domingo, 12 de marzo de 2017

ALCALDES EN EL SIGLO XX (III)



Don José Maestro San José (1931-34). Había nacido en Valladolid, pero bastante joven llegó a Ciudad Real, donde años después contraería matrimonio con doña Belén Víctor, de distinguida familia manchega. Era odontólogo de profesión y de ideas socialistas.

Tomó posesión de la alcaldía el 11 de julio de 1931, y su fecunda labor en el municipio de la capital durante los primeros años de la República, hace que su nombre permanezca aún fresco y limpio en el recuerdo de tantos ciudarrealeños.

Tres años después de haberse hecho cargo del ayuntamiento, al hacerse balance de su gestión municipal, había dado solución don José Maestro a numerosos problemas que venía sufriendo Ciudad Real desde muchísimos años anteriores. Entre las realizaciones más sobresalientes destacan: la “desviación de la directa” (entonces los trenes tenían que hacer maniobras de retroceso en el “Garitón” que se encontraba al final del Parque de Gasset, frente a la Cruz de los Casados); el tren se recorría una gran parte de la ciudad, pasando cerca del cementerio y por las Puertas de Toledo y del Carmen. Durante varios años había sido obsesión de los alcaldes el ambicioso proyecto de la desviación del ferrocarril, hasta que después de no pocos obstáculos e inconvenientes se fueron venciendo situaciones bastante difíciles, y el ayuntamiento que presidia don José Maestro culminaba con éxito aquel acuciante problema. En el mes de noviembre de 1931 se inauguraba el tercer grupo escolar, que se empezó a construir en tiempos de don Antonio Prado, con el nombre de Pablo Iglesias. Por entonces, también se dio solución a la contratación del alumbrado público y a la traída de las aguas desde el pantano de Gasset.

En la feria del año 1932 fueron inaugurados en el Parque de Gasset: el monumento del citado don Rafael, una biblioteca y un palomar.

En el año 1933 fueron instaladas: nueva Casa de Socorro, Audiencia Provincial, Juzgados de Primera Instancia, Instrucción y Municipal, así como la cárcel actual. Aquel mismo año un grupo de vecinos solicitó el cambio de nombre de la calle de Alarcos, pasándose a denominar “Avenida de José Maestro”. En homenaje a su buena labor el pueblo de Ciudad Real hizo una colecta, en la que se recaudaron varios miles de pesetas, las que se entregaron al ayuntamiento en la sesión celebrada el 20 de septiembre del mismo año, para la construcción de una columna-farola de 15 metros de altura, y tres brazos en su parte superior. Esta monumental farola, que todavía existe, es de hierro fundido y pedestal de piedra, recién restaurada, con el busto de perfil de don José Maestro y dos rótulos con el siguiente inscripción:

“Ciudad Real a José Maestro” “Alcalde reformador de la ciudad”

Otro de los proyectos que estuvo en la mente de este alcalde fue el Mercado Municipal, proyecto que diseño en el año 1934 don José Arias, y que sería ejecutado once años después (1945).

El ayuntamiento que presidía el señor Maestro San José dimitió el 3 de agosto de 1934.

Cuando estalló la guerra, en julio de 1936, el señor Maestro San José había sido elegido recientemente en el primer lugar del a minoría para diputado a Cortes. El Partido Socialista (nos dice Pérez Fernández) le encomendó una especial y delicada misión en Valladolid, su ciudad natal, donde existía gran rivalidad entre “Jonsistas” y “Socialistas”; obediente siempre, emprendió viaje. Apenas llegó fue detenido, procesado, encarcelado, juzgado, condenado y ajusticiado”.

 
Manuel Noves junto a Pablo Iglesias en la visita que realizó a Ciudad Real en 1912

Don Manuel Novés Santos (1936-37). Fundador de la Agrupación Socialista de nuestra capital y presidente de la Sociedad de Obreros Panaderos. Tenía la panadería en la calle de la Cruz, 4. En el año 1912 fue nombrado presidente de la Sociedad Obrero Benéfica, cuyos locales estaban instalados en la entonces calle “Moret” (hoy Elisa Cendrero). Edificio donde se ubicó hasta hace poco tiempo la carpintería del señor Segade.

Los azares políticos y su convicción socialista le proporcionaron algunos disgustos y temporales encarcelamientos; por ejemplo en agosto de 1917, que con motivo de una huelga general fue detenido y encarcelado. Desde muy temprano figuró y destacó en el partido, siendo el primer concejal socialista de nuestro ayuntamiento, formando también parte de la primera corporación de la República elegida el 12 de abril de 1931.

No le dio tiempo a don Manuel Novés a saborear el cargo de alcalde, pues, nos dice López Pastor, en el mes de enero de 1937 murió repentinamente en su despacho de la Alcaldía, “y su cadáver fue expuesto en dicha dependencia junto a los de dos miembros
de las Brigadas Internacionales, que habían resultado heridos de gravedad en el frente y fallecieron en Ciudad Real”.


Don Calixto Pintor Marín (1937-39). Presidente de la Sociedad de Chóferes en los años treinta. Socialista. Durante su mandato fue aprobado el cambio de nombre de algunas calles de la ciudad, dirigiéndose también al ministro de la Gobernación para solicitar que nuestra capital se llamase “Ciudad Libre”, ya que era una de las pocas provincias que se mantuvieron fieles a la República durante toda la Guerra Civil. El cambio de nombre de la ciudad le fue denegado.

Presidió el Ayuntamiento el señor Pintor Marín hasta el día 2 de febrero de 1939.


Don José Donado Adán (1940-42). Nacido en Valdepeñas. Abogado y funcionario provincial. Se hizo cargo del Municipio en mayo de 1940, presidiendo una gestora integrada por camaradas de la Falange.

El 1º de junio de aquel mismo año, el señor Donado Adán se hizo cargo, en representación del pueblo de Ciudad Real, de una nueva imagen de la Virgen del Prado.

Durante su estancia en el Ayuntamiento se iniciaron las obras del actual Mercado Municipal, pero solamente se hicieron los cimientos, pues las obras quedaron paralizadas por falta de dinero. El proyecto del Mercado lo había diseñado el arquitecto don José Arias en 1934.

Don José Donado, estuvo al frente de la Alcaldía hasta el 23 de febrero de 1942.


Don Pascual Crespo Campesinos (1942-43). Nació en Fernán Caballero en el año 1905. Médico y director del Hospital Provincial durante varios años. Fue uno de los fundadores de la Caja Rural Provincial y Cooperativa, miembro de sus Juntas Rectoras; y presidente de la Comisión Permanente de Semana Santa.

El señor Crespo Campesino aceleró las obras del “Emisario”, que se habían empezado en tiempos de don José Maestro, y a consecuencia de la Guerra Civil habían quedado paradas.

Falleció este alcalde, el 6 de septiembre de 1978.


Don Fernando Bustamante García (1943-46). Abogado. Tomó posesión de la Alcaldía el 7 de octubre de 1943. Cuando se hizo cargo del Ayuntamiento (nos dice González Díaz), las obras del Mercado estaban detenidas por falta de presupuesto; tras algunas entrevistas y peticiones, el Mercado se terminó en el plazo de ocho meses. Se concluyeron también las obras del “Emisario”, y se adoquinaron algunas calles de la ciudad. La Corporación Municipal hizo por aquellas fechas un homenaje al barítono Marcos Redondo, al que se le hizo entrega del título de “Hijo Adoptivo de Ciudad Real”. También en aquella época donó el Ayuntamiento a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados el edificio y terrenos de lo que fue antiguamente “Comedor de Caridad”, que con el favor de la Diputación Provincial se edificó en este lugar la residencia que tienen actualmente.

El señor Bustamante García, cesó en el cargo el 27 de julio de 1946.


Don José Navas Aguirre (1945-52). Médico. Sustituyó a su antecesor el mismo 27 de julio de 1946, realizando una activa labor durante el tiempo de su mandato.

En la noche del 23 de diciembre de 1947, se produjo un incendio en el edificio del Gobierno Civil, requiriendo el alcalde, señor Navas Aguirre, los auxilios del servicio de Bomberos de Madrid y Toledo, así como también los de Daimiel, empresa “Calvo Sotelo” de Puertollano y CAMPSA, además del socorro prestado por las fuerzas del regimiento de artillería y el servicio de Bomberos de la capital.

Dimitió el señor Navas Aguirre el 2 de abril de 1952, y 10 años después fallecía (16-12-1963).

Don Manuel Accedo-Rico Semprún (1952-53). Conde de la Cañada. Por dimisión del anterior, se ponía al frente del Ayuntamiento don Manuel Acedo-Rico el 2 de abril de 1952, presidiendo la Alcaldía hasta el mes de noviembre del siguiente año.


Don Antonio Ballester Fernández (1953-1960). Abogado. Fue nombrado por el Ayuntamiento “Cronista de la Ciudad” el 17 de julio de 1963. Tomó posesión del cargo de alcalde el 12 de noviembre de 1953. Al año siguiente, el 24 de octubre de 1954, llegaba a Ciudad Real doña Carmen Polo, esposa del jefe del estado. Aquella visita era de carácter privado, “para dar gracias a la Virgen de las Lágrimas por recientes favores recibidos”. La primera dama española era recibida a la puerta de la Casa Palacio de los Marqueses de Huetor, en la calle de los Reyes, por el alcalde señor Ballester y otras autoridades locales y de la provincia. De nuevo volvería a visitar nuestra ciudad la esposa del Caudillo durante el mandato de este alcalde, el 14 de diciembre de 1956, y como la vez anterior, fue “para agradecer recientes favores otorgados por intercesión de la Santísima Virgen de las Lágrimas.

En el año 1957, siendo alcalde el señor Ballester Fernández, fue de las pocas ocasiones que Ciudad Real se quedó sin las tradicionales corridas de toros, por no llegar a un acuerdo la empresa arrendataria con el Ayuntamiento.

Don Antonio Ballester dejó la Alcaldía el 22 de octubre de 1960.

Francisco Pérez Limón, diario “Lanza” 14 de agosto de 1991, Extra Feria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada