sábado, 11 de marzo de 2017

ALCALDES EN EL SIGLO XX (II)



Don Bernardo Peñuela Fernández (1923-24, 1930-31 y 1939-40). Abogado; presidente del Consejo de Administración de la Caja Provincial de Ahorros, al crearse ésta el 1º de agosto de 1929; vicepresidente de la Junta Provincial de Beneficencia, y letrado asesor de los Bancos de España y Central.

Al producirse el 13 de septiembre de 1923 el golpe de estado del general Primo de Rivera, la Dictadura llegó también a los municipios españoles. Un real decreto de fecha 30 del mismo mes, disolvía todos los ayuntamientos. Al día siguiente, 1º de octubre, el concejo estrenaba nueva corporación presidida por don Bernardo Peñuela. Era éste el primer alcalde dictatorial de Ciudad Real.

Durante el tiempo que estuvo el señor Peñuela al frente del municipio, en aquella época, se comenzó a realizar la reforma del Parque de Gasset, ya que por entonces solo estaba hecho el paseo central, hasta la Cruz de los Casados. Dimitió el señor Peñuela de improviso con toda la corporación el 25 de enero de 1924, lo que produjo sorpresa en los ciudadanos de la capital; pero el gobernador civil no aceptó tal renuncia hasta finales del mes de marzo siguiente, al tener que renovarse todas las corporaciones municipales al entrar en vigor el estatuto municipal, aprobado por real decreto ley de 8 de marzo.

Hubo un segundo período de mandato de don Bernardo Peñuela en el municipio. Este fue, desde marzo de 1930 hasta el advenimiento de la Segunda República (abril 1931).

Y todavía volvería el señor Peñuela a regir el mando del ayuntamiento al término de la Guerra Civil. En la mañana del 30 de marzo de 1939 se hacía cargo de una gestora municipal, que quedó constituida con carácter provisional para regentar el ayuntamiento de la ciudad, presidida por don Bernardo Peñuela, primer alcalde ciudarrealeño de la Dictadura de Franco. Precisamente estando al frente del municipio este alcalde, el 15 de febrero de 1940, visitó nuestra capital el Generalísimo Franco.

Ocupó la alcaldía el señor peñuela hasta el 18 de abril de 1940. Al mes siguiente, era don José Donado Adán el que se hacía cargo de la casa consistorial.


Don Francisco Herencia Mohíno (1924-25). Nació el 4 de septiembre de 1892. Abogado; director de la sucursal del Banco Español de Crédito y secretario de la “Unión Patriótica en nuestra capital. Fue también periodista, escribiendo con el seudónimo de “El Pájaro de Lesbia” en la revista “Vida Manchega” y en el diario “El Pueblo Manchego”, del que fue su director.

El 24 de marzo de 1924 se constituía el nuevo ayuntamiento presidido por don Francisco Herencia, que llevó a cabo numerosas reformas en la ciudad, sobre todo en el Parque de Gasset. El 9 de agosto de aquel mismo año, se hacía la reconstrucción de la “Cruz de los Casados”, a la terminación del citado parque; la iniciativa de la creación de la Fuente Talaverana, partió del ayuntamiento que presidía este alcalde.

Nos dice Pérez Fernández que, a espaldas del antiguo Seminario, en la calle del Olivo, se inauguraba el día 25 de octubre del mencionado 1924 el “Stadium Santa María”, el alcalde contribuyó con ayuda municipal para la construcción de este campo de fútbol.

Nos relata González Díaz que, el 21 de febrero de 1925, el gobernador civil interino de Ciudad Real don Mariano Martínez, en un oficio que dirigía al alcalde de la capital, le daba cuenta del nombramiento para el cargo de concejales del ayuntamiento de las señoritas, Cristina Torija Llorente y Matilde Rodríguez-Andrade Pérez, para cubrir las vacantes de otros dos concejales. Eran estas dos señoritas las primeras concejales en la historia del municipio ciudarrealeño. Cinco días después, don Francisco Herencia pronunció un pequeño discurso al dar posesión del cargo a las nuevas concejales; pero pasados otros siete días, el 4 de marzo de 1925, presentaron la dimisión el alcalde y catorce concejales más, aunque por causas ajenas al nombramiento de las citadas concejalas.

Falleció el señor Herencia el 24 de noviembre de 1947.

Don Gonzalo Muñoz Ruiz (1925-26). Catedrático de pedagogía de la Normal del Magisterio. Fue en tiempos de este alcalde cuando se inauguró la “Fuente Talaverana” (15-7-1925).

El “Pueblo Manchego” (citado por Pérez Fernández) delataba el 28 de julio de aquel mismo año que, el propietario de las murallas que estaban junto a la Puerta de Toledo, quería derribar uno de los muros laterales. Enterado al alcalde don Gonzalo Muñoz, dispuso la paralización de las obras de derribo, convocando urgentemente a la Comisión Provincial de Monumentos. Estaba ésta presidida por el gobernador civil, compareciendo a ella, además del señor alcalde, los señores Barreda, Bernabéu, Morales, Balcázar, D. Telmo Sánchez y señor Arias. “Su eficaz intervención, evitó por entonces el peligro; y una vez más se demostró que la prensa tiene poder, influencia y eficacia”.

Tuvo un contratiempo el señor Muñoz Ruiz el 22 de diciembre del mismo año 1925, pues sobre las ocho de la mañana se derrumbaba el Grupo Escolar de la Poblachuela (anejo de Ciudad Real), y aunque desde hacía tiempo se veía venir el desplomamiento de dicha escuela y por orden superior se había cerrado a la enseñanza, no fueron pocas personas las que pidieron responsabilidades al señor alcalde, entre los que se encontraban otros alcaldes anteriores, como los señores: Cruz Prado, Ballester, Medrano, Lázaro y Peñuela.

El 5 de abril de 1926 el alcalde don Gonzalo Muñoz y ocho concejales más presentaban la dimisión al gobernador civil, aunque ésta no fue aceptada hasta el 30 de mayo siguiente.


Don Cristóbal Caballero Rubio (1928-30). Catedrático de Filosofía y Doctor en Derecho. Salió designado el señor Caballero Rubio, el mismo día 23 de mayo del mencionado 1928.

Nos cuenta el señor Balcázar que, por entonces, existía en el ayuntamiento un excelente cuadro propiedad del Estado, debido al pintor burgalés Marceliano Santa María. Este cuadro, representaba “Las Hijas del Cid en la Alameda de Corpes”, y el señor Caballero Rubio mandó que se embalara y devolviera a la dirección de Bellas Artes, sin contar con el concejo. A los pocos días recibía el alcalde un oficio, de fecha 19 de julio de 1928, dándole las quejas por la manera en que se había hecho la devolución del cuadro, ya que solo se mandó el talón del ferrocarril, sin dar otras explicaciones.

Durante el mandato de don Cristóbal Caballero al frente del municipio, se sesión extraordinaria del 23 de mayo del mencionado 1928, se le concedió la segunda “Medalla de la Ciudad” al General Primo de Rivera.

Con la caída del gobierno del dictador, el ayuntamiento en pleno presentaría su dimisión, el 3 de febrero de 1930, aunque continuaría hasta la designación de una nueva corporación, el día 26 del mismo mes de febrero.

Don Cristóbal Caballero falleció en Madrid el día 8 de noviembre de 1986, a la edad de 99 años.


Don Ángel Andrade Blázquez (1930). Nacido en Ciudad Real el 15 de marzo de 1866. Ilustre pintor y catedrático de dibujo del instituto. A lo largo de su excelente carrera artística pictórica cosechó brillantes triunfos que le valieron varias medallas y “accésits de honor”, y el ayuntamiento de nuestra capital le distinguió con el homenaje de “Hijo Predilecto”.

En varias ocasiones había sido concejal del ayuntamiento, y en el año 1930 desempeño tenencia de alcaldía, como alcalde accidental. Su mayor preocupación al hacerse cargo del municipio fue la traída de la guarnición a la capital, asunto que pronto presentó a la permanente que lo acogió con verdadero entusiasmo.

Dice el periódico “Vida Manchega” que, el viernes 4 de abril de 1930, una comisión y representación masiva de nuestra ciudad visitó al general don Dámaso Berenguer, en el Ministerio del Ejército de Madrid, para entrevistarse con él y pedirle la restitución de guarnición a Ciudad Real. La Comisión estaba encabezada por el alcalde accidental don Ángel Andrade.

Este Ayuntamiento había tomado el acuerdo, anticipándose a la decisión del gobierno, de conceder a su presidente la Medalla de Oro de la Ciudad. Pero el General Berenguer se negó a recibirla con mucha cortesía, anunciando además, “que no admitiría recompensa, homenajes, ni honores mientras permaneciese al frente del poder.

Falleció el señor Andrade en Ciudad Real, el 18 de noviembre de 1932.

Don José Ruiz Sánchez (1931). Industrial y comerciante. Desempeño, durante un corto período de tiempo, el cargo de alcalde en funciones.

Nos comenta González Díaz que, el 23 de febrero de 1931 visitó nuestra ciudad la señorita Emelina Carreño, de Alcázar de San Juan, que había sido elegida “Miss España 1931”. Desde la estación hasta el palacio de la Diputación, ocupó un automóvil en compañía del alcalde en funciones don José Ruiz. Al día siguiente se celebró en honor de “Mis España” un partido de fútbol en el campo de la “Puerta de Granada”, entre el Deportivo Manchego y el R. S. de Aranjuez, ganando este último equipo por el tanteo de dos goles a uno, hizo el saque de honor la señorita Emelina. Después del partido se trasladaron al Casino, donde tomó el té en compañía de autoridades, y por la noche se le ofreció un baile de disfraces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada