sábado, 17 de septiembre de 2016

EL SANTÍSIMO CRISTO DE LA PIEDAD


 
El antiguo Cristo de la Piedad obra de Giraldo de Merlo en 1616 y destruido en 1936

Este año la Cofradía del Santísimo Cristo de la Piedad está celebrando su 400 Aniversario fundacional. Fue el pasado mes de marzo cuando la Cofradía cumplió sus cuatrocientos años de historia, ya que los primeros documentos que se conservan de la misma llevan fecha de 5 de marzo de 1616.

Esta tarde procesionará en salida extraordinaria por las calles y plazas de Ciudad Real. Por este motivo voy a reproducir un artículo del que fuera Deán de la Catedral de Ciudad Real, Monseñor José Jiménez Manzanares, y que publicó en la revista de la Semana Santa ciudadrealeña de 1929. En el citado artículo, D. José Jiménez, deja clara la autoría del antiguo Cristo de la Piedad, Giraldo de Merlo, frente a los que años posteriores mantuvieron que era obra de Montañes o la Roldana. El artículo lleva por título “El Smo. Cristo de la Piedad” y dice lo siguiente:

Escultura magnífica, comúnmente atribuida al Giraldo de Merlo, genial artífice del gran retablo catedralicio, el Cristo de la Piedad está ungido con la devoción secular de nuestro pueblo donde no hay ni un solo cristiano que al visitar nuestra primera y mejor iglesia deje de dirigir las piadosas miradas de sus ojos y los encendidos afectos de su corazón a esta bella efigie del Crucificado.

Sin tener la majestuosidad divina y la celeste serenidad de los Cristos velazqueños, no pertenece tampoco al tipo de esos Cristos descoyuntados, retorcidos y convulsos que pintó Goya y muchas veces esculpieron Montañés y Juan de Mesa; de esos Cristos que como el celebérrimo Cachorro y el mismo de Limpias abren su boca en un gesto de suprema angustia para exhalar con el último aliento el alma terriblemente atormentada.

Nuestro Cristo de la Piedad, inclina ya la cabeza, ha expirado a la violenta acerbidad del suplicio que deja en el torso recio y varonil la huella contorsionado de un dolor indescriptible. La muerte ha velado ya sus divinos ojos y ha extendido en su rostro y en todo su hermoso cuerpo el livor de los lirios tronchados, de las violetas marchitas. Pero en las mejillas amoratadas, en la frente marfileña y en toda la bella faz, pálida y dolorida, hay una sublime expresión de resignada conformidad, de aceptación heroica, de aquella inefable y gloriosa complacencia que debió seguir al Consummatum est, y en los labios exangües y cárdenos se percibe aún el rumor del divino perdónalos, la música sublime de las palabras perdón, misericordia, PIEDAD… como el aleteo de una mariposa ingrávida e irisada, como el dulce murmullo de una abeja dorada y meliflua.

A su paso por las calles de Ciudad Real en la noche solemne del Viernes Santo, el Cristo de la Piedad va dejando una estela perfumada y luminosa de devota admiración, de compungida ternura, y su presencia pone en nuestras celebradas procesiones pasionarias una magnifica nota de artística presencia y de misticismo cristiano”.

 
Archivo López de la Franca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada