al instante, el novicio fugitivo se vio ante una aparición terrible y amenazante que lo obligó a regresar al convento y devolver el libro.

En Ciudad Real también existió una gran devoción a San Antonio de Padua, su imagen hasta principios del siglo XX, se encontraba en la ermita de Nuestra Señora de la Soledad donde se le realizaba una Novena y había una verbena en su honor. La imagen pasaría a la Parroquia de San Pedro al ser derruida la ermita de Nuestra Señora de la Soledad, donde  se fundó una hermandad que actualmente existe, celebrando todos los años un Triduo en su honor con imposición de medallas a los nuevos hermanos y repartiéndose el llamado “pan de los pobres”.

Junto a la imagen de San Antonio de la Parroquia de San Pedro, existe un cepillo para depositar la limosna para el “Pan de San Antonio”

La imagen de San Antonio recibe culto durante todo el año en el retablo de San José de la Parroquia de San Pedro, esta con el Niño Jesús en los brazos y en su mano porta un libro símbolo de la sabiduría.

También existe otra imagen de San Antonio en el Monasterio de Dominicas de Altagracia, donde se representa al santo solo con la imagen del Niño Jesús en sus brazos.

Durante muchos años en el barrio del carreterin de la Atalaya, se celebraron fiestas en honor de San Antonio que concluian el domingo con una misa en honor al santo.

Imagen de San Antonio del Monasterio de las Madres Dominicas de Altagracia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada