lunes, 3 de junio de 2013

EN LA FESTIVIDAD DEL CORPUS CHRISTI EN CIUDAD REAL



SOLEMNE ADORACIÓN EUCARÍSTICA MUNDIAL

Con motivo de la festividad del Corpus Christi, ayer domingo 2 de junio, la S. I. P. B. Catedral, acogió a las 17:00 horas, la Solemne Adoración Eucarística Mundial, promovida por el Papa Francisco y cuyo lema fue  «Un solo señor, una sola fe»,  y fue un evento que tuvo lugar por primera vez en la historia de la Iglesia y que podemos calificar como histórico. Las catedrales del mundo se sincronizaron con la hora de Roma y estuvieron, durante una hora, en comunión con el Papa en la adoración eucarística. La adhesión a esta iniciativa fue masiva y fue más allá de las catedrales, involucrando a las conferencias episcopales, parroquias, congregaciones religiosas, sobre todo los monasterios de clausura y las asociaciones.


Desde las Islas Cook a Reikiavik, pasando por Chile, Burkina Faso, Taiwan, Iraq, Bangladesh, Estados Unidos o Filipinas, las diócesis se sincronizaron con la hora de San Pedro y rezaron por las intenciones propuestas por el Papa. La primera fue: «Por la Iglesia, extendida en todo el mundo y hoy en señal de unidad recogida en la adoración de la Santísima Eucaristía. Que el Señor la haga cada vez más obediente a la escucha de su Palabra para presentarse ante el mundo siempre «más hermosa, sin mancha, ni arruga, sino santa e inmaculada». Que a través de su fiel anuncio, la Palabra que salva resuene aún como portadora de misericordia y haga que el amor se redoble para dar un sentido pleno al dolor y al sufrimiento, devolviendo alegría y serenidad».


La segunda intención del Papa Francisco fue :«Por aquellos que en los diversos lugares del mundo viven el sufrimiento de nuevas esclavitudes y son víctimas de la guerra, de la trata de personas, del narcotráfico y del trabajo «esclavo»; por los niños y las mujeres que padecen todas las formas de la violencia.¡Que su grito silencioso de ayuda encuentre a la Iglesia vigilante para que, teniendo la mirada puesta en Cristo crucificado no se olvide de tantos hermanos y hermanas dejados a merced de la violencia!. Por todos aquellos que, además, se encuentran en la precariedad económica, sobre todo los desempleados, los ancianos, los inmigrantes, los que carecen de hogar, los presos y cuantos experimentan la marginación. ¡Que la oración de la Iglesia y su cercanía activa les de consuelo y ayuda en la esperanza y fuerza y audacia en la defensa de la dignidad de la persona!».


Nuestra S. I. P. B. Catedral abrió sus puertas a las 16:30 horas y con varios repiques de campanas, se nos convocaba a todos los fieles cristianos ciudadrealeños, que nos sumáramos a esta Adoración Eucarística Mundial.


Bajo la atenta mirada de la Santísima Virgen del Prado y en presencia de Jesús Sacramentado, la Adoración fue presidida por el Obispo-Prior,  Excmo. Rvdmo. Sr. D. Antonio Algora Hernando, acompañado del Obispo-Prior Emérito Excmo. Rvdmo. Sr. D. Rafael Torija de la Fuente, miembros del Excmo. Cabildo Catedral y sacerdotes que se quisieron sumar a esta Adoración Eucarística.


La oración fue dirigida por el Presidente del Excmo. Cabildo Catedral y Vicario General de la Diócesis, M. I. Sr. D. Miguel Esparza Fernández, y tras largos momentos de silencio se rezó conjuntamente diferentes salmos acompañados del órgano catedralicio.


SOLEMNE PONTIFICAL

Una vez acabada la Solemne Adoración Eucarística Mundial a las 18:00 horas, las campanas catedralicias nos volvían a convocar a las 19:00 horas para asistir al Solemne Pontifical con motivo de la festividad del Corpus Christi.


El templo catedralicio se volvió a llenar de fieles para asistir al Pontifical que fue oficiado por el Obispo-Prior,  Excmo. Rvdmo. Sr. D. Antonio Algora Hernando, miembros del Excmo. Cabildo Catedral y sacerdotes que se quisieron sumar a esta celebración.


También participaron en esta celebración, una representación de las Ordenes Militares Españolas, Alcántara, Calatrava, Montesa y Santiago, que fue presidida por el Decano Presidente del Real Consejo de las Ordenes Militares, Su Alteza Real Don Carlos María Alfonso Marcelo, Infante de España, Príncipe de Borbón-Dos Sicilias, Duque de Calabria.


El Obispo-Prior durante su homilía, aprovechó para hacer un llamamiento a la caridad y puso el acento en «un oficio de amor que hay que sacar de la Iglesia a la vida». «Este año, Cáritas apela a nuestro compromiso social a través de la campaña ‘Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir’», recordó, incidiendo en que «debemos devolver parte de lo que hemos recibido». También, dentro del voluntariado. En este sentido, monseñor Algora precisó. durante su homilía, que «la comunidad católica sabe que tiene que dotar a Cáritas de los recursos necesarios, pero sabe además que sin una red de servicios sociales eso es insuficiente». De este modo, dio un nuevo toque de atención a las distintas administraciones e invitó a quienes escucharon sus palabras a «salir del individualismo».

Un caballero de las Órdenes Militares realizó la primera lectura.

Una vez concluida la Santa Misa, se procedió a poner al Señor en la custodia y ser trasladado al paso, que estaba ubicado a los pies de la nave de la Catedral para que se iniciara la procesión por las calles y plazas de Ciudad Real.

El M. I. Sr. D. Miguel Esparza Fernández,, fue el encargado de proclamar el Evangelio

El Obispo-Prior concelebró con miembros del Excmo. Cabildo Catedral y sacerdotes de nuestra ciudad

Al final de la celebración, se puso a Jesús Sacramentado sobre la custodia

Para realizar el traslado del Señor hasta el paso procesional, miembros de la Adoración Nocturna lo hicieron con sus banderas, cirios y portando los varales del palio

El Señor fue trasladado por el Obispo-Prior bajo palio, e inmediatamente antes del palio iba el clero concelebrante

Una vez puesto El Señor en la custodia del paso, todo estaba dispuesto para la procesión


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada